Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CVC hace su primera operación educativa en el Norte con la compra de MIR Asturias

El fondo de inversión de LaLiga puso hace dos años su mira en el negocio de la enseñanza, pero solo había intervenido en Valencia, Murcia, Sevilla y Madrid

Imagen de archivo de un examen MIR en Asturias.

El fondo CVC, famoso por sus tratos con la Liga para incrementar el pulmón financiero de los asfixiados equipos de Primera y Segunda División, es como un pulpo que extiende sus tentáculos por diferentes sectores de actividad y empresas de lo más dispares. Entre sus garras tiene participaciones en compañías de seguridad informática, fabricantes de relojes o, incluso, parques de atracciones. Uno de esos largos apéndices controla a una sociedad que lleva por nombre Grupo Guadarrama Proyectos Educativos con la que hace músculo en el ámbito de la enseñanza. Es la misma sociedad que hace unos años le echó las garras a la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid –fundada por el empresario segoviano Jesús Núñez Velázquez– y que ahora acaba de comprar la Academia MIR Asturias que en 1995 pusieron en marcha los doctores ovetenses Jaime Baladrón y Belén Aldecoa. Esa compra en Oviedo, será, curiosamente, la primera operación que el promiscuo brazo educativo del famoso fondo de inversión haga en el norte del país. Hasta ahora, todas sus operaciones habían estado centradas en Madrid, Murcia, Valencia y Sevilla. Núñez Velázquez ha tenido un papel clave en esta expansión del fondo de inversión.

El currículum de CVC –dueño ya de la academia MIR Asturias– impresiona. Por acercarlo más a la región, el fondo tiene también una importante participación en el operador gallego R, socio de la asturiana Telecable. Ambos controlados ahora por Euskaltel. A mayores, tanto el Real Oviedo como el Sporting ha aprovechado el dinero que este fondo ha dejado a la Liga para reforzar sus plantillas en este mercado de invierno.

Pero desde hace un tiempo CVC ha puesto sus miras en el lucrativo mercado educativo, que mueve cientos de millones cada año. Como rentabilidad, solo la Academia MIR tiene una facturación anual de ocho millones de euros formando a los médicos del mañana. En España, la gestora CVC está controlada por Javier de Jaime y solo en los últimos tiempos ha cerrado tres relevantes operaciones en el ámbito educativo, todas en el centro o el sur del país. Compraron el Instituto Superior de Formación Profesional Sanitaria Claudio Galeno; la escuela especializada en cursos online acreditados para profesionales sanitarios, Pupilum-; y The Valley Digital Bussines School, un centro de formación digital para el mundo de los negocios, del marketing y de los conocidos como “headhunters” (cazadores de talento) entre otros.

Los fondos de inversión tienen un apetito feroz por este tipo de compañías de formación. Un empresario asturiano del sector lo resumía ayer de forma muy gráfica: “Al final vamos a acabar trabajando todos para este tipo de grupos, los empresarios locales estamos en peligro de extinción”. El caso es que la de CVC no es la única gran operación que llega a buen puerto en el mundo de la formación MIR –la formación de nuevos médicos– hace cuatro meses, el fondo de los fundadores de Almirall (la familia Gallardo), y bautizado como G Square, compró la totalidad del Grupo Amphi, propietaria de la Academia Amir, que tiene también sede en Oviedo.

Volviendo a MIR Asturias, el centro ha experimentado un espectacular crecimiento durante los últimos años. Tanto que peldaño a peldaño fue abriendo nuevas sedes en diversas ciudades españolas. Ahora cuenta con oficinas, además de en Oviedo –lógicamente– en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Pamplona, Santiago de Compostela y Bilbao. Prueba del éxito es que el centro ovetense ya tiene todas las plazas agotadas para el curso que viene y solo admite nuevos estudiantes para el examen MIR que tendrá lugar en 2024. La dirección del centro tuvo hace unos días una reunión con los estudiantes en la que les confirmaron que las clases volverían a ser presenciales –aunque manteniendo la opción online– tras el paréntesis de la pandemia. No hablaron nada de esta operación corporativa, ni del cambio de manos en la propiedad. Un relevo que sí que se ha hecho ya oficial en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) en el que se nombra ya a Guadarrama Proyectos Educativos como administrador único de la sociedad y como apoderados a Jaime Baladrón –fundador de la compañía– y Diego Santacreu Barrón, que es el director de The Valley Digital Bussines y hombre confianza de Jesús Núñez Velázquez.

Retomando la vista a los latifundios empresariales de CVC, el fondo británico cuenta en su cartera con unos 86.000 millones de euros en activos en gestión. Y la primera piedrita de su proyecto educativo nacional la puso en 2019 con la adquisición, precisamente, de la Universidad Alfonso X El Sabio. Llegó a pagar 1.100 millones. No era el primer intento. Meses antes había tratado de tomar el control de uno de los grandes grupos de educación universitaria privada en España: Laureates School, propietaria de la Universidad Europea –con sede en la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón–, pero perdió la puja frente a otro fondo de inversión de nombre Permira.

Ahora, CVC ha elevado sus miras hacia el norte, poniendo en Oviedo una piedra más de un gigantesco impero empresarial.

Compartir el artículo

stats