Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Enseñanzas IV", la exposición del IES Aramo para motivar a sus alumnos de fotografía

"Es un gran orgullo, porque se reconoce el esfuerzo que invertimos en estos dos años", dicen la alumna Yosune Álvarez

11

"Enseñanzas IV", la exposición anual de fotos de los alumnos del IES Aramo

El hall del Instituto de Enseñanza Secundaria Aramo recibe a sus visitantes con una hilera de imágenes que sus alumnos han capturado durante el aprendizaje. Se trata de "Enseñanza IV", la exposición fotográfica anual que recoge las obras de quienes han finalizado el ciclo superior de "iluminación, captación y tratamiento en imagen". Moda, retratos, publicidad y arquitectura son las temáticas que propone el profesorado, el cómo y cuándo es a libre elección. "Es una manera de dar visibilidad a dos años de trabajo. Los proyectos que han realizado no deberían quedar encerrados en el baúl de los recuerdos", explica Arturo Rodríguez, uno de los organizadores de la exposición y docente del módulo.

La idea lleva activa desde 2017, aunque su nacimiento se remonta hasta hace más de ocho años. En aquel momento se programó la muestra para recorrer varias galerías de la ciudad: la sala de exposiciones del Auditorio Príncipe Felipe, el Palacete de La Lila, el Centro Asturiano de Oviedo... La experiencia resultó emocionante, pero no volvió a proponerse y quedó relegada al olvido durante un tiempo. Hasta que el centro la rescató con una modalidad diferente, según cuenta el profesor y fotógrafo Juan Carlos Martín: "Ya no la sacamos de aquí". Los motivos son dos, el primero la capacidad que tienen las imágenes que adornan el espacio para explicar, a quien quiere matricularse o va a pedir información, qué es lo que va a encontrarse durante el curso; el segundo es la verdadera finalidad de la docencia, motivar al estudiante.

"Queremos que vean lo que son capaces de hacer después de un tiempo de aprendizaje. Al principio se desmotivan y piensan que no pueden llegar a hacer cosas realmente buenas", afirma Martín. Y añade: "Cuando necesitas explicarles cosas, la mejor manera es hacerlo a través de los trabajos de otros alumnos, no poniendo de ejemplo a fotógrafos famosos que quedan muy lejanos". Fomenta también una cuestión de competitividad sana que les hace invertir lo mejor de ellos mismos para alcanzar ese ansiado final formativo.

Esta teoría la corroboran las alumnas de segundo Yosune Álvarez y Paula Muñiz, casi a las puertas de ser las siguientes en ver sus obras decorando el lugar. "Es un gran orgullo, porque se reconoce el esfuerzo que invertimos a lo largo de todo este tiempo", exclama Yosune. Para Muñíz, ver el legado que dejaron sus compañeros mayores antes de irse es "un aliciente para alcanzar la misma meta, e incluso mejorarla". Aunque siempre con compañerismo, porque según afirma tanto personal docente como estudiante nadie se queda atrás y dan infinidad de facilidades para que cada persona presuma al menos de una firma expuesta.

La jefa de estudios del centro, Covadonga Iglesias, ve este tipo de iniciativas como un paso adelante para dar a conocer la variedad formativa que tiene la Formación Profesional. Y qué mejor manera que ilustrarlo, en lugar de recopilar información en un folleto del Ministerio. "Hay que mostrar lo que se hace, no decirlo", añade Rodríguez.

Cada curso se ofertan 30 plazas, tanto por la mañana como por la tarde, para un público que abarca desde los 19 años hasta una edad indefinida. "A veces tenemos a personas jubiladas que no buscan un título, si no una afición", explican. Sea como sea, todos acabarán admirando su propio recorrido, inmortalizado en la entrada del lugar que impulsó su trayectoria.

Compartir el artículo

stats