Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La luz verde del Consejo Social sobre Minas no implicaría su traslado inmediato

El órgano universitario debatirá mañana, con Pérez Simón a la cabeza, una decisión polémica que aún tardará en ejecutarse meses o un año

Varios estudiantes saliendo de la Escuela de Minas de Oviedo. | Luisma Murias

El Rectorado de Ignacio Villaverde dará mañana el primer gran paso (pero no el único) para ejecutar el traslado de la Escuela de Minas a la Politécnica de Mieres si el Consejo Social de la Universidad de Oviedo aprueba su plan estratégico de infraestructuras y, en consecuencia, la salida de los estudios mineros de la capital. El órgano de participación de la sociedad asturiana deberá decidir en un pleno, que estará presidido por su máximo responsable, el empresario asturmexicano Juan Antonio Pérez Simón (no suele asistir a todas las reuniones), sobre una decisión polémica que tiene enfrentados al rector Villaverde y al alcalde ovetense, Alfredo Canteli. Sin embargo, aun recibiendo el visto bueno del Consejo Social, la mudanza no sería inmediata. El proceso es largo y puede implicar varios meses o incluso más de un año.

La intención de Villaverde es iniciar en este mandato –es decir, antes de 2025– la reordenación del campus de Llamaquique. Esto significa: llevar Minas a Mieres, mover Ciencias al edificio de Minas, y ampliar la Facultad de Formación del Profesorado y Educación a través de la ocupación de Ciencias. Pero para mover todas estas fichas, el equipo de gobierno de la Universidad de Oviedo deberá elaborar un expediente de extinción –la Escuela de Minas– y la creación de un nuevo centro –el resultante de la fusión de Minas y la Politécnica de Mieres–. Este documento, que ya incluiría plazos y costes, deberá pasar otra vez por todos los órganos de gobierno de la Universidad, entre ellos el Consejo de Gobierno y el Consejo Social. Y, finalmente, llegará al Consejo de Gobierno del Principado, que es el financia a la Universidad. Para lo que discutirá mañana el Consejo Social no será necesario pasar por el filtro del Principado al tratarse de un plan estratégico –en realidad, se llevarán un total de seis–.

El Consejo Social, bajo la presidencia de Pérez Simón, lo integran un total de 29 personas. Está el propio Rector, el secretario general de la Universidad, Ángel Espiniella, y el gerente, José Antonio Díaz Lago. Además, hay representantes del Consejo de Gobierno de la Universidad, de las organizaciones empresariales, de los sindicatos, de la Junta General y del Consejo de Gobierno del Principado. El pleno de mañana empezará a las 17.30 horas y en el orden del día van catorce puntos. Los planes estratégicos de Villaverde van en el número trece. El debate se prevé intenso. Canteli ha pedido a Pérez Simón, a través de una carta abierta publicada por LA NUEVA ESPAÑA que no sea cómplice del “expolio” de Minas.

La oposición afea a Canteli que no busque consensos para “negociar un futuro para la Escuela”

decoration

Ante esta medida presión lanzada por el Alcalde, los diferentes actores guardan silencio, salvo la oposición municipal, que afea al regidor lo que consideran una falta de respeto institucional y una pose electoral más que un verdadero intento por evitar que la histórica escuela abandone la ciudad y con ella una lejana trayectoria de vinculación con la capital.

Pérez Simón, la consejería de Presidencia y la consejería de Ciencia, Innovación y Universidad coincidieron en guardar un silencio sepulcral sobre una polémica que, según algunas fuentes regionales ha sido interpretada como una invitación a tratar de caldear el ambiente a falta de unas decenas de horas para la reunión del Consejo Social en el que se abordará este primer trámite necesario para acometer el traslado de Minas a Mieres.

En el seno de la corporación municipal tan solo Vox opta por hacer un llamamiento a los miembros del órgano para que frenen las intenciones del Rector. “Hay razones más que justificadas para que el Consejo Social apoye la continuidad de Minas en Oviedo y su impulso con nuevos grados. Apelamos a su responsabilidad para conla Universidad y su carácter no partidista”, declaró la portavoz municipal del partido de Santiago Abascal, Cristina Coto.

Por parte del principal partido de la oposición, el portavoz socialista Wenceslao López acusó a Canteli de “estar resucitando la época más casposa del PP, rescatando el mantra del cerco a Oviedo”. El edil del PSOE ve “una vergüenza” que la Alcaldía “promueva un enfrentamiento público por razones personales y partidistas”, así como que para comunicarse con la Universidad y el Principado recurra a una recogida de firmas por internet y a cartas publicadas en prensa. “Si esta campaña tuviera como objetivo defender los intereses de Oviedo, el alcalde buscaría el consenso de los grupos municipales y plantearía reuniones con las administraciones implicadas para negociar un futuro para la Escuela”, añade López.

En la misma línea se pronuncia la portavoz de Somos, Ana Taboada, quien afea a Canteli que su carta se dirija “únicamente a un empresario que dicho órgano –el Consejo Social–” y obvie al resto de personas que toman decisiones en el mismo “de manera democrática”. A juicio de Taboada, “las algaradas de Canteli más tienen que ver con su incapacidad para presentar alegaciones en plazo”, pero reafirma su rechazo a la decisión del Rector. “Ni Canteli ha estado a la altura ni estamos de acuerdo con el traslado”, sentencia la concejala.

Compartir el artículo

stats