Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actúa hoy en Oviedo Chouchane Siranossian Violinista

“La música barroca fue una vez la música ‘pop’ de otro siglo”

“Muchos compañeros que son excelentes músicos dejaron de tocar y cambiaron de trabajo por la pandemia, es dramático”

Chouchane Siranossian.

Chouchane Siranossian.

La violinista Chouchane Siranossian y la Orquesta Barroca de Venecia actuarán hoy, a las 19.00 horas, en Oviedo en el ciclo municipal de los Conciertos del Auditorio.

–¿Cómo se conecta la música barroca con el público contemporáneo?

–La música barroca es muy apreciada en nuestro tiempo, ¡de hecho está muy presente en nuestra vida cotidiana! La gente suele conocer melodías de “Las 4 estaciones”, el “Canon” de Pachelbel, el “Air” de J. S. Bach, ¡y disfrutan escuchándolos y descubriendo más en los conciertos! La música barroca fue una vez la música “pop” de otro siglo, todavía es muy accesible para la gente de nuestro siglo.

–¿Hay músicos y composiciones barrocas por descubrir?

–¡Es una lista interminable! Descubrimos cada día nuevos compositores, nuevos manuscritos, nuevos músicos, ¡es fascinante! En mi último CD grabé conciertos para violín de Andreas Romberg, un contemporáneo de Beethoven que nunca antes se había grabado. Es como descubrir un tesoro y compartirlo con el público.

–¿Cuál es la mayor dificultad de hacer música en un estado pandémico?

–Nunca sucedió desde que tengo 6 años que no subiera al escenario durante tanto tiempo. Es una situación muy extraña e incómoda. Muchos de mis compañeros, que son excelentes músicos, dejaron de tocar y cambiaron de trabajo por la situación. Es dramático. Pero lo disfrutamos aún más cuando tenemos la oportunidad de reencontrarnos con el público.

–Viaja por todo el mundo, ¿cómo es la situación en España en comparación con otros países, en la música?

–España es como un paraíso para los músicos en este momento, el único lugar donde estamos seguros de que se están celebrando conciertos. En todos los demás países no está claro si sucederán o no. ¡Afortunadamente la situación está a punto de cambiar!

–¿Cuál será la singularidad de tu concierto en Oviedo?

–Tengo más ganas de subir al escenario y encontrarme con el público de nuevo después de tanto tiempo sin conciertos Y “Las 4 estaciones” de Vivaldi son una de mis piezas favoritas, con una orquesta fantástica con la que me encanta trabajar, la Orquesta Barroca de Venecia. Mi padre, que era pianista, tocó en 1976 un concierto en Oviedo, le gustó mucho la ciudad y me lo contó hace años. Tengo curiosidad y muchas ganas de descubrirlo 45 años después de él.

–¿Qué se necesita para que un músico se convierta en un virtuoso del violín?

–Comencé a estudiar violín cuando tenía 4 años y pasé mucho tiempo tocando el violín desde mi infancia hasta ahora. Por supuesto que requiere mucho tiempo practicando, muchas horas de entrenamiento, ensayando, pero también es muy importante conocer a las personas y músicos adecuados que nos enseñarán, inspirarán, guiarán, ayudarán a encontrar nuestro propio camino. No es solo un instrumento que tocamos, se convierte en un lenguaje, una forma de comunicarnos, de contar historias al público, de compartir nuestro amor por la vida.

Compartir el artículo

stats