Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lección de capacidades en el escenario

Dieciséis chicos con discapacidad intelectual ensayan el concierto con música de Emilio Aragón que se celebrará el 24 de febrero en Oviedo

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

"¡Presencia!", les pedía Nanna Sánchez. "¡Mirad a Inés!", continuaba. La coordinadora teatral del proyecto "Mosaico de Sonidos" dirigió ayer a los 16 chicos con discapacidad intelectual que participarán, junto a la orquesta Oviedo Filarmonía (OFIL) y la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA), en la interpretación de "La flor

Con los problemas propios del directo, y más tratándose de un ensayo, los chicos hicieron sonidos -cencerros incluidos-, bailaron la danza prima y leyeron fragmentos del cuento escrito por Saramago y que da nombre al proyecto. Pero, sobre todo, se lo pasaron bien, que es de lo que va el concierto.

Una de esas chicas es Sandra García, actriz de la asociación Plena Inclusión Asturias. Desde los 15 años toca el piano. Ahora tiene 21. Explica que su madre la apuntó también a clase de canto porque la escuchaba en casa. Ante los medios aseguró también que quería mucho a sus compañeros de reparto y que estaba muy contenta de estar ahí.

Su compañero de reparto el actor Roberto González coincidió con García y mostró orgulloso su traje. Él representa el árbol dentro del cuento "La flor más grande del mundo", así que tenía hojas por todo el cuerpo y hasta melocotones.

Otra de las participantes es María García, de 25 años. Ella hace sonidos y le encanta. "Lo estoy pasando muy bien", asegura. "Es un proyecto con mucha fuerza que nos está cambiando a todos los que participamos", afirmó Ana Mateo, gerente de la OSPA, ante los medios. María Riera, gerente de Oviedo Filarmonía, mostró la ilusión que les hace formar parte del proyecto. El maestro Óliver Díaz será el encargado de dirigir a ambas orquestas.

Junto a los chicos también estaban Marina Gurdzhiya, violinista de la OFIL, y John Falcone, fagot de la OSPA. Casilda Sabín, gerente de Plena Inclusión Asturias, destacó que sólo con el compromiso de la sociedad se puede llegar a la inclusión en disciplinas como la música. Con este proyecto, dijo, quieren mostrar eso mismo a la población. Los organizadores también aseguraron que no hay mejores ni peores, lo que hay es talento y todos son iguales. Algunos tocarán instrumentos más o menos sencillos, otros bailarán y actuarán, pero todo será en equipo.

"Mosaico de Sonidos" comenzó a desarrollarse en marzo de 2015 por 14 orquestas sinfónicas y ocho federaciones autonómicas de Plena Inclusión a través de talleres de creación sonora. En total, participan 228 personas con discapacidad. Todas ellas mostrarán al público, en trece ciudades españolas, conciertos nacidos del programa de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS), Plena Inclusión y la Fundación BBVA.

Emilio Aragón fue quien hizo la composición de la obra musical después de leer el cuento "La flor más grande del mundo" del premio Nobel de Literatura José Saramago. El polifacético artista cedió su uso al proyecto. "Buscábamos una música que fuera a la vez muy positiva, alegre y fácil de asimilar -explica Mikel Cañada, creador y coordinador de "Mosaico de Sonidos- y la encontramos en esta obra de Emilio Aragón, un compositor que siempre ha destacado por su sensibilidad social y que se prestó enseguida a colaborar con nosotros".

El proyecto incluye también la grabación de un documental de la directora asturiana Ángeles Muñiz que refleja su creación en todas sus fases. El concierto de "Mosaico de Sonidos" de Oviedo incluirá la danza prima de las "Escenas asturianas", de Benito Lauret, y "Cuadros de una exposición", de Modest Mussorgsky.

Además, será gratuito. Las entradas -como máximo, dos por persona- podrán recogerse a partir del día 1 del próximo mes, tanto en la taquilla del teatro Campoamor como a través de internet. Para el concierto del 24 de febrero sólo queda un mes. Será entonces cuando los dieciséis chavales podrán transmitir todo ese trabajo e ilusión al público. Porque, como recalcó la coordinadora teatral Nanna Sánchez, "todas las personas son capaces de emocionarse y de emocionar".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats