Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contra el tedio, Koba; la solución de Bolo para dinamizar al equipo

El francés, pretendido por el Lugo en verano, será una de las novedades el domingo en Lugo en el intento por mejorar el juego en el centro del campo

Koba, durante el entrenamiento de ayer. | Miki López

Los jugadores salen al campo pasados 15 minutos de la hora fijada. Antes, hubo activación en el gimnasio. Dos personas cierran el grupo, en una intensa charla. Son Jon Pérez Bolo y Koba Koindredi, en un ejercicio que, ante los ojos externos, parece encaminado a aclarar lo que sucederá el domingo en el Anxo Carro. Bolo es el encargado de encontrar un camino que lleve al Oviedo a una versión más alegre, más ofensiva y, por supuesto, más triunfadora. Koba es una pieza maestra en el plan del entrenador. Contra el juego tedioso del Oviedo en las últimas semanas, el talento de Koba.

La charla se cierra en cuanto el grupo llega al escenario programado para un torneo de "fut-tenis" en la relajada sesión de ayer, de puertas abiertas, en El Requexón. El banco de pruebas tuvo lugar el miércoles, en el entrenamiento sin público ni medios en la ciudad deportiva. Un choque intenso ante el Vetusta que se saldó con goleada para los mayores. La mejor vitamina contra la sequía que mantiene al equipo sin celebrar un tanto en los últimos 254 minutos de Liga.

Y en ese plan para lograr nuevos bríos entra Koba. El francés es un futbolista diferente, un espíritu libre. Juguetea con la pelota mientras que se organizan los equipos, prueba lanzamientos con Montoro de improvisado portero mientras el resto recoge sus cosas. Se queda al final, junto a Rama y Flores, ensayando faltas directas. Tiene algo de aquel que disfruta del fútbol como un juego de niños.

Esa mentalidad también conlleva algunos riesgos. Como sucedió en Santander, en su estreno. Nadal salvó el triunfo en una acción en la que Koba había perdido el sitio de forma evidente. "Son sus ganas de irse adelante", le excusó Bolo. O ante el Levante, cuando en el inicio de la acción que supone el empate visitante, un saque de banda al área, el galo se despista y pierde su marca. El centrocampista irá puliendo los defectos conforme vaya sumando minutos, argumentan en el club azul. Y Bolo parece dispuesto a darle vuelo.

Fue el técnico uno de los principales impulsores de su contratación. Tito le conocía de Valencia, le había visto competir y entrenar, y a Bolo los informes y los videos le abrieron una sonrisa. Era precisamente lo que buscaba para dinamizar su centro del campo. Que la confianza en su juego es total se vio a su llegada, Con apenas un par de entrenamientos, le introdujo en el campo al descanso del choque en Santander. Desde entonces solo se ha caído del once el pasado sábado ante el Ibiza. "Queríamos tener equilibrio", expuso Bolo tras el choque, justo antes de reconocer que no habían logrado desactivar al rival.

Ahora, Koba apunta al once. Está por ver cuál es su rol. Puede actuar en el 4-4-2 como lo ha hecho hasta ahora, con licencia para sumarse al ataque y pisar campo rival. Si Bolo opta por reforzar la medular, con la entrada de otro pivote, el galo podría ser recompensado con más libertad, con alguien cubriéndole las espaldas. En todo caso, estará en el equipo.

Y lo hará en un escenario con miga. Ante el Lugo, uno de los equipos que suspiró por contar con él el pasado verano. El interés del conjunto gallego venía de la mano de su entrenador, Hernán Pérez. El ovetense tiene en gran estima al centrocampista de seguir al Valencia Mestalla la pasada temporada, cuando dirigía al juvenil del Real Madrid. El Lugo trató de cerrar la cesión del centrocampista, pero el fuerte interés del Oviedo inclinó la balanza hacia el azul.

César Gómez, médico de Pachuca, presente


Vestido con el chándal oficial del club, como ya ha sucedido en los últimos días, César Gómez, responsable de los servicios médicos de Pachuca sub-20, siguió a pie de campo las evoluciones de los pupilos de Bolo. Es otro ejemplo de las sinergias entre el máximo accionista del club, ya que Gómez lleva unos días en la ciudad para echar un cable al equipo. Al comienzo de la sesión, se interesó por el estado de Marco Sangalli. El extremo tiene algunas molestias en la pierna derecha y no participó con sus compañeros en los ejercicios de fut-tenis, trabajando al margen junto al preparador físico Álvaro Cuello. David Costas se quedó en el gimnasio y Borja Sánchez sigue en el parte de lesionados y es baja para las próximas semanas.

El club supera los socios del año pasado


La masa social de apoyo al Oviedo sigue creciendo semana a semana y el club hizo ayer públicos los últimos datos de abonados de la temporada 2022/23. Según publicó ayer la entidad azul, ya son 18.439 los socios con los que cuenta el Oviedo. La cifra se acerca a los 20.000, aunque aún es insuficiente para alcanzar la cifra marcada por los rectores azules como objetivo para la presente temporada. El curso pasado, con el equipo rozando los puestos de play-off y diversas campañas para añadir abonados temporales en la recta final, el Oviedo llegó hasta los 18.362 abonados. El número más elevado desde el regreso al fútbol profesional siguen siendo los 20.830 abonados registrado en la temporada 2017/2018, con Anquela como técnico.

Compartir el artículo

stats