Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Pixán | Tenor, estrena el día 21 en Covadonga el proyecto musical y literario «El nacimientu del reinu»

"Para los asturianos, Covadonga es un lugar de consenso"

"Gamoneda, más allá de que es uno de los poetas españoles más importantes, es un gran hombre de naturaleza sencilla"

Joaquín Pixán en Oviedo. | Luisma Murias

El tenor asturiano Joaquín Pixán se convierte en "redactor de músicas" para la creación de "El nacimientu del reinu", un proyecto musical y literario que estrenará el día 21 de agosto en la basílica de Covadonga, dentro de los actos de celebración del 1.300 aniversario de la batalla.

–¿Cantar en un escenario así intimida?

–No es tanto el marco, que también, sino lo que se conmemora y el carácter institucional que tiene el acto. Y por supuesto estrenar, como autor e intérprete, unas canciones con un cierto perfume asturiano, supone una responsabilidad y un gran compromiso.

–¿Cómo nace "El nacimientu"?

–Da título genérico a todo el programa del concierto, pero como bien se sabe es un texto de Xuan Xosé Sánchez Vicente que escribió hace ya tiempo, y que yo conocía, así que comencé su musicalización, hace 4 ó 5 meses, convirtiéndolo finalmente en una obra con tres movimientos con formato de cantata. Las demás canciones llevan escritas más de medio año esperando una oportunidad de estreno, que finalmente se ha presentado con este concierto.

–¿Ha sido un alumbramiento difícil?

–Pues ni difícil ni fácil; recibes el texto y si es un poema que tiene música –y la poesía la tiene en sí misma– la cosa va fluyendo, de tal manera que se convierte en una canción o una obra con otra ambición, desde el punto de vista del formato, más o menos inspirada. Para saber si he conseguido esto, claro, habrá que esperar la respuesta del público.

–¿Covadonga no entiende de siglas?

–Por lo que se ve no, cosa que me satisface; para los asturianos, Covadonga es un lugar de consenso y de armonía, o eso parece…

–¿Las leyendas como Pelayo son muy inspiradoras?

–La verdad es que el Pelayo que las distintas historias nos cuentan más o menos cercanas y más o menos ciertas, es un personaje atractivo y sugiere muchas épicas.

–¿La Santina va más allá de las creencias religiosas?

–No sabría yo muy bien calibrar esto, pero creo que es algo más que un símbolo religioso, lo que hace al asunto más atractivo y más sugerente, no siendo poca cosa la cuestión de la fe, naturalmente.

–¿No se puede entender la asturianía sin la Naturaleza?

–Asturias es, básicamente, naturaleza exuberante y eso imprime carácter, el carácter del asturiano: afable, hospitalario, generoso, noble y también –por qué no decirlo– grandón.

–¿Qué quiere transmitir con su proyecto literario-musical?

–Pues básicamente, valores estéticos y artísticos y crear, a través de palabra y música, un lenguaje que transmita el sentimiento de la unidad de los asturianos.

–¿Cómo captura la esencia asturiana con la música?

–Yo creo que está en mi propia naturaleza y condición de cangués ancestral.

–¿Covadonga, una batalla que nos une?

–No, yo diría que las batallas no son buenas, siempre habrá un vencedor y un humillado. A ser posible… que la batalla sea verbal, aunque ya sabemos los intereses de todo tipo que hay detrás de las guerras. Las batallas deberían servir para que no se repitiese la Historia, pero claro, quizá es una utopía.

–¿Cómo afrontó la parte literaria?

–Pues proponiendo a una serie de excelentes poetas que me acompañaran en el proyecto. Y aquí están las magníficas obras que han escrito.

–Gamoneda, siempre cerca…

–Antonio Gamoneda, más allá de que es uno de los poetas españoles más importantes con una obra impresionante, es un gran hombre de naturaleza sencilla. Y sí, siempre me ha demostrado su amistad.

-¿Por qué le gusta denominarse "redactor de músicas"?

–Porque sólo soy un aficionado a la composición y por tanto la palabra "compositor" me parece inadecuada. Valoro muchísimo el arte de la composición y a los grandes compositores con los que he tenido la suerte de trabajar.

–¿Qué lenguaje musical imprime al proyecto?

–Lenguaje tonal sencillo con alguna tensión armónica no muy convencional, producto de mi condición de asturiano y de intérprete de otras músicas más elaboradas.

–¿Promete emociones fuertes a los asistentes al concierto?

–Más que prometer, diría que no dejen de asistir por si se produce el Milagro…

–Un proyecto de muchos…

–Es un proyecto coral como muchos de los trabajos que he venido haciendo en mi vida profesional y, en este caso, me acompañan Manuel Pacheco (piano y transcriptor/arreglista), Javier Romero (chelo) Martín Pérez (flauta), Nel Pérez (Clarinete), Xuan Xosé Sánchez Vicente (narrador de la cantata y autor del texto de la misma), y Fernando Entrialgo (narrador del Camino), naturalmente sin dejarnos a los poetas Antonio Gamoneda ("La Santina minera"), Pedro de Silva ("En Covadonga el milagro"), Pablo García Baena ("Aula Regia"), Luis del Val ("Loa a Covadonga"), Fernando Álvarez ("Agua de la fuente clara"), Ángel Fierro ("Almuzara", "Nieve del alto frío", "¿Por qué será que en la alta noche?"), Alfonso Sánchez Lorenzo ("La noche azul"), Aurelio González Ovies ("Oro del norte") y Xuan Xosé Sánchez Vicente ("El nacimientu del reinu").

Compartir el artículo

stats