Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Registradas 180 eutanasias en el primer año de la ley y aumentan las sedaciones

Asturias prevé impulsar los testamentos vitales para que las resoluciones de las peticiones de eutanasia se puedan agilizar

Un sanitario da consuelo a un paciente. | E. P.

Un año lleva en vigor la ley en España y esa circunstancia ha permitido que ya se hayan realizado 180 eutanasias en todo el país. También en Asturias. Es la única comunidad que no ha dado aún sus datos oficiales pero la estimación que hacen desde la asociación Derecho a Morir Dignamente, conocedores de muchos de esos procesos en marcha o ya solventados, es que no menos de media docena de asturianos han podido poner fin a su sufrimiento con la ayuda de la sanidad pública. Y hay muchas mas solicitudes en trámite

Además, según los datos en poder del Ministerio de Sanidad, las 180 eutanasias nacionales han propiciado que 22 de esas personas hayan donado sus órganos posibilitando “gracias a su generosidad”, como dijo ayer la ministra Carolina Darias, que se pudieran llevar a cabo 68 trasplantes. También esa circunstancia se dio en Asturias donde en este año ha habido quien quiso que sus órganos siguieran viviendo en el cuerpo de otras personas.

Otra certeza de este año es que se llevan a cabo más eutanasias por procesos neurológicos y por cánceres; pero sobre todo por procesos neurológicos, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa donde sobre todo se atiende el final de vida de pacientes oncológicos. “Viene dado porque los plazos aún son tan amplios, que muchos pacientes con cáncer no llegan al final del procedimiento”, explican desde la Asociación Derecho a Morir Dignamente (ADMD).

Los datos preliminares del año de la ley los presentó la Ministra Darias. En Asturias se concretarán, como es obligación legal, en la reunión de la Comisión de Garantía y Evaluación. Se celebrará el próximo martes y según portavoces de la Consejería, “uno de los aspectos cualitativos que están analizando en estos momentos es la importancia de que la ciudadanía exprese su voluntad a través de las instrucciones previas, popularmente conocidas como testamento vital, para agilizar este derecho a la eutanasia en el caso de querer ejercerlo”.

Se quieren evitar, así, algunas demoras en la atención de la solicitud de la muerte asistida, que puede agilizarse tanto como lo requiera la circunstancia si el paciente ya tiene firmado, previamente, un testamento vital que da idea de su convicción.

La Ministra Darias no dejó pasar el aniversario y en un acto conmemorativo quiso destacar “la importancia de la entrada en vigor de la ley, en el primer año de este nuevo derecho, que nos dignifica como ser humano y contribuye a construir una sociedad más humana, justa y decente”.

Los datos que ya han trascendido de las diferentes comunidades autónomas reflejan que hay distintas velocidades en el impulso de la ley, con Cataluña y País Vasco entre las adelantadas. Y Andalucía y Madrid, entre las menos colaboradoras. De Asturias lo que se sabe es gracias a la ADMD, entidad que lleva pilotando desde hace años la demanda social a lograr una muerte asistida, con formación e información sobre todos los procesos que pueden facilitar ese derecho.

Fernanda del Castillo, portavoz de la asociación, sostiene la ley ha traído además algún añadido también necesario. “Hemos detectado que se están haciendo más sedaciones en personas terminales. Pese a que era un buen procedimiento médico suficientemente reconocido y amparado, quedaban resquicios de profesionales que eran reticentes a esas sedaciones. Ahora parece que ante la tesitura de que ese paciente acabe solicitando la eutanasia, los médicos se apoyan más en la sedación, y ese es un buen paso adelante”.

Para Del Castillo “es una pena el oscurantismo con el que hemos llegado a esta fecha de aniversario en Asturias, sin poder saber cuántas eutanasias se han atendido y otros datos, porque solo genera incertidumbre y que haya dudas sobre un proceso que lo que necesita es que se presente con la mayor de las normalidades y con la mayor claridad posible; esa claridad es la que más ayudará a su normalización”, dice. Además, en su opinión “oscurece” un trabajo que en Asturias “en muchos aspectos se ha hecho bien y hay que decirlo”.

Destaca del Castillo que Asturias fue ágil en el desarrollo de los protocolos para el desarrollo de la nueva prestación sanitaria y las autoridades “atendieron algunas de nuestras sugerencias. Hubo buena voluntad para que la ley funcionara y saliera adelante”, recalca. También se ha constatado un buen trabajo desde la Dirección de Cuidados y Humanización, donde “están acompañando a los sanitarios sobre los que recae alguno de los casos. No solo están dando orientaciones burocráticas, que por el hecho del tratarse de una atención nueva es muy importante; también lo hacen para que los médicos o enfermeras sientan ese apoyo porque son procesos duros para todos”, señala Del Castillo, que es enfermera de profesión.

Las lagunas de Asturias están, sobre todo, en la falta de “formación a los profesionales e información a la ciudadanía, que sigue muy perdida ante estas situaciones y no sabe muy bien ni cómo pedirlo ni cómo tramitarlo”. Por ejemplo, “no se ha hecho ninguna campaña para impulsar el testamento vital, que ayudaría en muchas circunstancias”.

En estos 12 meses a la asociación le han seguido llegando algunos problemas y en algún caso han tenido que formular la correspondiente queja. Como la que tramitaron por los 15 días que se tardaron en el área de Gijón en nombrar un médico responsable de un caso de solicitud de eutanasia. “Y si ese trámite se demora tanto, una demanda que puede resolverse en 40 o 45 días acaba desviándose muchísimo. Y son pacientes que no están en situación de esperar”. También han tendido que advertir a las autoridades que la falta de formación de los sanitarios también complica el proceso. Un ejemplo: “se dan casos de objeción de conciencia del médico ya en la firma de la solicitud de eutanasia que hace el paciente. Y ahí no cabe la objeción. Porque ahí el sanitario solo está haciendo de notario de que hay un paciente que pide ese derecho. La objeción solo se plantea para la fase activa de la atención”, explica Del Castillo.

“Sentí angustia y orgullo de poder ayudar”, dice un médico

Su paciente rondaba los 80 años y sufría una enfermedad oncológica avanzada que le mantenía encamado. Se acogió a la eutanasia. “Recuerdo ese día con la angustia propia de una situación que no había tenido que afrontar nunca, pero también con sensación de orgullo profesional por haber podido ayudar a una persona en una situación límite”. Son las reflexiones que traslada a Efe un médico de familia de un área semirrural de la provincia de Barcelona que prefiere mantener el anonimato por respeto a la familia de su paciente. Con varios años de experiencia a sus espaldas reconoce que sintió cierta inseguridad y angustia ante la que ha sido su primera y única eutanasia hasta la fecha. A la vez -continúa-, durante todo el proceso le acompañó un sentimiento de “orgullo profesional” al haber podido ayudar a una persona que se encontraba “en una situación límite”.

Carcedo: “Se le está dando normalidad y naturalidad”

La exministra asturiana María Luisa Carcedo pudo ver cómo la ley de Eutanasia que impulsó con ahínco salía adelanta cuando ya era diputada nacional. De ella se acordó ayer la Ministra Darias para darle las gracias por su trabajo previo. La lectura que ahora, con un año de rodaje, da María Luisa Carcedo sobre la aplicación de la ley de Eutanasia es que “se va poco a poco introduciendo con normalidad y naturalidad. Y eso es lo mejor que le podía pasar a la ley”. Intuyó que todo iba a ir bien, pese a los debates gruesos en el Congreso, cuando en la Interterritorial de Sanidad las comunidades entraron participar en el desarrollo de las normativas, sin mucha dilación. “La resistencia que hubo se irá diluyendo porque se vera que esta ley no es una defensa de la muerte, sino una defensa de que esa muerte que va a llegar no sea un calvario ni un hecho traumático”.

Compartir el artículo

stats