Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco traficantes de Oviedo tratan de rebajar la pena aceptando la acusación

La Fiscalía pedía en sus conclusiones provisionales 36 años de prisión para la red | La mujer del cabecilla niega su implicación en la organización

Cinco traficantes de una red que vendía droga, camuflándola en viales de insulina, y que fue desmantelada en Oviedo en 2020 por la Guardia Civil, admitieron ayer la acusación de la Fiscalía para tratar de rebajar la pena. Una sexta procesada, mujer del cabecilla de la organización, negó su participación en los hechos durante la primera jornada del juicio, que comenzó ayer en la sala tercera de la Audiencia Provincial. La vista continuará el próximo miércoles con las declaraciones de los agentes y los informes finales de las defensas y de la acusación pública.

El principal acusado, A. A. A., de 65 años y vecino de Vallobín, admitió que vendía sustancias estupefacientes, sobre todo cocaína, en rutas que tenían puntos fijos en varias zonas de Oviedo, como la plaza Primo de Rivera, la calle Torrelavega o el parking del centro comercial Los Prados, entre otros. Y declaró que se dedicaba a la venta de droga porque era un consumidor habitual, al igual que su hijo, que también era otro de los miembros de la red. En cambio desvinculó de la organización, a la que también incautaron armas, a su mujer, a quien la Guardia Civil también incluyó entre los supuestos integrantes de la red.

La acusada rechazó ayer toda implicación en la venta de sustancias estupefacientes. El hijo de ambos, que se encuentra a tratamiento en un centro de rehabilitación y desintoxicación, corroboró que su madre no tenía participación alguna en las actividades ilícitas y que únicamente había participado en alguna ocasión puntual. Los otros tres acusados también declararon en la vista que participaron en esta red para costear su elevado consumo de sustancias estupefacientes, sobre todo de cocaína.

El reconocimiento de cinco de los seis acusados de su participación, en diferentes niveles de responsabilidad, tiene como objetivo que la Fiscalía pueda rebajar las penas que pedía en sus conclusiones provisionales, de 36 años de prisión: 11 y medio al principal encausado, cinco años y medio al segundo de a bordo, así como al hijo y a la mujer, y cuatro años y medio y cuatro años a los otros dos vendedores. La Fiscalía no hará públicas sus conclusiones definitivas hasta mañana, miércoles, cuando tenga lugar la segunda y última sesión de la vista y también los informes de las defensas, entre quienes están los letrados José Manuel Fernández González, Carla Vaquero, del bufete Vox Legis y Carlos Villar. La red fue desmantelada en 2020 en posesión de 6,5 kilos de cocaína, un kilo de hachís, casi 200 gramos de speed, medio kilo de cogollos de marihuana, más de 97.000 euros en metálico, cuatro vehículos y cuatro armas cortas.

Compartir el artículo

stats