Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un tren destroza el brazo a un maquinista que había bajado de su unidad y caminaba por la estación de Oviedo

El trabajador fue rescatado y llevado al HUCA para someterle a una operación urgente

El momento en el que los encargados del rescate introdujeron al herido en el interior de la ambulancia. | Irma Collín

Un maquinista de Renfe de 56 años y con décadas de experiencia en el sector ferroviario, resultó herido grave al mediodía de este lunes tras ser arrollado por un tren, cuando caminaba por las inmediaciones de la vía 5 de la estación de Renfe de Oviedo. El varón deberá pasar por el quirófano para ser operado del brazo derecho, que quedó “prácticamente destrozado” por el siniestro, según apuntan fuentes cercanas al operativo de Bomberos, Policía Local, Policía Nacional y sanitarios que se presentaron en el lugar del suceso en torno a la una de la tarde.

Fuentes de la compañía Renfe valoraron lo sucedido como una “desgracia terrible”, pues el trabajador se encontraba realizando una maniobra habitual de su puesto de trabajo cuando, por causas que se desconocen y de manera inesperada, se vio arrollado por el convoy, quedando atrapado entre este y las vías, procediendo los testigos a llamar en el acto a los servicios de emergencia.

Despliegue de vehículos de emergencias en la entrada de la estación del Norte, en la calle Uría. | Irma Collín

Fue en torno a la una y media de la tarde cuando los bomberos consiguieron sacar al hombre de la parte baja del tren y portarle en camilla hasta otra con ruedas ubicada en uno de los andenes de la estación. “Estaba consciente e incluso acertó a decir algo”, indicó un testigo del operativo, esperanzado en que, a pesar de la gravedad del impacto, el afectado pueda salir adelante. “Después de todo quizás pueda contarlo”, suspiraban otros a escasos metros de la ambulancia, donde se le practicaron maniobras para estabilizarlo antes de trasladarlo al HUCA para ser sometido a una operación de urgencia.

Para facilitar las labores de rescate fue preciso suspender varios servicios y retrasar otros, lo que se notó en el tráfico ferroviario a lo largo de todo el día. Concretamente, el accidente provocó la suspensión de cuatro servicios de cercanías entre Oviedo y Gijón, así como suspensiones parciales de la línea C3 que conecta Oviedo y la localidad de San juan de Nieva. Minutos antes de las dos, Renfe ya daba por normalizada la actividad ferroviaria, aunque la compañía achacaba horas más tarde algunos retrasos a la alteración provocada en los horarios por el suceso.

Bomberos y sanitarios tratan de rescatar al maquinista atrapado bajo un tren de Renfe en la estación del Norte. | LNE

El despliegue de vehículos y efectivos de los servicios de emergencia causó un gran revuelo entre los muchos usuarios que en ese instante se encontraban en la estación. También hubo algún momento de tensión. “Sigan circulando, no nos lo pongan más difícil”, gritaba uno de los integrantes del operativo que antes de iniciar el rescate tuvo que garantizar que el tráfico ferroviario estaba paralizado para evitar nuevas desgracias. Mientras tanto, muchos de los viajeros reconocían estar confusos con tanto trajín. “No sabemos qué ha pasado, pero parece un simulacro”, conjeturaba un vecino de Gijón justo antes de descubrir que había un herido en las vías. “Ojalá se salve”, deseó, ante la gravedad de lo ocurrido.

Compartir el artículo

stats