DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pediatras advierten del peligro de infección si van menores a las compras

Farmacéuticos y trabajadores de súper temen que la presencia de niños les complique más la actividad: "Riesgo doble, para ellos y para nosotros"

Los pediatras advierten del peligro de infección si van menores a las compras

Los pediatras advierten del peligro de infección si van menores a las compras Mara Villamuza

"Una tomadura de pelo". Así definían ayer pediatras, farmacéuticos y trabajadores de supermercados el anuncio del Gobierno de que los niños menores de 14 años puedan ir a esos establecimientos, incluso cuando se les permita que salgan a pasear.

Venancio Martínez, expresidente de la Asociación de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria de España, remarcó que "salir los niños no es acompañar a los adultos a hacer recados. Las farmacias y supermercados, como cualquier ambiente cerrado, son lugares de riesgo de infección; no deben acudir a esos lugares. Hay que favorecer la actividad física de los pequeños en espacios abiertos y seguros, no llevarlos de 'paquete' a hacer las compras". Añadió que "lo lógico es también empezar por lo más seguro y dar pasos sucesivos. Hay que confiar en la responsabilidad de los padres y ayudarles a tomar decisiones. Para los permisos necesitan pocas normas y claras. Si no es así, se puede favorecer la difusión de la enfermedad y a la Policía le puede resultar problemático exigir su cumplimiento". Las medidas que se deben adoptar, en su opinión, es que salgan por tiempo limitado, guardando las distancias, acompañados de un adulto conviviente y en espacios abiertos: "No creo que haya mucho más secreto al dictar las condiciones".

En términos similares se expresó Marcelino Noriega, jefe de Pediatría del Área Sanitaria VIII (Valle del Nalón), quien aseguró que el primer anuncio realizado por el Gobierno era "una tomadura de pelo" y pidió la rectificación. "Los niños necesitan vitamina verde, no de asfalto ni estar en espacios cerrados". El personal de supermercados y farmacias no alcanzaba ayer a entender la idoneidad del anuncio del Gobierno de que los menores podrían salir de casa con sus padres para ir a esos establecimientos. La rectificación a medias, confirmada por el ministro Salvador Illa en la noche de ayer, tampoco les acabó de convencer. "Ya estamos muy expuestos, como para aumentar las posibilidades de riesgo", coincidieron representantes sindicales.

El anuncio de la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, de que los niños y menores de 14 años solo podrían salir de sus casa, a partir del próximo lunes, para ir a las compras al supermercado, a las farmacias o a realizar gestiones en el banco cogió totalmente por sorpresa a las plantillas que trabajan en primera línea de la atención al público, los supermercados y las farmacias. Luego llegó la rectificación a medias de Illa: "Los niños podrán salir de paseo con sus padres, pero también podrán ir a esos establecimientos", precisó el ministro de Salud.

"Desde luego, no somos expertos en epidemiología, pero no vemos ningún sentido ni creemos que sea bueno para la salud pública que los niños, en la situación actual, accedan a los supermercados", comentó a este periódico Marta González, representante de UGT. "Por supuesto que no tenemos nada en contra de que salgan los niños. Pero además de mirar por la salud de los niños, hay que cuidar también la salud de los trabajadores de los supermercados. No veo que sea una buena medida para la salud de los trabajadores. Ya están bastante expuestos a situaciones de contagio como para encima aumentar ahora los riesgos. No hay que olvidar que por los centros donde trabajan ya pasan cientos de personas al día", añadió la representante sindical, que se hizo eco de la reflexión de un compañero. "Los niños tienen la capacidad de tocar más de una cosa por segundo. Parece muy difícil en esta situación que hay ahora, en la que se recomienda apurar la compra y concentrarla en un día; no veo muy factible que los niños vayan a los supermercados en las actuales circunstancias y en ese entorno ya complejo de por sí para los trabajadores", argumentó Marta González.

Un compañero, de otro sindicato, se pronunciaba en términos similares: "No tiene ningún sentido que ahora el personal de los supermercados, que empezaba a tener más medidas de protección, se vea sometido a un nuevo escenario, con más riesgos. Desde luego, nadie lo entiende. Hablamos de un riesgo doble, tanto para los trabajadores como para los niños. Parece un paso atrás".

Una farmacéutica de Oviedo también veía más riesgos potenciales que beneficios en esta medida. "Los niños necesitan más estar en un espacio verde que en el interior de una farmacia o cualquier espacio cerrado. Ya hay quejas y hasta enfrentamientos entre los clientes que están en una cola. Una farmacia, ahora mismo, no es un espacio idóneo para el esparcimiento de los pequeños", afirmó.

Compartir el artículo

stats