Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo asume que debe hacer un esfuerzo económico extra por sus grandes obras

El Ayuntamiento asegura haber hecho un sacrificio “excepcional” para licitar la entrada por la “Y” un 70% más cara y revisará algunos proyectos

Por la izquierda, Manuel Fernández (vicepresidente de CAC-Asprocon), Juan Ordieres (también vicepresidente de la patronal), Nacho Cuesta, Joel García e Ignacio R. Latierro (director de infraestructuras del Ayuntamiento). | F. Rodríguez

El Ayuntamiento de Oviedo ya asume que tendrá que hacer un esfuerzo extra para que las grandes obras que ha de acometer en el municipio resulten atractivas para las constructoras. Este esfuerzo extra se traduce en que el municpio tendrá que subir el precio de las licitaciones para encontrarle el adjudicatario adecuada a estos grandes proyectos. El dueño de esta reflexión fue el concejal de urbanismo del Consistorio, Nacho Cuesta, que admitió: “habrá obras que se verán afectadas”. Según sus palabras esta nueva incertidumbre económica llega en un “momento determinante del mandato en el que van a empezar muchas obras de envergadura”. Lo dijo antes de reunirse con el presidente de la patronal de los constructores CAC-Asprocon, Joel García.

Citó entre las obras, los trabajos para mejorar la entrada a Oviedo por la zona de Santullano; la reforma de la plaza de toros; la del Palacio de Deportes o la pista de atletismo del Naranco. En todas ellas, el equipo de gobierno deberá hacer un sobreesfuerzo y poner más dinero sobre la mesa. “Son obras relevantes que de alguna u otra forma van a verse afectadas por este aumento exponencial de los precios”, señaló Cuesta.

Un ejemplo paradigmático de ese aumento de los costes es la ya citada reforma del acceso por la “Y” que, según el proyecto que tiene en estudio ya el Ayuntamiento, va a tener una nueva fuente, más pequeña que la actual, y carriles bici. La intención inicial del consistorio era la de sacar a licitación el proyecto por poco más de tres millones de euros, pero va a tener que hacerlo por 5,3 millones. El incremento es del 70%. El ejemplo es porque el equipo de Gobierno espera que con el resto de actuaciones no haya que llegar tan lejos, pero sienta ya un precedente.

Estas cuestiones las trató Nacho Cuesta con Joel García. Aunque la más inmediata es que el Ayuntamiento tiene previsto acatar de forma inminente el decreto publicado hace unas semanas por el Ejecutivo nacional y en el que llamaba a las administraciones a incrementar hasta un 20% el precio de las licitaciones que se habían visto afectadas por el espectacular incremento que están sufriendo los materiales a causa de la guerra de Ucrania. El Principado también aprobó en consejo de Gobierno que ese decreto nacional capilarizara, aguas abajo, en las obras que tengan que licitar la administración regional y la local. El consistorio ovetense está convencido de la necesidad de acatar también esta revisión, con lo que tocará pasar revista a muchos de los contratos que están ya en marcha. Aunque antes de eso queda otro trámite, pues para aplicar este incremento la medida debe pasar antes por la Junta de Gobierno local. Nacho Cuesta prometió ayer, en su encuentro con los constructores que este trámite será rapidísimo. Tanto, que se llevaría ya a la junta de la próxima semana. “Somos sensibles a esta problemática enorme (la de la subida de los precios de las materias primas) tanto para el sector como para las administraciones. Todos debemos ir alineados a dar una solución a un problema grave que se ha ido acrecentado durante los últimos tiempos, lo ha hecho el Gobierno autonómico, y ahora corresponde a los Ayuntamientos tomar medidas”, agregó Nacho Cuesta.

Antes de la reunión, Joel García aseguró la adhesión al decreto que incluye esta revisión en el precio de las obras. “Va más adelantada, se va a hacer de forma inmediata, eso es lo que nos han dicho y así esperamos que sea. Y esperemos que de esta forma generemos un efecto tractor para el resto de los ayuntamientos”, aseguró el respresentante de los constructores. El estado de salud de la obra pública en la región es dispar debido a este incremento de los precios. “Hay obras que han quedado desiertas, otras que ni se han empezado después de la huelga de transportes. También hay administraciones que han revisado todos los proyectos que tenían y es lo que estamos recomendando, que no se liciten proyectos que sean muy antiguos porque corremos el riesgo de que queden desiertos y hoy en día que una obra quede desierta supone un retraso de cinco o seis meses. Eso hay que evitarlo en la medida de lo posible”, apuntó Joel García, satisfecho con la nueva situación.

Compartir el artículo

stats