Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fresneda estrena instituto y una forma diferente de dar clase: “Queremos prepararlos para la vida actual”

El IES, una demanda vecinal de décadas, abre con 111 alumnos, 29 docentes y "nervios" entre algunos de los estudiantes

17

Primer día de Secundaria en el flamante instituto de La Fresneda

Entre una niebla densa llegaron por primera vez ayer los alumnos al instituto de La Fresneda. El centro arrancaba su andadura y los jóvenes reconocían cierto nerviosismo a la puerta de las modernas instalaciones. “Teníamos muchas ganas de empezar en La Fresneda y encima conservamos la mayoría de compañeros que llevan con nosotros desde Infantil. En ese sentido estamos tranquilas, pero por otra parte hay nervios al no conocer a los profesores y las instalaciones”, destacaba la joven Alejandra Posada junto a varias amigas.

De fondo música y una docente con un micro que iba indicando a los desorientados alumnos. “No tenía muchas ganas de empezar, pero al menos esta vez me queda justo detrás de casa”, comentaba, esperando a entrar, Santiago Costa, que inicia la etapa del Bachillerato previa a los estudios de “idiomas” que quiere realizar. Junto a él, Pablo Suárez, que decía estar “muy nervioso” por conocer el nuevo instituto. “Mañana ya no será para tanto”, espetaba entre medias un compañero.

Cuando dieron las 8.15 horas todos se adentraron en las entrañas del nuevo centro, quedando a la puerta una veintena de padres que les despedían con la mano. Entre ellos, Óscar López, celebrando no tener que llevar a su hijo al IES de Lugones. “Es un desahogo porque la mayoría de los padres vivimos aquí”, sentenciaba.

Tras dos horas de clases, llegaba el primer balance. La directora del centro, Isabel Rivera, explicaba como había sido la recepción a los 111 alumnos de la primera promoción del tan deseado IES de la urbanización: “Sabíamos que todos venían nerviosos, estrenando centro y etapa educativa. Les hemos puesto música y una profesora les animaba con el micro. Iban subiendo al centro y bajaban de grupo en grupo al salón de actos, para presentarles al equipo directivo, decirles las normas, lo que iba a haber. Han visto todos el instituto, que es espectacular, lo estrenan ellos y se les ve muy ilusionados”.

La directora destacó que desde el primer día han tratado de transmitirles la filosofía de la forma de educación innovadora que se llevará a cabo en el instituto. Se trata de un sistema de aprendizaje por proyectos, en el que buscarán la cooperación por equipos, agrupando las materias en cuatro ramas. “Queremos que la educación que reciban se sienta como propia del siglo XXI, prepararlos para la vida actual”, destacó Rivera.

Además de la presentación en el salón de actos, los chavales participaron en talleres de radio y televisión y en una tertulia dialógica. Novedades que continuarán durante toda la semana, “hasta que la próxima empiece el curso en sí mismo”.

Por el momento, los jóvenes ya tienen una tarea: responder a la cariñosa carta que les remitió la consejera de Educación, Lydia Espina. En ella, recalca que se trata de “un instituto especial”, ya que “está construido de manera diferente al resto, con aulas con paredes móviles que hacen las veces de pizarra y permiten cambiar el tamaño del aula”. Asimismo, destaca la Consejera el trabajo por proyectos y desea a los alumnos que puedan aprovechar este centro.

Así concluyó una odisea de casi una década, marcada por las constantes presiones de los vecinos de La Fresneda, que solicitaban al gobierno regional que les pusiera un instituto para no tener que llevar a sus hijos fuera. Por ello, la presidenta de la Plataforma Pro IES, Carmen Morán, se mostraba ayer “muy satisfecha”.

El IES de La Fresneda es el primero de los cuatro centros asturianos cuyo diseño se anunció ya hace unos años como punta de lanza de un nuevo planteamiento de edificación para equipamientos educativos, llamado a “revolucionar” los proyectos constructivos para este tipo de inmuebles, con “un innovador modelo arquitectónico y pedagógico para lograr una educación más inclusiva, equitativa y de calidad". El sierense llega a la meta el primero, porque los restantes incluidos en aquel paquete de un plan que recibió por nombre “Espacio de aprendizaje”-los ovetenses de La Corredoria y de La Florida y el plan de ampliación del Rey Pelayo, en Cangas de Onís- van con rertraso.

Se trata de un nuevo concepto de edificación, con espacios modulares, zonas tipo “plaza” para el encuentro y la convivencia de la comunidad educativa, espacios versátiles y “colaborativos” que promuevan el concepto de escuela abierta y participativa.

Compartir el artículo

stats