Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente A. Montes Álvarez

Mayores

Una población envejecida tiene pocas posibilidades de producir giros en la sociedad

Una población envejecida tiene pocas posibilidades de producir giros en la sociedad. El reposo, la abulia y la resignación que los años conllevan hacen una colectividad muy poco dinámica. La indocilidad es patrimonio de los jóvenes.

Desde instancias institucionales nos hablan de la mejoría y las economías de los ciudadanos son cada vez más estrechas. Dicen, dicen bien agestados y con euforia de justicia, que los pensionistas tendrán un “paga” para compensar el desequilibrio entre la subida del IPC y la de pensiones, pero la diferencia porcentual no se acumula sobre la subida primera para contar a efectos de la siguiente subida. Campesinos, transportistas, autónomos...

Todos padecen un incremento en sus costes productivos que los está ahogando. Nos hablan de un nuevo impuesto por circular por autopistas y autovías y se justifica diciendo que es para la conservación y porque existe en otros países. Los mayores siempre pensaron que para la conservación eran los impuestos sobre combustibles, pero no. Se llenarán los parabrisas de pegatinas: ITV, contaminación, impuesto de circulación. Habrá que conducir sacando la cabeza por la ventanilla. Lo del trabajo...

Podrían seguir enumerándose situaciones que a ojos de añosos fueron mejores. A la gente es fácil amilanarla. Que subió la electricidad, ya... Pero si hay un apagón, ¿qué electricidad vas a usar? Que subieron mucho los precios, ya... Pero si hay desabastecimiento, ¿qué vas a comprar? Y los ciudadanos aceptan estoicamente. Saben que es un problema que va más allá de dirigentes y que sus votos poco pueden cambiar el estilo social que se ha gestado y del que los veteranos somos muy responsables. Resignación. Por algo somos mayores.

Compartir el artículo

stats