Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El inicio de la obra de Nicolás Soria en Oviedo se acoge con "entusiasmo" y "escepticismo"

Los vecinos temen un aumento de los atascos cuando empiece el curso escolar al suprimirse un carril por la reanudación de los trabajos

Reanudación de las obras de Nicolás Soria. | Irma Collín

"Están trabajando ya". Esta fue la frase más repetida ayer por los vecinos de Ciudad Naranco. La reanudación de las obras de Nicolás Soria ha causado satisfacción a la par que incredulidad por saber si esta vez se finalizará la ampliación del puente. "Fui a constatar que por la noche estaban los operarios y esta mañana seguían. No están trabajando a un ritmo alto, pero supongo que estén poniendo las bases para iniciar las obras", cuenta Rubén Fernández, de la Asociación de Vecinos "Ciudad Naranco Existe". "Después del fiasco de las paralizaciones, lo vivimos con entusiasmo y escepticismo a la vez, esperando que se termine la obra por fin", añade.

El bloqueo de algunos carriles y aceras son asumidos por los vecinos como "consecuencias necesarias de las obras", pero exigen que "se habilite el paso peatonal el tiempo que no necesiten tenerlo cerrado porque es de vergüenza lo que tenemos que aguantar: con el tema de la pandemia y de la distancia social y yendo en fila india", reclama Marisa Álvarez, de la Asociación de Vecinos "Activa Ciudad Naranco". Rubén Fernández asume que el obstáculo de contar solo con una acerca "seguirá como está", pero que el mayor problema se da con el tráfico, al suprimirse un carril. "Cuando se inició la obra teníamos uno de entrada y otro de salida y, aunque con dificultades, nos arreglábamos", explica Rubén Fernández. El corte del carril de subida a Ciudad Naranco desde la calle Pepe Cosmen supondrá un aumento de los atascos al coincidir con el inicio del curso escolar. "Hasta que no empiece el colegio el tráfico es fluido, pero con los autobuses escolares habrá un gran problema", añade Gonzalo Díaz, de la Asociación de Vecinos "La Centralilla".

Adif ha fijado en los meses de mayo y junio de 2023 para la finalización de la obra. "Viendo los antecedentes ponemos en puntos suspensivos la fecha estimada. Esperamos que no ocurra nada, pero vistos los precedentes contemplamos todos los escenarios", indica Rubén Fernández. "Somos optimistas porque el 2023 es un año electoral y les beneficiaría políticamente tener esa obra acabada", añade Marisa Álvarez. Por su parte, Gonzalo Díaz apuesta por centrar la mirada en el Ayuntamiento y no en Adif, que son "quienes tienen que mirar por nuestros intereses".

Los vecinos de Ciudad Naranco temen que vuelvan a aparecer los problemas que paralizaron las obras en otras ocasiones, aunque desconozcan cuáles son. "La información siempre ha sido súper opaca", anota Marisa Álvarez. "Ciudad Naranco está lleno de manantiales, en muchas casas hay bombas extractoras del agua que baja y, cuando alcanza un nivel determinado, el alcantarillado lo expulsa fuera. Pero no tenemos certeza de que el problema venga por ahí", explica Gonzalo Díaz. Ambos coinciden en que una de las posibilidades era que los obstáculos fueran cuestiones económicas. "Si es por temas de presupuesto, a ver qué hacen ahora tras la subida del coste de los materiales y la inflación, igual se ha vuelto a quedar corto", concluye Gonzalo Díaz.

Compartir el artículo

stats