Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Oviedo de luces largas: quiere atar a Rubén Reyes con un contrato de 3 años

La propuesta tiene que ser aprobada por México, más favorable a contratos cortos | El asturiano debe antes desvincularse del Rayo Vallecano

Federico González, en el Tartiere

Federico González, en el Tartiere Irma Collín

El proyecto tiene forma y solo los plazos de la competición impiden que sea oficial. Rubén Reyes es el elegido por el consejo de administración del Oviedo para hacerse cargo de la dirección deportiva de la entidad azul. Es una apuesta fraguada en Asturias que cuenta con el visto bueno de México. Criterio, esta vez sí, coincidente. Y al que solo le falta un trámite: la desvinculación del asturiano del Rayo. Tiene contrato hasta 2024 pero en el Oviedo se mantienen el optimismo ya que, argumentan desde el club, Reyes tendría la promesa del conjunto madrileño de dejarle libre para poder firmar con el Oviedo. La palabra de Martín Presa, presidente rayista, le daría la libertad y le pondría rumbo a la capital del Principado. Cuando se formalice, Reyes llegará con un contrato de larga duración, siempre que México dé el Ok. Al menos de tres temporadas, según fuentes cercanas a la operación.

Esa es la idea que maneja el club azul, aunque aún queda darle forma contractual. Incluso no se descarta que pueda ser de mayor duración, con alguna campaña extra condicionada. La idea es que la apuesta por la dirección deportiva tiene que tener cierta perspectiva. Se entiende desde la entidad que no es como el caso del entrenador (Ziganda ha renovado en dos ocasiones por un solo año) ya que la dirección deportiva necesita de estabilidad para lanzar un proyecto. De ahí que la duración sea mayor.

La propuesta para construir un proyecto a largo plazo aún debe pasar el filtro de México. En realidad, como sucede con todas las decisiones de calado. En este caso, además, existen algunas dudas en la propiedad. En principio, Elías prefería atar a un director deportivo con un contrato de menor duración. La insistencia de Federico González y el consejo podrían convencerle.

Ofrecerle 3 años refrendaría además la apuesta de Reyes por el Oviedo. Para el exfutbolista supondría un paso adelante, al dejar una secretaría técnica para encabezar un proyecto como director deportivo, pero tendría que renunciar a la estabilidad de los 3 años que tiene ahora mismo firmados con el Rayo, tras la decisión de Martín Presa de ampliarle el contrato hace algunos meses.

El entendimiento entre el Oviedo y Rubén Reyes es total. El club entiende que el asturiano puede liderar el nuevo proyecto desde los despachos y el rayista está ilusionado con su paso al escenario principal después de su alabado trabajo en la secretaría técnica del Rayo Vallecano. Incluso Arturo Elías, que ha seguido el proceso en la distancia y ha aportado algunas ideas, ha dado el visto bueno para que sea Reyes el que comande el proyecto.

Rubén Reyes, en una charla táctica con el Rayo. | LNE Nacho AZPARREN

Lo que más se valora del asturiano es su amplio conocimiento de la categoría, así como de algunas ligas extranjeras. Se entiende que su adaptación sería inmediata ya que conoce al Oviedo, la situación de la plantilla y las necesidades que tiene. Precisamente, ese conocimiento de la categoría es la que hizo que otras candidaturas, de directores deportivos con más experiencia y caché, perdieran fuerza para los dirigentes azules. En las oficinas del Tartiere se defiende que el elegido deberá tomar decisiones de forma inmediata; en pleno junio no se puede esperar a periodos de adaptación.

La relación de Reyes con los miembros del consejo, y en especial con Federico González, es estrecha desde diciembre de 2019. Él fue el elegido por el club para suceder a Michu, una vez que el exfutbolista decidió dar un paso al costado y dejar la entidad carbayona. Hubo incluso una reunión presencial con el que estaba destinado a ser director deportivo, pero el fichaje se frustró ante la oposición de Martín Presa: consideraba a Reyes parte importante en el funcionamiento del Rayo. Pero el contacto entre las partes se mantuvo.

El Oviedo solo tiene a 12 futbolistas con contrato asegurado el próximo curso

decoration

De concretarse su llegada, el asturiano tendrá una ardua labor por delante. El Oviedo solo tiene a 12 futbolistas con contrato asegurado el próximo curso: Femenías, Arribas, Grippo, Christian, Mossa (estos dos últimos ampliaron su vinculación por cumplir con los objetivos), Javi Mier, Jimmy, Riki, Sangalli, Borja Sánchez, Viti y Obeng. Además, con Lucas está cerrado el acuerdo para su continuidad, pendiente de que se firme.

Una de sus primeras labores será la de tratar las renovaciones de Nieto y Tejera, dos casos con algunas similitudes: acaban contrato el 30 de junio, interesan al Oviedo pero tienen buen cartel y pretendientes en la categoría. Junto a las renovaciones, la labor de reforma de la plantilla, que empezará por Tomás Sánchez, lateral izquierdo que acaba contrato en el Badajoz y con el que negocia el Oviedo. La idea, se insiste desde el club, es la de construir un proyecto.

Compartir el artículo

stats