Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El TSJA pide a la Universidad un “esfuerzo” para que le ceda espacio en Llamaquique

El Rector replica que el campus tiene un problema “serio” para alojar sus estudios y que “difícilmente” les permitirá ceder edificios “a terceros”

Facultades del campus de Llamaquique.

Un día después de que la consejera de Presidencia, Rita Camblor, señalara en la Junta a los edificios de la Universidad en Llamaquique como solución para resolver la dispersión de sedes judiciales, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Jesús María Chamorro, recogió el guante y emplazó al rector, sin citarlo de forma directa, a que hiciera “un esfuerzo” y cediera alguno de sus espacios para poder empezar a resolver los problemas de falta de espacio de la justicia en Oviedo. Sus palabras cayeron en saco roto, en tanto que el Rector, Ignacio Villaverde, admitió en Mieres, a las pocas horas, que la institución que dirige tiene “problemas serios de espacio” en esa zona y difícilmente podrá ceder edificios a terceros.

Por la mañana, antes de la celebración de la sala de gobierno del TSJA en Gijón, Chamorro había reiterado, una vez más, los problemas de espacio en Oviedo, la necesidad que tienen de concentrar sedes judiciales y buscar una solución que para reunificarlas en un único espacio. El presidente del TSJA admitió que, por parte del Principado, hay una “una voluntad clara” para arreglar el problema pero, también, que “es difícil encontrar un edificio donde albergar todas las sedes o con el que ampliar las que ya tenemos”.

La solución que busca el TSJA requiere tal urgencia que ya no se plantean un gran plan a largo plazo, sino una solución a medio tiempo, que permita unificar ya los distintos órganos judiciales dispersos por Oviedo y que, en una segunda fase, admita una ampliación que sirva para ofrecer “servicios más cómodos a los ciudadanos”, entre los que Jesús María Chamorro citó la oficina de desahucios, servicios electorales, atención a víctimas de violencia, etcétera.

El TSJA admitiría un proyecto por fases ampliando a partir de los 30.000 metros cuadrados que tienen ahora en Llamaquique, preferible, opinó Chamoro, a buscar una nueva ubicación en la que construir un edificio de nueva planta del que sacar 50.000 metros cuadrados. En ese contexto, explico sin citar directamente a la Universidad, “la solución óptima es Llamaquique, y es verdad que llevamos mucho tiempo apretándonos, exprimiendo espacios y el resto de organismos deberían también hacer ese esfuerzo para que no tengamos que exprimirnos solo uno, para que podamos compartir edificios públicos, más teniendo en cuenta que hay instituciones que en sus planes a largo plazo tienen previsto desalojar sus edificios”. Para que quedase claro, Chamorro apeló a la “cooperación institucional” para que la justicia pueda crecer “en la medida de lo que es necesario, no para jueces o fiscales, sino para los ciudadanos que la utilizan a diario”.

Preguntado directamente por los periodistas por la Facultad de Ciencias, que fue la que había señalado el día anterior Rita Camblor, consideró que “sería ideal”, también para crecer a largo plazo en otros espacios próximos en el mismo campus. No es solo, insistió, “unificar lo que tenemos, sino racionalizarlo y ofrecer más y mejores servicios a los ciudadanos”.

La insistencia de Chamorro, después de las declaraciones del día anterior de Rita Camblor, no sirvieron para cambiar el criterio de la Universidad, que, si bien había guardado silencio ayer, nunca contempló en sus últimos planes estratégicos desalojar de forma permanente la Facultad de Ciencias, sino utilizar su traslado al edificio de Minas para ampliar en Llamaquique los espacios de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación.

Así que el Rector Ignacio Villaverde, que por la tarde visitaba en Mieres el Centro de Innovación de la Universidad, ofreció un razonamiento parecido, con la salvedad, explicó, de que la institución académica está preparando un análisis detallado de espacios y necesidades para transmitírselo al Principado y argumentar el motivo por el que Ciencias no puede quedar libre. “Yo ya les he transmitido que nosotros tenemos un problema serio de espacios”, razonó Villaverde, “y por lo tanto la reordenación de ubicaciones difícilmente nos va a permitir liberar un espacio que podamos ceder a terceros, porque seguimos teniendo necesidades imperiosas en Formación del profesorado y con el profesorado de la Escuela de Informática. No es fácil”, concluyó.

Compartir el artículo

stats