Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crónica del Cultural 2 -1 Oviedo: Los azules se derriten en León

Los del Cuco pierden por primera vez en la pretemporada ante la Cultural y Obeng vuelve a reivindicarse con otro gol

Grippo trata de rematar dabeza en el área de la Cultural. | Lof

Grippo trata de rematar dabeza en el área de la Cultural. | Lof

El plan del Oviedo se derritió ayer en el horno de León. El equipo azul cayó ante la Cultural Leonesa (2-1), en un encuentro disputado en el área deportiva de Puente Castro, a las afueras de la ciudad, donde se entrena habitualmente el equipo leonés, de Primera RFEF.

Allí, en Puente Castro, a treinta grados, bajo un sol abrasador y un millar de aficionados, perdió por primera vez en el verano el Oviedo tras mostrarse muy perdido en todo el partido. El equipo del Cuco, con solo dos fichajes sobre el césped, únicamente creó peligro en algún destello individual. Alegría veraniega para la Cultural del exoviedista Cerrajería, que anotó ayer el tanto de la victoria en el debut en la pretemporada de su equipo. 

El Oviedo intentó crecer a través del balón. Es la regla no escrita del conjunto azul: 4-3-3 como seña de identidad. En el primer acto el citado plan solo funcionó al final. El Cuco formó con una alineación de teóricos titulares en la que solo partió de inicio un fichaje: el extremo Jirka, desdibujado en la mayoría de sus acciones. Costas, Calvo y Matheus no fueron convocados por precaución (tampoco Montiel, recién llegado) y Cornud esperó en el banquillo. 

El partido arrancó con el Oviedo siendo protagonista y Sangalli muy activo en el centro del campo, combinando mucho con Álex Suárez, que al menos en el verano parece asentarse de titular. Pero el control duró 15 minutos. Lo que tardó Aarón, de la Cultural, en enganchar un zurriagazo a bote pronto con la derecha que se coló por la escuadra de Femenías.

Nada pudo hacer el balear. Un gol de bandera, el primero que encajan los azules en el verano, para animar al millar de aficionado de Puente Castro. 1-0. El tanto le sentó mal al Oviedo, que se achicó y perdió el balón.

Borja Sánchez, como en muchas ocasiones del pasado curso, se transformó en el único recurso ofensivo azul y dejó buenas combinaciones con Mossa, de los más acertados ayer en el bando azul.

El Oviedo dispuso de su primera oportunidad a la media hora. Sangalli filtró un buen pase a Álex Suárez en el área, el balón acabó otra vez en el donostiarra y su tiro con intención lo desvió con pericia Dani Sotres.

La Cultural se intentó estirar por la izquierda gracias al habilidoso Buenacasa, pero el Oviedo puso una marcha más. Obeng probó suerte con la zurda, fácil para Sotres y Sangalli, otra vez, tiró un bonito sombrero en el área y su tiro se fue desviado. El Oviedo acabó la primera parte mejor de lo que la empezó. 1-0 al descanso, con pausa de hidratación incluida.

El Cuco introdujo un cambio al descanso. Javi Mier entró al centro del campo y Sangalli pasó al extremo derecho, su posición más habitual. Borja Sánchez fue el sustituido. Jirka cambió de banda, se puso en la izquierda, aunque siguió sin aportar. Ramón González, técnico de la Cultural, cambió a todo su equipo.

La modificación del Cuco funcionó: a los cinco minutos el Oviedo empató. Sangalli puso un balón largo en diagonal a Mossa, que se plantó en el área zafándose del contrario con un gran caño. El pase de la muerte le cayó a Obeng a placer, que empató el partido y anotó su tercer tanto de la pretemporada y sigue como máximo goleador azul. Tres partidos, tres goles, mientras se sigue negociando su marcha a Portugal.

Ziganda cambió al resto del pelotón: diez modificaciones de golpe. Y la alegría del empate le duró muy poco al Oviedo. Una buena internada por la banda izquierda de Empis acabó en un balón suelto en las botas de Cerrajería, exjugador del Oviedo, que la metió dentro tras un rebote. 2-1. El partido entró entonces en una especie de parón, con mucho menos ritmo. Al Oviedo le faltaba profundidad y acierto en el último pase y se plantó en el tramo final con pocas ideas. Volvió a dejar buenas sensaciones el pivote Yayo. La Cultural tuvo el 3-1 tras una buena combinación entre David López y Cerrajería. El primero de ellos se plantó solo ante Hórreo, que sacó una gran parada y evitó el tanto de la sentencia. El Oviedo recuperó la posesión, pero no creó casi peligro en el área de la Cultural a excepción de una buena internada de Cornud por la izquierda. Al final, 2-1 y primera derrota para el Oviedo en la pretemporada.

Jimmy, contento con el nuevo sistema. El mediocentro azul Jimmy dijo que “lo importante es sumar partidos y entrenamientos” y que su posición de pivote se encuentra “muy cómodo, siempre jugué ahí en categorías inferiores”.

El plan del Oviedo se derritió ayer en el horno de León. El equipo azul cayó ante la Cultural Leonesa (2-1), en un encuentro disputado en el área deportiva de Puente Castro, a las afueras de la ciudad, donde se entrena habitualmente el equipo leonés, de Primera RFEF. Allí, en Puente Castro, a treinta grados, bajo un sol abrasador y un millar de aficionados, perdió por primera vez en el verano el Oviedo tras mostrarse muy perdido en todo el partido. El equipo del Cuco, con solo dos fichajes sobre el césped, únicamente creó peligro en algún destello individual. Como el de Obeng, autor de su tercer gol en otros tantos partidos, mientras se negocia su marcha del club.

El partido arrancó con el Oviedo siendo protagonista y Sangalli muy activo en el centro del campo, combinando mucho con Álex Suárez, que al menos en el verano parece asentarse de titular. Pero el control duró 15 minutos. Lo que tardó Aarón, de la Cultural, en enganchar un zurriagazo a bote pronto con la derecha que se coló por la escuadra de Femenías. Un gol de bandera, el primero que encajan los azules en el verano.

El Oviedo puso una marcha más. Obeng probó suerte con la zurda, fácil para Sotres y Sangalli, otra vez, tiró un bonito sombrero en el área y su tiro se fue desviado. El Oviedo acabó la primera parte mejor de lo que la empezó. 1-0 al descanso.

El Cuco introdujo un cambio al descanso. Javi Mier entró al centro del campo y Sangalli pasó al extremo derecho, su posición más habitual. Borja Sánchez fue el sustituido. Jirka cambió de banda, se puso en la izquierda, aunque siguió sin aportar.

La modificación del Cuco funcionó: a los cinco minutos el Oviedo empató. Sangalli puso un balón largo en diagonal a Mossa, que se plantó en el área zafándose del contrario con un gran caño. El pase de la muerte le cayó a Obeng a placer, que empató el partido.

La alegría del empate le duró muy poco al Oviedo. Una buena internada por la banda izquierda de Empis acabó en un balón suelto en las botas de Cerrajería, exjugador del Oviedo, que la metió dentro tras un rebote. 2-1. El partido entró entonces en una especie de parón, con mucho menos ritmo, y el Oviedo recuperó el control pero sin peligro.

Compartir el artículo

stats