04 de mayo de 2013
04.05.2013

Un paraíso a pie de calle

La sala gijonesa AVAart inaugura la muestra «La reconstrucción del Edén», un mundo de seres fantásticos y espacios oníricos

04.05.2013 | 00:00
Por la izquierda, Samuel Salcedo, Yolanda Tabanera, Paco García Barcos y Milicua.

Gijón, Luján PALACIOS


Seres con cuernos, cabezas amontonadas en una esquina, osos cuajados de perlas y collages que representan mundos imposibles dan la bienvenida al espectador a un espacio fuera del tiempo. Y a «un ARCO en pequeño» que estos días toma forma en la galería gijonesa AVAart (calle San Bernardo, 78), de la mano de seis artistas empeñados en «La reconstrucción del Edén». La muestra que ayer se inauguró en la sala permanecerá abierta hasta el próximo 15 de junio, y mientras tanto el espectador podrá disfrutar de «un nuevo territorio habitado por todo tipo de seres». Todos ellos «en diálogo entre sí, para crear un nuevo espacio evocador», explica Pablo Milicua, comisario de la exposición y artista participante en la misma.


Suyos son los «collages» oníricos elaborados «con mucha paciencia y minuciosidad», en los que se representan paisajes ideales, castillos imposibles creados a partir de fotografías recortadas de libros para componer un gran lienzo que merece la pena ser mirado en detalle. Como sucede también con los osos recubiertos de perlas y trozos de cerámica, que «unen lo tierno con lo lujoso», o las cornamentas de animales y la «nave espacial» transformada a base de intervención «kitsch» sobre la base de un artefacto infantil.


Las cabezas de grandes dimensiones de Samuel Salcedo, apiladas de manera estratégica, la obra de seres fantásticos de Marina Vargas y las composiciones coloristas de Paco García Barcos sobre niños pérfidos en la literatura infantil, con pegatinas de colores y minuciosas pinceladas, las piezas inquietantes de Koko Rico y las composiciones en esparto y vidrio de Yolanda Tabanera, a medio camino entre la gran joya y el perfecto adorno doméstico, completan un universo que, ante todo, «invita al espectador a soñar». Y también a viajar a espacios imposibles, a dejarse intimidar por seres diferentes y grotescos y a dejarse llevar, en definitiva, por una muestra que los propios artistas califican como «muy divertida».


Los interesados pueden desplazarse a un nuevo paraíso terrenal a pie de calle de martes a sábado, en horario de mañana y tarde. Como apunta el comisario de la exposición, «merece la pena explorar un rato».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014