Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rap poderoso de Anier y Ácida inunda el edificio histórico de la Universidad

La "reina de España" del género y la promesa asturiana regalan a sus animosos seguidores un memorable concierto doble

Ácida se dirige a los espectadores durante el concierto de ayer en la Universidad. | Miki López

Una lección de rap duro y sin cortes. En eso se resumen los dos conciertos que ayer regalaron Anier y Ácida en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo, en la sesión dedicada al rap dentro del ciclo "Tiempos Nuevos". El empuje y el talento de las dos artistas logró la implicación instantánea del público. Se dejaron querer, y sobre todo, se hicieron querer, ofreciendo sendas actuaciones memorables.

Anier, durante su actuación. | Miki López

Amenazaba lluvia y la organización optó por una solución de compromiso: desplazar el escenario para encastrarlo bajo una de las crujías. Al final, la meteorología respetó el tiempo del concierto, y solo el rap inundó el Edificio Histórico de la Universidad.

Ácida. Miki López

Abrió fuego la asturiana, al grito de "Ácida está en la casa". La artista volvía a su tierra y eso se notó en la confianza que demostró tanto en escenario como hacia el público y con sus temas. Cantó "Enamorada del hip hop", "Esto vale más de 500 billetes" y una de las canciones más especiales para ella "95", con la que animaba al público a dejar la timidez a un lado y disfrutar, aunque no la conocieran. Siguió con "Las cicatrices hacen mi cora más bello", "Me merezco oro" e insistió en sus pilares fundamentales: la familia y los amigos, por los que estaba arropada en ese momento.

Fue un concierto sólido que Ácida cerró con poderío y generosidad, introduciendo a la que definió como la "verdadera estrella" de la velada.

Anier, actualmente reina del panorama de rap español, volvía a Oviedo después de tres años. Había ganas de verla y oírla, y se notó en un público alzó las manos y apenas las bajó hasta el final del concierto.

"¿Qué pasa familia?", gritaba Anier para tantear el claustro. "Es un placer estar en este bolo tan cercano y familiar" confesó la rapera. "Disfrutad, que yo también voy a hacerlo", añadió.

La artista se dejó el alma cantando tanto temas antiguos, como nuevos, caso de "Ojalá" la canción en colaboración con el rapero Miranda, a quien extrañó en sus partes del tema conjunto. También entonó "Paso de vivir en vuestro engaño", "Solo espero que tu me perdones", "Sigo sin saber sobrevivir" y su primer y único álbum tras tanto single: "Alas de metal". "El enfoque del nuevo disco es muy distinto a las canciones que hacía antes, aunque estas sigo cantándolas y disfrutándolas, miro hacia atrás y me enorgullezco de haber salido de ahí", confesaba la artista. "Esos momentos de la vida son solo un proceso", añadió.

Anier demostró su talento marcándose varios freestyles a capella, que el público agradeció con un ruido ensordecedor. Su principal preocupación es el sistema y su contenido se basa en los traumas familiares de la infancia y una adolescencia difícil. " Un mundo de mierda que podía haber sido mágico", canta.

Los fans la aclamaban a grito de "reina de España", y ella bajó a cantar entre el público como una más, desatando la locura absoluta entre fans que no podían contener las lágrimas. "Me habéis venido llorando y esto es por vosotros", aseguró. "Ahora mismo estoy en un lugar mucho mejor que antes, invito a todo el mundo a creer que se puede salir de momentos difíciles". Como ella ha hecho, plena de arte y talento.

Compartir el artículo

stats