25 de marzo de 2017
25.03.2017
Sexo entre líneas

¿Piropo o acoso?

En una situación de acoso existe desequilibrio y la única persona que siente placer es la que comete el abuso

25.03.2017 | 14:05
¿Piropo o acoso?

Existe una diferencia muy clara entre los acercamientos positivos, de valor y de deseo hacia una persona y aquellos que invaden los espacios personales y faltan al respeto. Algunas personas parece que no tienen muy clara esta cuestión y podemos ver en la calle, en los bares y en los vídeos de Youtube.

Vamos a dar unas claves para saber cuando estamos hablando de piropo y cuando estamos hablando de acoso. Un piropo solo es un piropo si se dice o se hace en una relación de igualdad y de equilibrio. Sin poderes ni jerarquías. Existe consentimiento por parte de todas las personas que participan en la situación: Yo te digo un piropo y tú activamente lo aceptas. Provoca sensaciones positivas tanto a quien lo dice o lo hace, como a quien lo recibe. Se establece una dinámica de comunicación bidireccional real en la que existe posibilidad de réplica: Si no estoy de acuerdo puedo decirlo y mis palabras serán escuchadas.

En una situación de acoso existe desequilibrio. Ni estamos en el mismo plano ni tenemos en el mismo poder y no podemos decidir de la misma manera cuando la interacción empieza y cuando termina. El acoso no provoca sensaciones positivas a todas las personas que están metidas dentro del juego. Es muy probable que a alguna de las partes le incomode enormemente e incluso sienta rabia, dolor o tristeza.

El disfrute no es bidireccional. La única persona que siente placer es la que comete el abuso o el acoso. No hay consentimiento. Nadie le pregunta a la persona que recibe el supuesto piropo si quiere recibirlo o no quiere recibirlo y en muchas ocasiones no se produce una dinámica de comunicación real y por supuesto no existe posibilidad de réplica. En el caso de que la persona acosada trate de replicar se le insulta, se rechaza su actuación o no se le escucha. El ejemplo más típico es cuando una mujer es tachada de loca, histérica, exagerada o feminazi tras responder contundentemente a palabras, gritos o ladridos. Caminar o exponernos en un sitio público no quiere decir que nuestro cuerpo deje de pertenecernos. En los juegos de seducción la violencia no es una estrategia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


El Gobierno propone a la periodista Rosa María Mateo para dirigir RTVE

El Gobierno propone a la periodista Rosa María Mateo para dirigir RTVE

La candidatura ha sido consensuada con los grupos parlamentarios que apoyaron el decreto de...

Aída Nízar sufre un accidente cuando intentaba grabar un vídeo para Instagram

Aída Nízar sufre un accidente cuando intentaba grabar un vídeo para Instagram

La colaboradora de televisión, que no llevaba casco, se empotra contra un muro con su moto

Una limpiadora se cuela en el plató de ´Al rojo vivo´ en pleno directo

Una limpiadora se cuela en el plató de ´Al rojo vivo´ en pleno directo

La mujer no se ha percatado de que Ferreras ya había comenzado con el programa de La Sexta


Acusan a ´Espejo Público´ de manipular un reportaje sobre el machismo

Acusan a ´Espejo Público´ de manipular un reportaje sobre el machismo

El programa recibe críticas muy duras por un experimento en el que Claudia García es piropeada en...

La no renovación de RTVE

La no renovación de RTVE

Dos diputados del PSOE no fueron a clase, y otros dos metieron el sobre en el sitio que no debían

Enlaces recomendados: Premios Cine