Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de salud de El Berrón, al límite con dos médicos para seis mil vecinos

“Cada doctor atiende unas sesenta citas diarias y se generan esperas de hasta una semana”, denuncia el personal sanitario y administrativo

El exterior del centro de salud de El Berrón, ayer. | A. I.

El exterior del centro de salud de El Berrón, ayer. | A. I.

“Somos tres médicos, pero uno cogió vacaciones y no lo sustituyeron. Quedamos dos, con tres mil cartillas para cada uno, viendo sesenta citas diarias y generando esperas para atención de hasta una semana”. Lo cuenta, muy apenado, el doctor Carlos Fernández, quien hace un relato demoledor de la situación en el centro de salud periférico de El Berrón, donde trabaja.

Del centro dependen seis mil personas y Fernández explica que es uno de los que “más ratio de pacientes por médico tiene de Asturias”. Eso ya en una situación normal. Ahora, con la falta de personal, la cosa se complica aún más.

Indica Fernández que el problema se agravó hace pocos días. “Contábamos con que íbamos a estar completos y, al faltar uno, tuvimos que descitar a 70 personas para los siguientes días”, apunta. Además, los brotes de covid en residencias de la zona “y los casos de gente joven asintomática que dependen de la atención primaria, hace que estemos al límite”, añade.

El facultativo y sus compañeras de administración detectan que la gente “empieza a estar cabreada, aunque sean educados y no lo digan”. “Máxime cuando las listas de espera, por mucho que Sanidad diga que se dan citas de manera inmediata, empiezan a estar entre cinco y siete días”, señala.

La carga de trabajo se hace demasiado elevada “y hay gente que se está quedando de baja”, revela una de las trabajadoras del centro de salud de El Berrón.

Si su volumen de trabajo es muy alto, el de los médicos también. Fernández indica que él y su compañero facultativo atienden “más de 60 citas diarias cada uno”. Otro problema es que “las que no se pueden atender acaban saturando el servicio de urgencias de la tarde del ambulatorio de Noreña”.

La situación es francamente complicada y una de las trabajadoras que lleva allí quince años apunta que “la saturación es la tónica habitual, pero aún peor ahora en verano”.

Otra cosa que indigna a esta trabajadora es el poco peso que tienen a la hora de opinar. “Los administrativos no tenemos opinión, no nos escuchan y sabemos bien lo que se cuece en cada centro de salud. A nosotros no nos pusieron apoyo. Somos dos personas y cuentan el numero de citas que das en un día, eso no es el baremo de nuestro trabajo”, lamenta.

“No hay médicos”

También carga duramente contra la gestión de la Consejería el doctor Fernández. “No tenemos médicos. Por mucho que lo hayan dicho, eso no es cierto. No se cubren vacaciones porque no hay médicos, porque se jubilan. No tienen médicos ni para mandar a los centros de salud de las zonas de veraneo de Asturias. De momento, no están moviendo personal. Es nefasta la política que se está haciendo”, concluye el médico.

Los problemas en los centros de salud de Asturias han sido una constante desde antes incluso de que comenzara la pandemia. Llamativo en Siero fue el caso de Lugones, donde ya en 2018 se alcanzaban listas de espera de 15 días para una cita en primaria. La llegada del covid complicó aún más las cosas en la localidad, provocando manifestaciones de usuarios que enviaron varios centenares de firmas a la Consejería para solicitar que se interviniera el ambulatorio y se subsanaran los problemas de funcionamiento. En esta ocasión, la víctima de la situación es el centro periférico de El Berrón.

Compartir el artículo

stats