Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Territorio Obeng: el regreso al Tartiere le devuelve al primer plano

El ghanés recuperará su puesto en el choque del lunes en el Tartiere, donde ha anotado en tres de sus últimos cinco partidos

Obeng celebra su gol ante el Mirandés. | Juan Plaza

La fórmula, por repetida, se ha convertido en rutina: Obeng juega en el Tartiere, Mier lo hace fuera de casa. En el trasfondo, una cuestión más táctica que de nombres. Incrustar a Mier en la media punta le permite a Ziganda ganar peso en el centro del campo, dos piernas más, y además con oxígeno y dinamismo. También ayuda en la presión. La apuesta por Obeng, sin embargo, apunta a mayor presencia en el área rival y a una labor de desgaste de los centrales enemigos de la que otros atacantes se aprovechan. El Cuco ha encontrado el equilibrio con esta fórmula mixta.

Y el regreso del Oviedo al cobijo del Tartiere vuelve a situar en el primer plano a Obeng. Lo hace además con la intención de incrementar su cuenta anotadora, después de que en el último choque en casa lograra abrir la lata con el 1-0 en una pulcra definición. Obeng tiene ante sí, y siempre que se mantengan los planes del técnico, dos oportunidades más en el once para seguir aportando al Oviedo.

El matiz introducido por el Cuco en la segunda vuelta tuvo que ver con el intento por poner remedio a una inercia que llevaba, poco a poco, al equipo a alejarse de los puestos punteros. El Oviedo fue corrigiendo su trayectoria en el Tartiere hasta convertirlo en un fortín, pero el equipo sufría demasiado cuando tenía que hacer las maletas.

Probó el entrenador con reforzar la defensa con una unidad más, tres centrales más carrileros. Y aunque triunfó en Burgos en su estreno (0-1), la medida no tuvo mucho más recorrido. Más adelante, fue imponiéndose la variante de tres en el medio. La labor de Mier, jugador multiusos, cuajó desde el primer momento y el Oviedo empezó a carburar también fuera.

Pero en casa, las cosas se mantienen como al principio. El Tartiere es el territorio de Obeng. Ziganda valora del ghanés especialmente su trabajo menos vistoso. Esa capacidad de llegar a la presión, el choque con los zagueros rivales y su trabajo para que Bastón no esté tan vigilado. Pero sus números ofensivos no son desdeñables.

El africano ya ha logrado 7 goles en la presente competición. Lo que le sitúa, por ejemplo, al mismo nivel que Blanco-Leschuk la temporada pasada, cuando se convirtió en el máximo anotador de los azules en una campaña con el protagonismo anotador repartido.

Obeng ha jugado hasta la fecha 1.952 minutos, 1.217 en casa y 735 fuera, siendo uno de los habituales en los planes del técnico. El paso de las jornadas le ha convertido en recurso casi exclusivo para los choques en casa. Sin embargo, sus números indican que su capacidad anotadora es más fluida fuera de casa.

De los 7 tantos anotados hasta la fecha, 4 han sido en el Tartiere y 3 a domicilio. En casa, Obeng anota cada 304 minutos. Fuera, festeja una diana cada 245 minutos. Su acierto, sin embargo, se ha ido puliendo en las últimas semanas: en sus 5 partidos más recientes ante su público, Obeng ha anotado tres dianas.

Compartir el artículo

stats