Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "it-boy" que subió al Urriellu

El ovetense Miguel Carrizo, oráculo de moda y del buen vivir, organiza cada año en Ribadesella una verbena referente en la crónica social del verano

Carrizo posando un atardecer en la costa de Asturias. @MIGUELCARRIZO

Sin quererlo, Miguel Carrizo (Oviedo, 1983) se ha convertido en "influencer" y ha hecho de ello su trabajo. Es decir, Miguel es una persona cuya mera presencia en redes sociales lo encumbra como prescriptor ideal de cualquier marca, producto o motivo. "Ilcarritzi" o "Manlul" son sus señas en el ciberespacio, un medio en el que se maneja con soltura; si bien la vida de este polifacético asturiano va mucho más allá de internet. La pasada semana, Carrizo organizó una verbena siciliana para celebrar su cumpleaños en un caserío de Meluerda (Ribadesella). La fiesta, a la que asistieron unos 140 invitados, congregó a artistas y famosos de toda España desde las tres de la tarde hasta altas horas de la madrugada. Una cita en auge que cada temporada se va haciendo un hueco en la crónica social del verano español.

Aunque nacido en la capital del Principado, Miguel Carrizo vivió en Cangas de Onís con sus abuelos hasta los 6 años, luego se trasladó a Ribadesella hasta los 12 y desde entonces no ha parado de recorrer el mundo en una espiral de viajes y compromisos profesionales. Eso sí, sin olvidar la tierra que lo vio nacer, a la que vuelve "llueva o haga sol". Además, une a su familia. Miguel es el segundo de cuatro hijos en una estirpe de renombre (los Carrizo Bernaldo de Quirós), de los que él y su hermano mayor, Félix -relaciones públicas que vive en Nueva York-, se han perfilado como las caras conocidas. De su infancia, el "influencer" sólo tiene bellos retazos: "Recuerdo las largas tardes en la playa de Vega, donde andaba en bici de un lugar a otro jugando con libertad". Precisamente a ese arenal acude con asiduidad cada verano para llenarse "de energía" y hacer de guía de sus amigos enseñándoles la zona. Siente pasión por el paisaje asturiano. Y así, ha llegado incluso a escalar la cima del Urriellu.

"Cuando a los 12 años me marché a un pueblo de Gerona yo sabía cuáles eran mis raíces y regresar era muy importante para mí", cuenta. Tras iniciar estudios de Derecho en Barcelona, Miguel los abandonó rápido para cursar Periodismo, carrera que lo condujo a trabajar de redactor. Pero "tenía que ir más allá", y decidió mudarse a Madrid para formarse en interpretación, dedicando cuatro años a actuar en la capital.

Sin embargo, su verdadera ocupación llegó "por casualidad". "Un amigo me animó a crear una web para compartir mis experiencias, y tuvo muy buena acogida", confiesa. Eso fue lo que le abrió las puertas al mundo de la promoción on-line. "Ahora hago colaboraciones con diferentes marcas, integrando sus productos en mi contenido fotográfico que comparto a través de las redes sociales", explica. Además, escribe en el blog de moda de Gala González, uno de los más importantes del país.

A eso hay que añadir que Carrizo ha colaborado de Dj, modelo e incluso actor, pues, según dice, sus grandes aficiones son "el cine, los buenos conciertos, el vino tinto, las andaricas, los vinilos y Nina Simone". En definitiva, un "it-boy" asturiano de referencia.

Compartir el artículo

stats