Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Corredoria baja la tensión

El centro de salud recibe la acreditación de la Sociedad Española de Hipertensión, "un reconocimiento al trabajo en equipo y al esfuerzo"

Ana Piera, con el teléfono, hace un selfi junto a sus compañeros del centro de salud de La Corredoria. | Luisma Murias

El centro de salud de La Corredoria ha sido acreditado por la Sociedad Española de Hipertensión. Es un reconocimiento "al trabajo en equipo y al esfuerzo", aseguró la médica Ana Piera, que coordinó los trámites para que la consulta ambulatoria del equipamiento sanitario disponga de este sello de calidad.

Fue en septiembre de este año cuando realizó la solicitud, con las credenciales de la labor del centro para el buen diagnóstico y el control de la hipertensión arterial. Entre los requisitos para lograr la acreditación, que cumple el centro de salud de La Corredoria, figuran los de ser centro docente, ya que tiene estudiantes de la facultad y residentes, y disponer de publicaciones.

También se tiene en cuenta las investigaciones en las que participa el equipamiento sanitario y la realización de determinadas técnicas. La monitorización de la presión arterial (MAPA) y el llamado índice de presión arterial tobillo-brazo (ITB) son dos de las pruebas que se llevan a cabo para comprobar los valores. Piera destacó la importancia de que "desde Atención Primaria busquemos, de forma proactiva, lesión subclínica, y actuemos cuanto antes". La misión de los profesionales de la medicina familiar y comunitaria, indicó, es "anticiparnos cuanto antes previniendo y tratando adecuadamente los factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial".

En la labor que desarrolla el centro de salud de La Corredoria en la detección y control de esta afección participan, apuntó la doctora, "todos los miembros del equipo, desde los médicos y las enfermeras, que realizan los procedimientos, y las técnicas en Cuidados Auxiliares de Enfermería que hacen los electrocardiogramas y son fundamentales también en la logística de las analíticas, hasta el celador, que se encarga de la correcta distribución de los pacientes y el apoyo logístico al equipo, y las compañeras administrativas, que gestionan las citas unificando tiempos de atención". Todos ellos han colaborado para que el centro de salud en el que trabajan haya conseguido la acreditación de la Sociedad Española de Hipertensión.

La labor desarrollada permite descubrir hipertensiones arteriales enmascaradas y mejorar el control de la afección en casos que son "más complicados o resistentes". Se recurre a la monitorización y la automedida, que se acompaña con la formación de los pacientes y sus familiares, explica Ana Piera, que hizo hincapié en que "esta acreditación supone un reconocimiento al esfuerzo, máxime con la sobrecarga asistencial existente, que impide poder realizar la labor docente e investigadora en jornada laboral".

La Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial fue creada en 1995. Nació de la unión de la Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial, creada en 1975 y la Sociedad Española de Hipertensión, constituida en 1988.

Su objetivo es el desarrollo científico de todos los aspectos relacionados con el mejor conocimiento de la afección junto con la divulgación a la población. La entidad tiene entre sus miembros a profesionales pertenecientes a distintas especialidades médicas y niveles de atención sanitaria.

Actualmente cuenta con 700 socios y más de 1.300 colaboradores. A la Sociedad Española de Hipertensión se dirigió Ana Piera para trasladar cuál es el trabajo que se desarrolla en el centro de salud de La Corredoria, que ha merecido su acreditación.

Compartir el artículo

stats