Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús Palmou: “Los peregrinos tenían un trato jurídico específico”

“Los caminantes lucían indumentaria propia”, señala el presidente de la Academia Xacobea

Jesús Palmou y Manuel Fernández Quevedo, ayer, en el Club. | Luisma Murias

“Los peregrinos jacobeos recibían un trato jurídico preferente a través de una legislación supranacional que garantizaba su seguridad; así se fue configurando un valioso ordenamiento jurídico que contribuyó a enriquecer el Derecho de Gentes”. Así lo dijo ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA Jesús Palmou Lorenzo, presidente de la Academia Xacobea, que habló sobre las repercusiones jurídicas del Caminos de Santiago a través de la Historia.

Jesús Palmou: “Los peregrinos tenían un trato jurídico específico”

“Los peligros que acechaban a los peregrinos en la Edad Media eran variados. Sobre todo, la acción de los bandoleros, de piratas en las costas de la Península y las incursiones musulmanas”, indicó el conferenciante que fue presentado por Manuel Fernández Quevedo, presidente de la Asociación Día de Galicia en Asturias.

González Quevedo alabó la trayectoria de Palmou, doctor en Derecho, que formó parte del Gobierno de la Xunta de Galicia y ocupó varios cargos en el PP gallego. Además, González Quevedo animó a visitar la exposición Camino Primitivo. Oviedo, que se exhibe en la sala de LA NUEVA ESPAÑA y puede visitarse de martes a viernes, de 17.00 a 21.00 horas; y los sábados, domingos y festivos, de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 21.00 horas.

Jesús Palmou preside desde 2017 la academia, con reconocimiento oficial por parte de la Xunta de Galicia, que tiene como tareas estudiar, difundir y promocionar el Camino de Santiago a través de las investigaciones, publicaciones, conferencias y otras acciones en el ámbito literario. En la charla también hizo hincapié en la indumentaria específica que debían llevar los peregrinos, regulada en la normativa. Entre las insignias que deben portar estaba la vieira, que en realidad llevaban cuando regresaban desde Santiago.

La indumentaria estaba prohibida para cualquier persona que no fuese peregrino. “Inicialmente se equiparaba a los peregrinos con los mercaderes, pero esta consideración fue cambiando. De partida, los peregrinos van con intención de ganar el perdón y servir a Dios; los mercaderes tenían otros fines”, señaló Palmou.

También era frecuente que los peregrinos aquejados de alguna enfermedad hiciesen testamento antes de salir, según dijo el conferenciante. “El ordenamiento jurídico fue creciendo y dando origen a una nueva figura: el estatuto jurídico del peregrino”, aseguró el presidente de la Academia Xacobea.

Palmou destacó que fue en Asturias donde se inició la consideración de Santiago como patrón del reino, “que fue confirmada por Alfonso II, el Rey Casto, que denomina a Santiago patrón de España”, recalcó.

A medida que retrocede la España musulmana y se consolidaban los reinos cristianos del norte aumento el número de peregrinos que llegaban a Santiago. “Luego llegaron rituales como el abrazo al apóstol”, aseguró.

Compartir el artículo

stats