Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una petición “muy especial” para Aliatar

“Que se cure papá”, ruegan al emisario real las hermanas Leyre y Ana en el estreno de las recepciones del Campo

Por la izquierda, Roberto Álvarez, María González y sus hijas Ana y Leyre, durante su visita a Aliatar. | L. Murias

“Además de los juguetes queremos pedirle algo muy especial. Queremos que se cure papá”. Las pequeñas hermanas Leyre y Ana emocionaron a su padre, Roberto Álvarez y a su madre, María González al realizar esta petición a su alteza el príncipe Aliatar en una recepción que volvió a la ciudad dos años después tras un 2020 en blanco por la pandemia en una carpa instalada en el paseo Jaime Álvarez-Buylla del Campo. “Tranquilas que los Reyes harán todo lo que puedan”, les replicó el emisario de los magos de Oriente que, desde la apertura de su jaima a las doce de la mañana no paró de recibir visitas de niños carbayones cargados con cartas y peticiones verbales.

Además de la recuperación de su papá, convaleciente de una enfermedad, Leyre mostró su deseo de recibir en la mañana del 6 de enero unos patines y un ordenador. Ana, por su parte, se decantó por una casa de muñecas. “Se portaron muy bien para el año que tuvimos”, reconocieron los padres ante las peticiones de las hermanas con aspecto de no romper un plato y vestidas de forma idéntica para la ocasión.

Ellas fueron unas de las primeras afortunadas, aunque las visitas a lo largo del día se contaron por varios cientos. Otros hermanos, Eloy y Estela Vigil se acercaron sin miedo a Aliatar para contarle, sin levantar mucho la voz, sus preferencias de cara al día posterior de la cabalgata. “Nos portamos bastante bien”, señalaron los niños, de 10 y 7 años, respectivamente, confiados en que su buen proceder a lo largo del año se vea recompensado con abundantes regalos.

En el detalle, Aliatar con Eloy Vigil y su hermana Estela.

Los también hermanos Martín y Estela Valencia salieron muy satisfechos. Confesaron no ser muy exigentes en sus peticiones, pero el simple hecho de tomarse una foto con Aliatar y poder irse con una nube multicolor –el obsequio para todos los asistentes– que llevarse a la boca para el camino de vuelta ya les alegró el día. “A ver si este año se portan bien”, dijo el mayor de los hermanos, de diez años de edad.

Covadonga Díaz, concejala de Festejos fue de las primeras en asomarse a la jaima para saludar a Aliatar y sus dos ayudantes. En el centro, el príncipe sentando en un trono, a los lados sus hombres de confianza y uno de los laterales el buzón para depositar las cartas. “Hay un recorrido marcado para mantener las distancias, hay que llevar mascarillas y se recomienda saludar a Aliatar con distancia”, explicó Díaz sobre la vuelta de una tradición que en años anteriores al covid se había desarrollado en otros escenarios.

La cola para visitar a Aliatar en el paseo Jaime Álvarez-Buylla del Campo San Francisco. | Luisma Murias

Los interesados en dejar sus cartas y expresar sus deseos al príncipe Aliatar podrán hacerlo hasta el día 3 de enero, en horario de 12.00 a 14.30 y de 17.00 a 20.00 horas. El 4 de enero por la tarde y el 5 de enero por la mañana serán los propios Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar los que reciban a los niños en el Calatrava como previa a la cabalgata de la tarde del 5 de enero. “Contaremos con la colaboración de la Policía Local, la Nacional y Protección Civil, así como la contrata privada para garantizar que todo sale bien”, explicó Covadonga Díaz sobre la seguridad del mágico desfile.

Compartir el artículo

stats