Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Bellas Artes logra el segundo mejor mes de julio de su historia en visitantes

El museo registró 12.011 entradas, cifra que se explica, según Alfonso Palacio, “por el crecimiento de turistas y la calidad de la programación”

Una visita guiada de LA NUEVA ESPAÑA a la exposición “Gusto y tradición”. | Miki López

Una visita guiada de LA NUEVA ESPAÑA a la exposición “Gusto y tradición”. | Miki López

Las cifras pintan bien para el Museo de Bellas Artes de Asturias: los 12.011 visitantes que durante el pasado mes pasaron por sus salas lo enmarcan como el segundo mejor dato de julio de su historia. Se queda cerca, muy cerca, de los 13.125 visitantes de 2019, récord histórico, y muy por encima de los 7.691 del año pasado en el mismo período: el azote de la pandemia descolgó las cifras hasta dejarlas descoloridas. En 2019, la principal pinacoteca asturiana terminó el año con 111.841 personas registradas. Números sin precedentes que dibujan un lienzo alentador para el resto de 2021.

La mejoría respecto a 2020, influida en parte por el empeoramiento del clima que atrae a más turistas a la capital y por una mayor confianza frente a la pandemia, fue valorada ayer con entusiasmo por el equipo del museo liderado por su director, Alfonso Palacio: “Es muy positivo. Nos da mucha alegría y confianza comprobar el eco tan bueno que tiene entre los visitantes tanto la colección permanente como las dos exposiciones y la obra invitada. El año pasado no abrimos hasta finales de mayo, y julio fue un mes flojo porque la gente estaba aún con la preocupación. Ahora se da una mezcla de factores positivos para lograr uno de los mayores incrementos de la historia: más turistas que en 2020, cuando estaba recién levantado el estado de alarma, la excelencia de la programación, las acciones de difusión de las actividades, el apoyo de la asociación de Amigos del Museo, con sus visitas guiadas en fines de semana...”

Fotografía de Nicolás Muller.

A los forasteros les sorprende “el nivel del museo en su colección permanente, pero también la exposición ‘Gusto y tradición’, de gran nivel y con una publicación que se vende muy bien, y la de Nicolás Muller, magnífica. A eso hay que añadir las conferencias, las visitas guiadas, el trabajo formidable del departamento de educación... Y, claro, que el tiempo no anime a ir a la playa atrae a visitantes”.

El Museo de Bellas Artes ofrece dos propuestas de lujo. Por un lado, “Gusto y tradición”, 23 obras de la colección del IX conde de Villagonzalo y de María Luisa Corrada, con piezas de los siglos XVI al XIX que incluyen a Madrazo o Goya. Y, por otro, la muestra dedicada al fotógrafo Nicolás Muller, “Viento norte”. Sin olvidar el retrato del escritor Ramón Pérez de Ayala que hizo Ignacio Zuloaga en 1931, dentro del programa “La obra invitada”. Un buen preámbulo para las inminentes obras de ejecución de la Fase 2 de la Ampliación, que darán pinceladas luminosas al futuro del museo asturiano.

Compartir el artículo

stats