DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El asesinado alcalde de Gdansk escribió una carta días antes de morir pidiendo apoyo para lograr su sueño: el premio "Princesa"

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibió la misiva de Adamowicz una semana después de su muerte

El alcalde de Gdansk minutos antes de ser apuñalado.

El alcalde de Gdansk minutos antes de ser apuñalado.

El alcalde de Gdansk, Pawel Adamowicz, de 53 años, falleció el lunes 14 de enero de este año a consecuencia de las gravísimas puñaladas sufridas el día anterior en el transcurso de un acto benéfico en su ciudad. Esa misma jornada, en Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, mientras seguía de cerca el estado de su compatriota y amigo, recibió una carta que Adamowicz había escrito la semana anterior. Una misiva en la que pedía ayuda y apoyo al dirigente europeo, también nacido en Gdansk, para la candidatura que habían presentado al premio "Princesa de Asturias" de la Concordia. Era el gran sueño de Adamowicz, quien llevaba 21 años de Alcalde. Premio que terminaría siendo otorgado a la ciudad polaca.

Para Tusk, esa carta tiene un altísimo valor sentimental porque fue la última que escribió el Alcalde con el que tenía una muy relación especial y que falleció de manera tan trágica, atacado por un ex convicto de 27 años que lo apuñaló en el escenario en el que se dirigía a sus seguidores. El presidente del Consejo había publicado un mensaje de apoyo en Facebook: "Recemos por al alcalde Adamowicz, Pawel, estamos contigo", decía.

Tusk realizó gestiones con los otros presidentes europeos, Jean Claude Juncker, de la Comisión, y Antonio Tajani, del Parlamento, para que conjuntamente apoyaran la propuesta de Gdansk ante la Fundación Princesa, como así hicieron. Al presidente del Consejo le gustaría asistir a la entrega del premio en el teatro Campoamor de Oviedo, pero será complicado puesto que se celebra una cumbre de la Unión Europea este jueves y viernes en Bruselas. Una reunión de primeros ministros que abordará, parece que de modo definitivo, el futuro del Brexit y que, por tanto, pondrá muy difícil la presencia de Tusk en la capital asturiana, ciudad en la que ya recogió el premio "Princesa de la Concordia" otorgado a la Unión Europea en 2017, en compañía de Tajani y Juncker.

El ataque a Adamowicz tuvo lugar al final de un evento benéfico hospitalario infantil, conocido como la Gran Orquesta de Navidad. El Alcalde acababa de dar las gracias desde el estrado a todos los que ayudaron a recaudar fondos para el equipamiento médico: "¡Gdansk es generoso!, ¡Gdansk comparte el bien!, ¡Gdansk es la ciudad de Solidarnosc! ¡Gracias a todos!".

Adamowicz ha pasado a la historia de la política polaca como una voz progresista que apoyaba los derechos del colectivo LGTBI, los inmigrantes y los grupos minoritarios. "En mi corazón, Gdansk ocupa el primer lugar. Quiero un Gdansk moderno, justo, amigable y abierto, un Gdansk donde todos vivan bien, trabajen, se desarrollen y críen niños", escribió sobre sí mismo en una red social.

Su asesino, un lobo solitario, había sido condenado por robar un banco y, como consecuencia, había pasado algún tiempo en prisión.

Una ciudad con historia

Gdansk celebra este año el 80.º aniversario del inicio de la II Guerra Mundial. La ciudad sufrió el primer ataque de las tropas nazis al comienzo del conflicto, pese a que entonces tenía una población de mayoría alemana. Allí nació, por ejemplo, Günter Grass, premio "Príncipe" de las Letras y premio Nobel de Literatura.

Al final de la guerra, los alemanes fueron expulsados de la ciudad. Luego fue la cuna del sindicato Solidaridad y, con Adamowicz, mantenía una actitud de resistencia frente a los mandatos ultraconservadores del actual Gobierno polaco de Ley y Justicia, que el domingo pasado renovó su mayoría parlamentaria.

Donald Tusk cumplirá su mandato en el Consejo Europeo el último día de este mes y será sustituido por el actual primer ministro de Bélgica, el liberal Charles Michel. Se llevará consigo la carta de Adamowicz como uno de sus tesoros.

Compartir el artículo

stats