Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hermano de Javier Ledo acepta seis años de cárcel por disparar al dueño de un piso de masajes

“Pido disculpas por todo”, declara el acusado, al que la sala rebajó la pena al considerar como atenuante que iba drogado

“Pido disculpas por todo”. Ramón Ledo, hermano de Javier Ledo Oviedo, el coañés condenado a 24 años de cárcel por matar a la gijonesa Paz Fernández, mostró en la mañana de ayer su arrepentimiento en la Audiencia Provincial por haber disparado al dueño de un piso de masajes eróticos de La Tenderina el 24 de marzo de 2021 después de intentar a atracar a una trabajadora con la que había concertado previamente una cita. El procesado reconoció los hechos y aceptó una pena de 6 años y 10 meses de cárcel frente a los 16 que inicialmente solicitaba la fiscalía. Las acusaciones y la defensa alcanzaron un acuerdo por el cual se estimaba como atenuante el hecho de que iba drogado el día de autos y antes del juicio abonó 3.500 euros en concepto de reparación del daño.

Ramón Ledo llegó a la sala de vistas esposado y acompañado por dos agentes de la Policía Nacional, pero el presidente de la sala permitió a los agentes que le retiraran los grilletes “si lo consideraban oportuno” para la celebración del juicio. En el mismo, la fiscal desveló que Ledo acumulaba varios antecedentes por delitos contra la seguridad vial y robos con fuerza por los que ya había sido encarcelado y, según explicó también la representante del ministerio público, desde 2004 lleva sometiéndose sin éxito a tratamientos para tratar de curar sus adicciones a las sustancias estupefacientes.

El 24 de marzo del pasado año acordó una cita con una mujer en un piso de masajes eróticos del número 71 de la calle Tenderina. Al llegar a la habitación mostró una placa policial a la trabajadora y le exigió que le presentara su documentación. Cuando volvió con la cartera le pidió que le diera todo el dinero y ante la negativa de la mujer le dio una patada en el estómago tirándola en medio del pasillo del piso.

La mujer llamó al propietario del inmueble, que acudió rápidamente en su ayuda, pero fue encañonado por Ramón Ledo con un pequeño revolver justo antes de pegarle un tiro en la zona de la clavícula derecha. Ambas víctimas lograron refugiarse en el interior de una habitación y llamar a la Policía, que posteriormente detendría al delincuente.

El herido fue trasladado al hospital y, a pesar de recibir el disparo, las heridas no revistieron gran gravedad, por lo que consiguió recuperarse totalmente en el periodo de 30 días a base de curas diarias en el centro de salud. La mujer no precisó sin embargo atención médica.

Cuatro delitos

Al final de la vista, la sala dio lectura a una condena, ya firme que incluye 5 años y 10 meses por un delito de asesinato en grado de tentativa, un año de cárcel por tenencia ilícita de armas, pues el acusado carecía de permiso, así como sendas multas de 90 euros por los delitos de maltrato de obra e intrusismo. Además, asumió el pago de las costas y los gastos sanitarios, que el Sespa todavía no ha cuantificado.

Compartir el artículo

stats