Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Galán: “Tanto defender la importancia de Oviedo en el Camino ha dado algún fruto”

El presidente de la asociación astur-leonesa de amigos de la ruta jacobea, nombrado socio de honor de la Sociedad Protectora de la Balesquida

José Luis Galán tras recibir una reproducción de la capilla de la Balesquida de manos del presidente de la Sociedad Protectora, José Antonio Alonso. | Irma Collín

José Luis Galán González lleva toda una vida (83 años) pendiente de Oviedo y casi la mitad añadiendo a esos desvelos los del Camino de Santiago y la importancia que San Salvador tiene en la ruta jacobea. Eso fue lo que le llevó a meterse de lleno en la asociación Astur-Leonesa de Amigos del Camino de Santiago, que hoy preside, y uno de los motivos principales del reconocimiento que le dedicó ayer la Sociedad Protectora de la Balesquida, que le nombró socio de honor de 2022 en una ceremonia en el teatro Filarmónica.

Galán aprovechó para recordar aquellos tiempos en que la reivindicación del Camino Primitivo caía en saco roto y para celebrar que ese camino, el de defender el peso de Oviedo en la peregrinación a Santiago, haya llegado a buen puerto. “Empecé con diversas labores en la asociación Astur Leonesa desde sus comienzos, en 1990”, contó José Luis Galán, “cuando muy pocas personas se acordaban de que Oviedo había tenido tanto influencia en el desarrollo de las peregrinaciones a Santiago”. “Parece que aquellos largos años van dando algún fruto”, aplaudió, “porque ahora están haciendo una muy buena campaña en ese sentido, y veo que van cayendo en la cuenta de lo que Oviedo suponía en el Camino de Santiago, que era lo que nosotros decíamos sin que nos hiciera mucho caso”.

Javier Gómez Tuñón, vicepresidente de la Sociedad Protectora de la Balesquida, había glosado previamente la figura del homenajeado, una semblanza vital en la que destacó su día a día y dio toda la importancia a la ruta jacobea. Citó a Goehte y su idea de que “la conciencia de Europa se forjó peregrinando a Santiago” y definió a José Luis Galán como hoy lo haría un chaval: “A José Luis habría que llamarlo un ‘influencer’ del Camino”.

De sus enseñanzas sobre las peregrinaciones, el vicepresidente de la Sociedad Protectora de la Balesquida rescató algunas píldoras de pensamiento esencial, como la de que “el Camino es reflexión” y que en “el Camino nadie se puede sentir superior o inferior a nadie, porque el recorrido es el mismo para todos; y también es la misma meta”.

El presidente de la Sociedad Protectora de la Balesquida, José Antonio Alonso, celebró ese “día a día” del homenajeado, sus enseñanzas y sus méritos, que el propio Galán quiso sacudirse, como restándose importancia.

; debajo, el vicepresidente, Javier Gómez Tuñón, hace la glosa del homenajeado en el acto celebrado ayer en el Filarmónica.

“Me siento agradecido y honrado por este nombramiento”, comenzó en su discurso de recepción del título de socio de honor” nombramiento que tantos ilustres ovetenses han recibido y a los que no alcanzo ni de lejos”.

Galán ofreció, pese a su humildad, un recorrido vital emocionado y emocionante, en el que se trasluce su amor por la ciudad donde nació y pasó toda su vida “atento a su discutir”. Desde la infancia en la calle de Santa Ana, interrumpida al paso por los talleres de los canteros que reparaban las “heridas sufridas por la Catedral en los desgraciados acontecimientos de 1934 y por la incivil guerra”.

La infancia de Galán fueron también los años vividos en San Antonio, correteando por el barrio “bajo la tutela de San Tirso”, las clases de “Doña Pacita”, la escuela en la calle Quintana y en el instituto Alfonso II. “Y cuando llegó el momento”, explicó, “y en esa época llegaba pronto, me casé con una guapa chavalina, Loli, nacida en la calle de La Ferrería, que lleva aguantándome la friolera de 60 años, muchas gracias, mami”.

El público aplaudió la dedicatoria a su mujer y el homenajeado siguió glosando su “amor a Oviedo y su interés por la historia de la ciudad”, participando en la vida social con todas las actividades que se le cruzaron, desde la Junta directiva del Centro Asturiano al Grupo Andarines o el de Quo Vadis.

José Luis Galán González quiso hacer extensivo a toda la asociación Astur Leonesa de amigos del Camino el homenaje y añadió un recuerdo al añorado Alberto Pollledo, valedor de la Protectora y del camino del Salvador.

Compartir el artículo

stats