Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Oviedo se ahorra más de tres millones de euros con las salidas

Rubén Reyes, en el Tartiere

Rubén Reyes, en el Tartiere

Cuentan en el Oviedo que nadie en el club se echó las manos a la cabeza cuando Arribas comunicó su intención de poner rumbo a la Liga griega. Se perdía un líder en la defensa, se ganaba un espacio importante en el siempre preocupante límite salarial. El vaso medio lleno.

La previsible salida de Arribas al Aris de Salónica, que ayer se estaba ultimando, evidencia la estrategia de Rubén Reyes en el mercado de fichajes. La premisa es ahorrar lo máximo posible y dedicar los recursos económicos a los puestos claves.

El ahorro en salarios está siendo muy elevado. De momento, se han ido doce jugadores contando a Steven, que ayer rescindió con el club azul y firmó por el Marino de Luanco. Tras todas las marchas, el Oviedo ha conseguido liberar más de tres millones de euros en el tope salarial, según fuentes del club azul. Se trataría de casi la mitad de lo que en estos momentos el club calcula tener de capacidad para invertir en su plantilla: unos seis millones.

Y es que esa es la parte negativa para el club. El ahorro en los salarios no se notará tanto como quisiese Reyes debido a que por la pandemia y la bajada de ingresos el club azul verá reducido su límite salarial casi con total seguridad. Salvo ayuda económica de México o la llegada de un importante patrocinio, que se busca, el Oviedo contaría con menos recursos que en años anteriores. La parte positiva es que es un problema general en la categoría que no solo afecta el club azul.

El mercado va a la baja. Por eso ajustar lo máximo posible los sueldos resulta fundamental. Cada salida tiene su miga. Arribas tenía uno de los sueldos más elevados de la actual plantilla. Al igual que Tejera. Ambas marchas siguen el mismo patrón porque se trata de jugadores con peso en la plantilla y en los planes deportivos. Reyes le ofreció la renovación al centrocampista catalán, que aceptó una mejor oferta en el Cartagena. Arribas tiene contrato. Con Carlos Hernández, que tenía otro salario importante en el escalafón, el asunto fue diferente.

El jienense finalizó una etapa de cuatro temporadas y el club no le ofreció la renovación. Es el mismo caso que Diegui, Rodri y Borja Valle, que tampoco tuvieron la posibilidad de seguir en el club. El capítulo de salidas varía en Juanjo Nieto, que se fue al Almería y triplicó el sueldo que percibía en el Oviedo, de los más bajos de la plantilla. Esa salida es la que más duele en el club azul, donde consideraban al castellonense un valor de futuro. El resto de salidas en el Oviedo fueron de jugadores cedidos: Brazão, Edgar, Nahuel y Leschuk. El extremo y el delantero argentino también tenían sueldos importantes que el Oviedo compartía con sus clubes de origen.

Reyes, teniendo en cuenta la confección de la actual plantilla, se centra en cerrar al menos ocho fichajes para equilibrar el equipo. La defensa, pese a la previsible salida de Arribas, es la línea que ofrece más seguridad tras el fichaje de Costas. La entidad tiene en el radar a Juan Ibiza y también se busca un portero. Lo que preocupa en el club es el centro del campo, la zona más despoblada. Rubén Reyes sigue apretando por Luismi, el objetivo. La opción de Cheik Doukouré, por el que se interesó el Oviedo, se ha enfriado. El segundo foco de preocupación es la delantera. El club quiere acertar en el ariete deseado. Borja Bastón, con varias ofertas de la categoría, es uno de los jugadores sondeados por el Oviedo.

Compartir el artículo

stats