Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo, con una visita no basta

La ciudad enamora a los turistas, muchos de los cuales retornan tras una buena primera estancia, por su riqueza cultural y patrimonial, la gastronomía y un clima agradable

Turistas en la plaza de la Catedral. | IRMA COLLÍN

Es una constante que se repite durante todo el verano: el Antiguo está plagado de turistas, Si se presta un poco de atención, además, se puede escuchar a los visitantes hablando en una gran cantidad de idiomas diferentes, desde francés o italiano a alemán. La capital asturiana está despertando como un gran foco turístico en el Norte de España, especialmente para un visitante foráneo que se sorprende al descubrir una ciudad española que se escapa a los tópicos. Verde, con un clima muy agradable y eso sí, con mucha lluvia. Para los españoles también Oviedo es un gran reclamo turístico, atraídos por su gastronomía, su cultura y su entorno rodeado de naturaleza. La ciudad enamora a todos los que la visitan, tanto es así que muchos de ellos tratan de volver en el futuro.

AROA NOTARIA (BARCELONA): «Lo mejor de Asturias es su gastronomía: a mi amigo y a mí nos encanta la fabada»

"Hace diez años que estuve aquí. Ahora he vuelto con un amigo", cuenta Aroa Notaria, originaria de Barcelona que pasa unos días por la región para conocerla mejor y disfrutar de su gastronomía, en especial de "la fabada, a mi amigo y a mí nos encanta", reconoce la joven.

CAROLE MICHAUD, Canadá: «La gente aquí es muy abierta, muy simpática y hospitalaria»

La capital ofrece planes para todos los gustos y edades, para viajar solo, en pareja, con amigos o con la familia. La Catedral es uno de los grandes reclamos de Oviedo, pero también sus museos y su casco histórico conquistas a los visitantes nada más que ponen pie en la ciudad. Otro aliciente son los grandes monumentos prerrománico, que se estudian en universidades de todo el mundo y atraen a un turismo específico. Pero sobre todo, los turistas se enamoran de "la vida" que tiene la ciudad, de esos rincones como la calle Gascona, en la que pueden disfrutar de la rica gastronomía y degustar la sidra, cuyo escanciado sigue fascinando a los extranjeros.

Isabel Rosell, Fabrizio Bonelli y Ginevra Bonelli (Roma): «La gastronomía de aquí es muy buena, y los quesos son increíbles»

Aunque no todos los turistas vienen por ocio. El matrimonio de Fabrizio Bonelli, de Roma, e Isabel Rosell, de Barcelona, acude a Oviedo desde la capital italiana a visitar a su hija, quien está trabajando en un spin-off de la Universidad de Oviedo. "Asturias no es muy conocida en el extranjero", reconoce Ginevra Bonelli, la hija. "Pero mis antepasados eran de aquí y por eso estamos tan ligados a esta región", añade la madre, quien está maravillada con "lo verde que Asturias". A su marido lo que más le gusta de la región es su comida, "en concreto los quesos": asegura que los quesos asturianos no tienen nada que envidiar al conocido "pecorino romano".

ISOTTA GRIGNANI, CECILIA FERRANTE Y ROBERTA ESPOSTO (MILÁN): «Es muy verde. Sorprende mucho que las montañas estén tan cerca de la costa»

Algunos hacen un viaje mucho más largo y cruzan todo un océano como Carole Michaud, que procede de Canadá y ha llegado a la región para ayudar a su hijo, que se ha comprado una antigua casa cerca de Villaviciosa y ahora la está reformando. "Yo no puedo ayudarles con las obras, pero sí que les hago la comida", ríe Michaud. "Asturias no responde, para nada, a la idea que tenía de España. Tan verde y con este clima, es muy bonito", señala. Pero lo que más le gusta de región es la gente, "tan abierta, muy hospitalaria y simpática".

Uno de los idiomas que más suenan por las calles de Oviedo es el italiano. Muchos viajeros transalpinos llegan en vuelos directos desde distintas ciudades del país al aeropuerto de Santander. "Nosotras estamos haciendo un recorrido por todo el norte de España", afirma Isotta Grignani, una chica de Milán que está visitando la región con otras dos amigas. En su viaje Oviedo era un parada obligatoria, con una estancia programada de tres días. "Es una ciudad muy bonita", dice. Para ellas lo más llamativo es "el paisaje tan verde y que las montañas estén tan cerca de la costa". También les ha causado gran impresión la Catedral, aunque eso sí, barren para casa: "no es el Duomo de Milán".

Durante el mes de junio Oviedo acogió a 6.469 visitantes extranjeros, la mayoría eran franceses (en concreto 1.340), seguidos por los holandeses y los norteamericanos según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). A día de hoy se sigue viendo un alto número de visitantes provenientes de Francia en la ciudad, pero parece que ha aumentando notablemente el turismo italiano, gracias a los vuelos directos que llegan a Santander desde Milán, Venecia, Bolonia y Roma.

A principios de verano, el turismo interior también tuvo una gran importancia: durante el mes de Junio llegaron a la ciudad 53.942 personas procedentes de otras regiones españolas, según el INE. Casi una quinta parte de los visitantes nacionales, en concreto 10.214, provenían de la provincia León, y otros 8.433 de Madrid.

Además Oviedo cuenta con un importante turismo de peregrinos, incrementado de forma notable este 2022 por ser Año Santo y por la intensa promoción de la ciudad como Origen del Camino. En lo que va de año más de 10.000 peregrinos han iniciado ruta en la ciudad para recorrer el Camino Primitivo. Y no son pocos los que avanzan por el Camino de la Costa y se desvían para poder visitar Oviedo y la Catedral.

Compartir el artículo

stats