Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cronista de Noreña

El camión de Cornelio

El vehículo que se transformó en Noreña

Lo recuerdo perfectamente. Era un camión, camión de los pocos que había por la zona central siendo yo un niño, antes de que casi todos fuesen Pegasos. Hasta entonces era muy frecuente el reconstruir y ampliar los chasis que aún rodaban, montarles una cabina de otro modelo, la caja de cambios de otra marca y motores de otra tercera. Mi suegro me cuenta que transformó más de 200.

Este camión que nos ocupa procedía de un vehículo Mercedes utilizado en la guerra civil y años posteriores como ambulancia y como recogedor diario de leche por los pueblos de Langreo.

Fue adquirido por Daniel Cimadevilla Carbajal en 75.000 pesetas al Garaje El Cubano en la Felguera, local que se dedicaba a guardería de vehículos, ubicada detrás del restaurante El Olivo y regentado por un señor procedente de Cuba. Estamos en el año 1956 cuando Daniel, con su lagar en Fuentespino en Argüelles, en la zona que era conocida -y ya no lo es- como La Revuelta del Coche, elaboraba la sidra marca Cornelio, nombre y apodo popular que aún mantienen sus descendientes, dos de ellos -tercera generación- regentando el popular restaurante como así se llama.

Pues Cornelio, tras hacer la citada operación, sometió al vehículo a la transformación más importante. De ambulancia a camioneta lechera, de camioneta lechera a robusto camión, utilizando para ello la cabina de un modelo Ford que aún lucía restos de su color rojo original, siendo acoplada por el "manitas" Miguel Muñiz Fernández, "El Chapista", en los talleres Condal de Noreña propiedad de José Ramón Blanco Sotura, más conocido por "Revolver" y posteriormente establecido en El Berrón al adquirir la marca Francisco Rozas. José Miguel realizó asimismo a golpe de martillo, las aletas y un artístico radiador cromado con la silueta al estilo del Partenón, coronándolo con la estrella de la marca Mercedes.

Fueron sus compañeros Natalio de Pola de Siero. Tino "El Torneru" de Noreña, Paco Rozas, Luis "Revolver" y alguno más que se me escapa, pero todos ellos buenos profesionales y grandes mecánicos.

A lo que íbamos: aprovechando el mismo motor Mercedes de seis cilindros con caja de 4 velocidades hacia adelante, llamaba la atención por lo cuidado que lo mantenían, encargándose de su conducción los hijos de Daniel, principalmente Joaquín y Daniel.

Lo que no pudimos conseguir fue la fecha de su matriculación con el número 86103 de Madrid, ya que solo localizamos hasta el año 1950.

Sí nos consta que estuvo durante 15 años repartiendo sidra de la propia familia "Cornelio" y de los lagares de Muñiz y Arbesú de Tiñana y Santa Marina respectivamente, así como recogiendo sacos de manzana que abastecían a estos lagares.

Compartir el artículo

stats