Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo aprueba, con bronca, su nueva ordenanza de terrazas

Canteli defiende su actuación en Minas durante la Noche Blanca: "Si defender los intereses de Oviedo es insultar, entonces sí insulté"

Vista general del Pleno municipal de octubre al inicio de la sesión, este martes. LNE

El Ayuntamiento de Oviedo aprobó hoy de forma inicial la nueva ordenanza de terrazas, un texto que pretende flexibilizar las condiciones para que estos complementos hosteleros sean un "motor económico" de la ciudad, en palabras del concejal de Urbanismo, Nacho Cuesta, y que nace con bronca. Desde la oposición, a pesar de que se admitieron 18 de sus enmiendas en el texto, se denuncia un defecto de tramitación al haber reformado el documento sobre la marcha con las precisiones del Secretario, pero sin haberlo hecho pasar de nuevo por la Junta de Gobierno. Desde los vecinos, en concreto desde tres de las asociaciones del casco viejo ("Afectados por la movida", "Vecinos del Fontán", "Oviedo Antiguo") se rechaza la norma por falta de diálogo y de consenso y se señala el texto como un intento de "entregar el suelo público a la patronal OTEA". Así lo decían las pancartas que llevaron al Pleno y que agitaron cuando llegó la tramitación, provocando un tumulto que impidió hablar al concejal Nacho Cuesta en su primera intervención.

La sesión había arrancado con un primer debate en torno a un suplemento de crédito de 395.000 euros, destinados a hacer frente a las horas extra de la Policía Local (345.000 euros) y a revisar la aportación municial al Bellas Artes (50.000 euros). El apoyo, o abstención, de los grupos de la oposición no obvió una primera tentativa de choque multilateral en el que se pusieron encima de la mesa algunos de los asuntos que irían rebrotando a lo largo de la mañana: la gestión de las fiestas de San Mateo, la ejecución del proyecto del bulevar de Santullano o la falta de inversiones a lo largo del mandato. Desde Somos, Rosón, fue el más combativo, remontándose al inicio del mandato y echando en cara al equipo de Gobierno a la retirada de los bancos arcoíris y aterrizando en las últimas inauguraciones, "un Mercadona o un bazar chino". Su conclusión, que a la desidia del equipo de Canteli se suman las pegas por lo paralizado: "Si no hacer es malo, es peor deshacer", concluyó el edil.

Las posiciones del PSOE, defendidas por el concejal Ricardo Fernández, acabaron propiciando otro de los primeros rifirrafes, con participación de parte del público presente en la sala, vecinos del Antiguo que habían venido a mostrar su rechazo a la nueva ordenanza de terrazas. Fernández denunció la mala gestión que provocaba "que el dinero se vaya por el desagüe" en horas extra, "un millón solo en 2021", precisó. Pero lo que provocó las primeras tensiones fue su referencia a la foto "de la brasileña", una alusión al último desfile del Día de América en Asturias en el que el teniente de Alcalde, Nacho Cuesta, se levantó para bailar junto a una de las participantes del desfile ante las miradas jocosas de varios miembros de la corporación municipal, entre ellos Mario Arias. El Alcalde entendió que era una alusión a Mario Arias, al que concedió turno ante las protestas de la oposición y del público. El edil popular encendió más los ánimos cuando aludió a que el propio concejal socialista aparecía en esa misma foto "con una miradita de reojo que me parece muy interesante". Más allá de estos detalles, la bronca tuvo que ver con cómo dirigía Canteli el pleno, a quien le daba turno y las advertencias en clave preelectoral de unos y otros con "cuidado con lo que puede pasar".

El debate urbanístico empezó con cuestiones menores, la desafección de unos metros de titularidad pública para la construcción de un edificio entre las calles Aureliano San Román y la calle Oso, en el barrio de Pumarín, aprobado por unanimidad, y el convenio que el Ayuntamiento y el Instituto Oftalmológico Luis Fernández-Vega quieren suscribir para restituir la legalidad urbanística en la parcela de la clínica. En este último caso se trata de 186 metros cuadrados mal calificados como sistemas generales que se devolverá a la clínica a cambio de la cesión de 1.500 metros cuadrados que se incorporarán al campo Purificación Tomás. Los concejales de Somos (Nacho del Páramo) y PSOE (Wenceslao López) cuestionarón la urgencia y el interés general en tramitar esta modificación y aprovecharon para cuestionar la buena marcha de la revisión del Plan General de Ordenación. Nacho Cuesta negó la mayor y aseguró que la revisión del PGO "avanza satisfactoriamente y seremos capaces de traerlo para aprobación inicial en fechas muy próximas".

La bronca fue, en todo caso, muy menor a lo que se avecinaba con la aprobación inicial de la nueva ordenanza de terrazas. El inicio del debate de este punto del orden del día, precedido por una cuestión de legalidad presentada por el PSOE pero rechazada por PP y Cs, dio paso a la exposición inicial del concejal, Nacho Cuesta, contestado a gritos por los vecinos presentes en la sala, encabezados por las asociaciones "Afecatados por la movida", "Oviedo Antiguo" y "El Fontán". Los ánimos se caldearon más cuando el concejal se refirió a las reuniones previas mantenidas con asociaciones vecinales, que los presentes en la sala contestaron al grito de "no te reuniste con nadie, mentiroso...". A duras penas, el edil trató de seguir con su intervención, aunque finalmente desistió de hacerlo. "No tengo interés en continuar si no quieren escuchar", zanjó Cuesta antes de dar paso al primer turno de palabra de la oposición, respetado por los vecinos del Antiguo presentes en la sala.

Bronca en el pleno de Oviedo por las terrazas del Antiguo

Bronca en el pleno de Oviedo por las terrazas del Antiguo Ch. Neira

Las asociaciones vecinales denuncian que la nueva ordenanza está redactada al gusto de la patronal de hostelería OTEA, que carece del consenso de la ordenanza vigente actualmente (que fue aprobada por unanimidad) y que pretende mantener la situación de excepcionalidad que se vivió durante el covid con la ampliación especial de estos elementos hosteleros, una medida que esas mismas asociaciones lograron tumbar en los tribunales, aunque cuando ya no estaba en vigor. El colectivo vecinal del Antiguo también incluyó en sus protestas que se les haya "negado" participar en el Pleno para explicar su opinión sobre la nueva normal.

Los ánimos en el Pleno se fueron calmando solo en cierta medida y mientras se reforzaba la presencia policial en la sala junto a la de los dos Comisarios. En todo caso, Nacho Cuesta sí pudo realizar su segunda intervención en la que defendió que "una intencionalidad política" de la nueva norma: "Creemos y estamos firmemente convencidos de que los hábitos de consumo han cambiado, también en el disfrute del tiempo libre, y los ciudadanos demandan mayor espacio al aire libre; las terrazas de hostelería no son solo beneficiosas para los hosteleros, sino, por extensión, para toda la ciudad, porque funcionan como elemento tractor y dinamizador de primer orden". "No es un conclusión extravagante", añadió, "basta con visitar cualquier ciudad del mundo para darse cuenta de que un uso intensivo de la vía pública es una realidad consolidada y asumida por parte de los regidores de las ciudades".

La oposición en bloque (Vox, Somos y PSOE) denunció los problemas formales y los de contenido, por asunción de competencias impropias por parte del Ayuntamiento en zonas protegidas o por permitir elementos inseguros en la calle. Entre los vecinos presentes, siguieron las protestas ocasionalmente, una vecina que gritaba que no quería terrazas debajo de su casa si no había bar y otro líder vecinal que avisaba que ya había "dos alcaldes y nueve concejales en la cárcel por este tema en España, a ver si aumentamos el censo".

Finalmente, el proyecto de la nueva ordenanza, en el texto que ya incluye las correcciones del Secretario Municipal y en el que se han integrado 18 enmiendas de la oposición, se aprobó con los votos de PP y Cs (14). Las enmiendas totales y parciales de la oposición llevadas al pleno fueron todas rechazadas. La bronca llegó a involucrar al propio Alcalde, Alfredo Canteli, que pidió al concejal socialista Fidel Rodríguez que aclarara qué "grupos de presión" estaban detrás de la ordenanza. Contestó a gritos el público con "Otea, Otea", mientras el regidor aclaraba, entre protestas de vecinos, el funcionamiento de la nueva norma: "Nosotros no obligamos a que pongan una terraza, será el empresario el que decida hacerlo".

Además de las terrazas, miembros de la Policía Local pertenecientes al sindicato Sipla también protagonizaron concentraciones y protestas en la plaza durante las primeras horas del pleno, que se alargó hasta las cuatro de la tarde (había empezado a las diez). Los agentes siguen reclamando la modernización del servicio, mejoras en la plantilla y la incorporación de la carrera profesional, una pretensión, esta última, ante la que el Secretario municipal ya ha presentado un dictamen contrario.

Agentes concentrados en la plaza del Ayuntamiento durante la protesta. LNE

En el apartado de las preguntas y proposiciones urgentes, el oposición y el gobierno tuvieron ocasión de despachar algunas cuestiones. La de las fiestas de San Mateo fue una de las más reiteradas, y la concejala de Festejos, Covadonga Díaz, tuvo ocasión de detallar recaudaciones, costes e invitaciones repartidas en las actuaciones de la Ería. Más allá de esta enumeración, a la pregunta dirigida al Alcalde por Somos sobre un hipotético cese de la concejala, Canteli fue claro: "No voy a cesar en ningún caso a la concejala, estoy enormemente satisfecho con su trabajo". Además, a las consideraciones de Rubén Rosón de que la manifestación que protestó por las fiestas fue "histórica", el regidro señaló que no todos eran vecinos de Oviedo y que los que "molestaron" en el pleno se habían descalificado a sí mismos.

En otro plano, el concejal Luis Pacho anunció que la Consejería de Educación sacará "en breve" una nueva licitación del IES de la Corredoria con un incremento del presupuesto de "ocho millones de euros aproximadamente". También afirmó que las obras del de la Florida van "en buena marcha y según cronograma".

Vox no dejó pasar la oportunidad de volver a meter el dedo en las heridas entre Ayuntamiento y Universidad, y preguntó por el conflicto vivido durante la Noche Blanca, cuando el rector mandó que se suspendieran las visitas guiadas a la Escuela. Canteli salió a defender su posición. "Si defender los intereses de Oviedo es insultar, entonces sí insulté, pero yo no insulté a nadie, solo fijé las posiciones de esta institución. Si alguien ofende a Oviedo y a mí personalmente, porque era uno de los que acudía a la visita, fue el Rector. Esa actuación estaba autorizada para concierto y las visitas guiadas, y parece ser que cuando se entera de que iba Canteli para recorrer muchos espacios, automaticamente clausura la entrada para todos. Es un agravio termendo. Ese es el señor rector de la Universidad de Oviedo", remató. Además, a la pregunta de la portavoz de Vox, Cristina Coto, sobre una supuesta pérdida de titulaciones en Oviedo, el Alcalde aseguró que su equipo está defendiendo "que no sea una sangría" y pidió ayuda: "Tenemos que defenderlo unidos".

Compartir el artículo

stats