Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Femenías explica su marcha del Oviedo: "Quería seguir, pero era el momento de un cambio"

"Tito me presentó una oferta y Rubén Reyes me quería renovar", dice el ya exportero del Oviedo

Femenías, en El Requexón MIKI LOPEZ

Joan Femenías, ya exportero del Oviedo tras decidir no aceptar la oferta de renovación del club azul, explica los motivos de su adiós y hace balance de su etapa en Asturias en esta entrevista con LA NUEVA ESPAÑA. El balear asegura que le hubiese gustado seguir, pero recalca que "era el momento de un cambio".

-¿Por qué se va?

 -En el fútbol lo más importante siempre es el club, en este caso el Real Oviedo. Ha habido cambios importantes en estos últimos meses y ahora la situación es diferente.

 

-¿En qué sentido?

-El anterior director deportivo firmó a otro portero y en estos momentos había tres en la plantilla, aunque tengo que decir que Rubén Reyes siempre me transmitió su confianza y su intención de renovarme. Tito, a su llegada, creo que se encontró con una situación inesperada en la posición de portero. Llega un momento en el que uno tiene que tomar decisiones. Me hubiese gustado seguir en el Oviedo, pero no puedo decir mucho más.

Femenías se pone los guantes en El Requexón. | Miki López

Femenías se pone los guantes en El Requexón. | Miki López Nacho Azparren

 

-¿Tito le presentó una oferta de renovación?

Sí, hubo una oferta, pero todo condicionado a cómo estaba la situación de la portería. No quiero entrar en detalles, porque lo importante es el club

 

-¿Rechazó la oferta por un motivo económico?

-No, no tiene nada que ver. Yo tengo mis sueños e ilusiones y creo que lo mejor en este caso era un cambio, aunque repito que me hubiese gustado seguir. Algún día hablaremos tranquilamente y se podrá decir todo. Quiero dejar claro que la afición del Oviedo es lo más importante, es lo que mueve el club y donde se tiene que poner el foco. Ojalá dentro del club se le de importancia a la masa social con gente como Gabri, Lito, Laura y otros empleados del club.

 

-¿Le molestó que el club no moviese ficha antes para renovarle?

-No, no me molestó. El Oviedo está por encima de todo, de cualquier persona o de cualquier jugador. Si hubiese sido mejor hacerlo de una forma u otra se podrá valorar con el tiempo. La portería está muy bien cubierta.

 

-¿Qué pensó cuando se enteró del fichaje de Quentin Braat?

 -Lo asumí, estábamos en un momento delicado de la temporada, las cosas se hicieron así y lo respeto. Me motivó para estar más centrado, que nos estábamos jugando mucho. Yo no sabía nada.

Femenías es agredido por futbolistas del Sporting tras el derbi en El Molinón Juan Plaza / Marcos León

-¿La marcha de Ziganda influyó en su decisión?

-No tiene nada que ver, estoy muy agradecido al míster y al cuerpo técnico. Además de demostrarme siempre su confianza, ha hecho cosas buenas para el club, a nivel deportivo e institucional es importante. Me ha demostrado que es un paisano, y la verdad es que no siempre te cruzas con gente así. Mi decisión no tiene nada que ver con Ziganda.

 

-¿Con quién habló del club?

-Con Tito un par de veces. Creo que el club ha acertado con su fichaje, es una persona que tiene los valores del Oviedo y le deseo mucha suerte.

 

-¿Llegó a hablar con Bolo?

-No.

-¿A dónde se va?

-Todavía no tengo equipo, voy a sentarme con mis agentes, tengo diferentes opciones y en breves tomaré una decisión.

 

 -¿Recuerda la primera llamada del Oviedo?

-Sí, por supuesto. Me llamó Arnau para convencerme, aunque no había mucho que pensar. El Oviedo era el sitio donde quería estar, por historia y por masa social. Fue una de las mejores decisiones que tomé. Llegué sin ser muy conocido, tras haber jugado poco y siempre estaré agradecido al equipo y a la ciudad por darme la oportunidad de crecer profesionalmente.

-Era tercer portero del Fuenla y se va como titular del Oviedo.

-Siempre he estado muy a margen de comentarios. Me he centrado en el día a día, en dar siempre lo mejor de mí y en terminar cada entrenamiento con satisfacción. Yo trabajo todos los días: no regalo uno. He tenido la suerte de jugar, de hacer las cosas bien y de sentirme buena persona.

 

-¿En qué ha mejorado?

-He crecido a nivel deportivo y he tenido la oportunidad de estar en un sitio muy grande, de vivir una experiencia que nunca había vivido. Me gustaría haber mejorado como persona. En este tiempo he vivido situaciones familiares difíciles, que no se pueden controlar. Ahora creo que soy mejor a nivel personal. 

 

-Arnau fue muy importante para usted

-Tuve siempre muy buena relación y desde que me fichó fue un tipo mu claro. Me conocía de mi etapa en el Villarreal y apostó por mí. Siempre me dio consejos y confianza y me acordaré de él toda la vida. 

 

-¿Cómo llevaba las críticas?

-Hay que saber entender la vida y el fútbol. Todo es respetable y yo estoy encantado con la ciudad y con la afición del Oviedo, que es la mejor de España. Los desplazamientos eran un espectáculo y por la calle siempre hay alguien que te dice algo. He recibido críticas y estoy muy agradecido a ellas, porque han sido constructivas y siempre he tenido el apoyo de la gente.

 

-Dígame un momento bueno

-Sin duda, las tres victorias en los derbis, ya que son momentos únicos que te quedan en el corazón por cómo lo vive la gente y por lo que supone para la ciudad. También me quedó con este tramo final de Liga, por ver la ilusión de nuestra afición. Ojalá que el sueño se cumpla pronto.

 

-¿Cuántas veces le recodaron la agresión que soportó en el derbi?

-Muchas: todavía me lo recuerdan. Me siento muy agradecido por cómo respondió la afición y la gente del fútbol. También orgulloso por mi reacción y por la forma de llevarlo y actuar en una situación que no era nada fácil.

 

-¿Su mejor versión apareció en este tramo?

-Sí. En los últimos meses pasé un momento personal muy malo después del encuentro ante el Valladolid, en diciembre. Fue una época complicada y me ayudó para entender el fútbol y darle el valor que tiene. Conseguí dar un empujón y me siento orgulloso de cómo afronte esa situación.

 

-También hubo momentos malos

-Evidentemente el peor fue la pérdida de Arnau. También el día que no nos clasificamos para el play-off. De todos modos, no puedo hablar de momentos malos a nivel deportivo. Ojalá hubiésemos conseguido el play-off, pero el Oviedo está en crecimiento y va a volver donde se merece tarde o temprano.

 

Compartir el artículo

stats