Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | Los equipos asturianos

Los cuatro retos del Oviedo para asaltar el play-off en la segunda vuelta

Mejorar en casa, defender más sólido, seguir formando futbolistas e integrar a Borja Valle, los desafíos para un equipo que habla abiertamente de promoción

Una segunda vuelta de retos

Una segunda vuelta de retos

Caretas fuera. La palabra “play-off” ya no es tabú en el vestuario del Oviedo. El cambio de año, el paso a la segunda vuelta y las sensaciones acumuladas en los últimos meses han hecho a los futbolistas dar un paso más. Al menos en el aspecto teórico. Ya no se evita hablar de la promoción, aunque esté a 7 puntos de distancia, y se señala a los 6 primeros como objetivo para la segunda vuelta. Pero el camino al éxito no es sencillo. Los azules necesitan conjugar una distancia importante y para lograrlo tienen diferentes áreas de mejora. El rendimiento en el Tartiere y en las acciones a balón parado son dos de los aspectos que necesitan mejores números. En el camino, Ziganda quiere mantener su apuesta por los chicos de la casa y encontrarle un hueco a Borja Valle, el único mercado invernal, llamado a marcar diferencias en la segunda vuelta.

Los números en casa, mejorables. Es, quizás, el área de mejora más evidente de la presente temporada. Las cifras en el Tartiere no son preocupantes pero sí mejorables. Sobre todo, para un aspirante al play-off. Ahora mismo, el Oviedo es solo el 14.º local de Segunda, un reflejo de su trayectoria irregular en la Liga. Ha sumado 14 puntos de 33 en juego; es decir, solo el 44% de los puntos en juego. Mejorar ampliamente el saldo ante los 10 conjuntos que aún deben visitar Oviedo es obligatorio para dar un paso adelante de autoridad. Albacete, Lugo, Zaragoza, Leganés, Ponferradina, Las Palmas, Girona, Sabadell, Málaga y Mirandés son los que quedan por pasar por el estadio carbayón.

Simone Grippo.

Construir una defensa sólida. José Ángel Ziganda no ha dudado a la hora de señalar a las jugadas de estrategia defensiva como uno de los puntos de mejora de cara a la segunda vuelta. Lo hizo recientemente en su entrevista con LA NUEVA ESPAÑA. “Mostramos demasiada debilidad en la estrategia defensiva”, indicó. En la defensa, 22 goles en contra, está un punto claro a mejorar. No es que los números sean para tirarse de los pelos pero están, en todo caso, lejos de los de un conjunto que quiere pelear por el play-off: ninguno de los seis primeros pasa de 15 tantos en contra. En la búsqueda del entrenador, también están los nombres. La defensa ha sido la línea más sometida al cambio desde la primera jornada. Nieto es indiscutible en la derecha; a partir de ahí, alternativas.

Javi Mier

Mantener la apuesta por la cantera. Es marca del entrenador, y un motivo de orgullo para el aficionado. El Oviedo de la primera vuelta ha logrado acentuar el sentimiento de pertenencia. Porque los minutos en el fútbol profesional de los Mier, Borja, Jimmy, Riki, Lucas o Viti redunda en la sensación de que hay una intención clara de dar paso a los que vienen de abajo. La segunda mitad de la campaña está llamada a convertirse en la del impulso de los azules en la tabla, para pelear por fin por los primeros puestos, pero en ese camino ascendente, el cuerpo técnico no quiere perder la esencia, la identidad que se ha construido. Y un factor de peso es la apuesta por la gente de la casa.

Borja Valle

Un sitio para Borja Valle. Es el único fichaje hasta la fecha. Y podría no estar acompañado de ninguno más. En el Oviedo se celebró con especial alegría la llegada de Borja Valle, su regreso, al Carlos Tartiere. El club estuvo ágil y supo cerrar una operación con varias aristas: había interés de otros equipos, como la Ponfe, y las normas cambiantes de la Liga no facilitaban el camino. Pero se logró su llegada hasta junio y ahora le toca al berciano mostrar su capacidad de desborde, talento y gol. De Ziganda dependerá en buena parte encontrarle acomodo en sus planes.

Compartir el artículo

stats