Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Camino Primitivo cuadruplicó su número de peregrinos en apenas una década

Un estudio concluye que una buena gestión y promoción de la vía podría revertir la pérdida de población en los concejos que atraviesa

La Magdalena y la sierra del Aramo, contempladas desde el camino que bordea la falda del Naranco. lne

El Camino Primitivo cuadruplicó el número de peregrinos que eligen esta vía para llegar hasta Santiago en apenas una década. Así lo constata el estudio “Os impactos socioeconómicos do Camiño Primitivo en Asturias: percepcións dos residentes”, realizado por Marta Magadán y Jesús I. Rivas, profesores de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), y que ha sido publicado en la “Revista Galega de Economía”, que edita la Universidad de Santiago de Compostela. Una investigación que concluye que, aunque el impacto de las peregrinaciones por los concejos que atraviesa es aún limitada, “una buena gestión y promoción del Camino Primitivo podría, en un futuro, revertir la situación de saldo vegetativo negativo (en los municipios asturianos que atraviesa, excluyendo Oviedo) a través de nuevas oportunidades de emprendimiento y trabajo directa o indirectamente vinculadas a la ruta jacobea”.

Los autores del estudio proceden, en primer lugar, a hacer un análisis global del Camino Primitivo a su paso por Asturias para, posteriormente, detenerse en los datos y estudiar una serie de encuestas centradas en cinco de los siete concejos que atraviesa el itinerario: Grado, Salas, Tineo, Allande y Grandas de Salime. En esta segunda fase, los autores excluyen Oviedo del estudio (por recibir peregrinos no solo del Camino Primitivo, sino también de otros itinerarios jacobeos) y Las Regueras (por considerarlo un municipio de tránsito), aunque en este último caso las conclusiones podrían ser extrapolables.

En su análisis del Camino Primitivo, realizado a partir de los datos recabados en la Oficina de acogida del Peregrino de Santiago de Compostela, los autores el crecimiento continuado que experimentó el Camino Primitivo en los quince años anteriores a la pandemia. Desde 2005, cuando se registraron apenas un millar de peregrinos (aunque en 2004, que fue año santo, la cifra se situó en torno a los 5.000) hasta 2019, el crecimiento ha sido exponencial, y en dinámica siempre ascendiente, salvo por el lógico repunte y posterior caída en los años santos (2004 y 2010). Un crecimiento que se aceleró en la década de 2010, cuando se pasó de rondar los 4.000 peregrinos a cerca de 16.000, en concreto 15.715. En el año 2020, debido al impacto de la pandemia y al confinamiento, la cifra de peregrinos se resintió hasta situarse en cifras de una década antes, 3.399, aunque en 2021, y a falta de conocer los datos del mes de diciembre, la propia Oficina de acogida del Peregrino cifraba en 8.621 los jacobeos que alcanzaron Santiago a través del Camino Primitivo.

“Se aprecia que el ritmo de crecimiento se aceleró en la última década”, señalan los autores, que añaden que “también se observa que el porcentaje de peregrinos que eligen el Camino Primitivo es cada vez mayor, siguiendo una tendencia ascendente”. Los dos profesores de la UNIR comparan además los porcentajes de peregrinos que alcanzaron Santiago a través del Camino Primitivo, en relación al total de jacobeos que completaron el itinerario: “en el año 2004 son 2,71 por cierto los peregrinos que optaban por esta ruta, mientras que en 2019 asciende al 4,42%”. Centrándose en el mes de julio y sumando los datos de 2020 (los autores eligieron ese mes por ser cuando decayeron las restricciones sanitarias ese último año), el incremento del porcentaje de peregrinos que optan por el Camino Primitivo es aún más llamativo: se pasó del 1,49% en 2004 al 6,74% en 2020. Los autores también perciben que la peregrinación a través del Camino Primitivo no se vio afectada por la crisis de 2008, “tal vez por identificarse con un tipo de turismo accesible desde el punto de vista económico”.

Despoblación

Los datos aportados por los dos profesores de la UNIR también constatan que las peregrinaciones a través del Camino Primitivo tienen una fuerte componente estacional. El itinerario concentra la parte del león de sus turistas y peregrinos entre abril y septiembre, cayendo de forma vertiginosa en octubre para mantenerse en cifras marginales de noviembre a marzo. El mes que mayor volumen de peregrinos registró en 2019 fue agosto, cuando completaron la vía santa el 22,67% del total de jacobeos que acumuló este itinerario en todo el año. Además, en julio se registró el 16,34%, y en junio el 13,99%, por lo que en esos tres meses se concentró más de la mitad (en concreto el 51%) del total de peregrinos que transitaron por el Camino Primitivo ese año.

A la hora de analizar el impacto de las peregrinaciones a Santiago en los seis concejos que, junto a Oviedo, atraviesa el Camino Primitivo a su paso por Asturias, los autores constatan primero que todos esos municipios han pedido población, en mayor o menor medida, en la última década, para luego analizar los albergues operativo en cada uno de ellos. En total, contabilizan 35 albergues, 13 de titularidad pública y 22 privados, de los cuales 24 se abrieron en la década de 2010. “El número de peregrinos sigue creciendo en el Camino Primitivo, y son muchos los días, sobre todo en verano, en los que los albergues asturiano de titularidad pública ocupan sus plazas y los peregrinos tienen que buscar otras alternativas para pernoctar”, señalan los autores, que contabilizan un total de 773 plazas en esos albergues: 268 camas en los de titularidad pública, y 505 en los privados. El precio oscila entre el donativo y los 70 euros por noche en un cuarto doble que cobra un albergue privado de Salas.

A través del análisis de los datos y de un centenar de encuestas telefónica realizadas a vecinos de Allande y Grandas de Salime entre noviembre y diciembre de 2020, los autores constatan una mejoría en las actividades hosteleras y de restauración en esos concejos gracias al Camino Primitivo, además de percibir que las peregrinaciones no tienen ningún impacto negativo sobre otras actividades profesionales o económicas, entre otras cosas porque el Camino Primitivo no padece una excesiva masificación o turistificación que sí se aprecia en otros itinerarios jacobeos. Una circunstancia que, a juicio de los autores, propicia que “el Camino Primitivo parece integrarse positivamente en las realidades de las localidades estudiadas”, y de hecho “la no masificación del Camino hace que sea muy bien percibido por los residentes locales”. Y aunque su impacto económico actual en esos concejos “es modesto” y se limita “al espacio sectorial de la hostelería y el alojamiento”, los autores ven indicios de que, bien gestionado, el Camino Primitivo puede ayudar a revertir la pérdida de población en estos concejos. “Todo dependerá de la duración y de los efectos colaterales de la pandemia de covid-19 y de la voluntad de los policy makers para realizar una apuesta por estas zonas eminentemente rurales, sabiendo potenciar su modernización y desarrollo a través de la dotación de infraestructuras, sin olvidar la digitalización y sin que eso suponga perder ni su ecosistema ambienta ni su esencia fundamental anclada en una historia y tradiciones que podrían actuar como palancas del desarrollo del potencial endógeno de estas localidades”, concluyen.

Compartir el artículo

stats