Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una asturiana logra identificar el patrón de actividad neuronal del cerebro consciente

Davinia Fernández-Espejo, en Birmingham, es uno de los científicos que firman un hallazgo trascendental para los pacientes en estado vegetativo

Davinia Fernández-Espejo.

Davinia Fernández-Espejo. LNE

La psicóloga asturiana Davinia Fernández-Espejo (Avilés, 1980), investigadora en el departamento de neurociencias de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido, forma parte de un equipo formado por científicos de varios países que ha conseguido identificar los patrones de actividad neuronal que diferencian a un cerebro consciente de otro en estado de inconsciencia. Ese es el primer paso hacia el desarrollo de técnicas que podrían ayudar a pacientes en estado vegetativo a recobrar la consciencia, al menos en cierto grado, y un hallazgo que tiene implicaciones éticas, porque podría ayudar a decidir sobre el soporte vital que debe recibir un enfermo.

En ese descubrimiento han colaborado investigadores de universidades y hospitales de Francia, Bélgica, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá. Entre todos ellos registraron la actividad cerebral de 159 personas, en cuatro centros médicos diferentes. Entre los participantes en el muestreo había 47 voluntarios sanos, cuyos cerebros fueron examinados con resonancia magnética funcional mientras estaban despiertos y cuando permanecían bajo los efectos de la anestesia general. Otros 112 sujetos habían sufrido lesiones cerebrales graves y fueron divididos en dos grupos: los que mostraban leves indicios de consciencia, 59, y los que estaban en estado vegetativo, 53. Los enfermos procedían de hospitales de París, Lieja, Nueva York, Londres y Ontario.

Los resultados de esas observaciones y los patrones de actividad neuronal obtenidos fueron publicados esta misma semana por el equipo de neurocientíficos en la revista "Science Advances" y Davinia Fernández-Espejo da cuenta de ellos en la plataforma de divulgación del conocimiento académico y científico "The Conversation UK".

Lo que han conseguido, como Fernández-Espejo explica en su artículo, es descubrir las redes neuronales que se activan en el cerebro cuando una persona están consciente.

Al comparar las imágenes cerebrales de los participantes en el estudio, los investigadores identificaron cuatro patrones distintos de actividad neuronal que se diferenciaban entre sí por la cantidad de conexiones complejas entre las neuronas de 42 regiones diferentes del cerebro.

El patrón más complejo y con mayor número de conexiones fue el de los voluntarios sanos y completamente despiertos y el más simple el de las personas en estado vegetativo. Además, en las personas con un grado mínimo de consciencia también aparecía de vez en cuando el patrón más complejo, incluso muy puntualmente en las que permanecían en estado vegetativo.

"En el futuro podría ser posible desarrollar formas de modular externamente estas señales de consciencia y restaurar un cierto grado de consciencia o de capacidad de respuesta en los pacientes que las han perdido, por ejemplo, mediante el uso de técnicas de estimulación cerebral no invasivas como la estimulación eléctrica transcraneal", según explica Davinia Fernández-Espejo en su artículo.

De hecho, la investigadora asturiana adelanta que su equipo en la Universidad de Birmingham ya está empezando a trabajar en esa línea.

La posibilidad de determinar el grado de consciencia del cerebro tomando imágenes de su actividad puede ser de ayuda cuando, después de haber sufrido una lesión cerebral grave, no está claro si queda rastro de consciencia en el enfermo, y facilitar la resolución de cuestiones éticas, sobre cómo administrar el soporte vital a un paciente o si ha llegado el momento de ponerle fin.

"La investigación también nos lleva a un paso más cerca de entender cómo surge la consciencia en el cerebro", indica Davinia Fernández-Espejo, que se muestra confiada en que más adelantes, cuando reúnan más información sobre estados alterados de consciencia como los que produce el consumo de fármacos psicodélicos o cuando se experimentan sueños lúcidos, será posible "resolver el rompecabezas" de la consciencia humana.

Davinia Fernández-Espejo es diplomada en Logopedia y licencia en Psicología por la Universidad de Oviedo y ha trabajado con toda una autoridad en el estudio del cerebro y los pacientes en estado vegetativo, Adrian Owen, formando parte de su equipo en el Instituto de Cerebro y Mente, en la Universidad Western Ontario, en Canadá. Con él fue noticia, al lograr comunicarse a través de resonancias magnéticas con un paciente que llevaba doce años en coma. En la actualidad, la investigadora asturiana trabaja como profesora titular en Psicología, en la universidad inglesa de Birmingham.

Compartir el artículo

stats