Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infracciones

Mil euros de multa a los siete taxistas de Ibiza que rechazaron un viaje al hospital

El Ayuntamiento investiga ahora dos casos en los que el usuario tuvo que esperar una hora a que lo recogiera un taxi adaptado para personas con discapacidad la semana pasada

Cola de usuarios esperando un taxi en la parada del puerto de Eivissa. TONI ESCOBAR

El Ayuntamiento de Ibiza ha impuesto una sanción de 1.000 euros a los siete taxistas que rechazaron cubrir sendos viajes de dos pacientes oncológicos al hospital Can Misses. Se trata de la mínima cuantía con la que se penalizan las infracciones muy graves, que pueden alcanzar hasta los 6.000 euros de sanción.

El segundo teniente de alcalde de Ibiza, Aitor Morrás, justifica que los servicios técnicos han considerado que se debe imponer la mínima cuantía en el hecho de que es "la primera vez" que los taxistas cometen esta infracción y, por tanto, "no hay reincidencia".

Tras detectar en julio una denuncia en las redes sociales sobre los problemas de un paciente oncológico, que había reservado con antelación un taxi, para llegar al hospital, el Ayuntamiento pidió un informe a la Federación Insular del Taxi de la Isla de Eivissa (Fitie) sobre lo sucedido y para identificar a los taxis que se negaron a cubrir este servicio esencial. El propio Consistorio, como tiene acceso a la plataforma del GPS de la Fitie, también pudo comprobar los tiempos de espera y los taxis del municipio que rechazaron la carrera.

Cuando un taxista recibe una servicio por GPS puede rechazarlo directamente o bien, si no contesta en unos minutos, el sistema lo asigna al siguiente que está más próximo. En este caso, hasta cinco taxistas de Vila rechazaron o hicieron oídos sordos a este servicio, pero por los tiempos en blanco registrados entre estos, se supone que también se negaron a cubrir el servicio taxistas de otros municipios, según Morrás. La Fitie sólo entrega al Ayuntamiento el listado de los taxistas de su municipio que rehusaron el servicio.

Posteriormente, en agosto se repitió el mismo episodio con otro paciente oncológico que tuvo que llamar hasta tres veces al servicio de Radio Taxi para conseguir un taxi. Se ha sancionado a dos taxistas con mil euros cada uno.

Por otra parte, el Ayuntamiento prevé abrir un expediente de sanción tras constatar que en los últimos días dos personas que habían solicitado un taxi adaptado para clientes con discapacidad tuvieron que esperar una hora. El primer caso se produjo en la parada del puerto y, mientras el usuario esperaba, los taxistas iban pidiendo a través de la radio interna (cello) que se presentara en la parada un taxi adaptado. Finalmente, el servicio lo tuvo que cubrir un taxi convencional.

Segunda llamada no atendida

El sábado sucedió lo mismo. Un cliente que había pedido un taxi adaptado desde un hotel, tuvo que esperar al menos 50 minutos. Morrás afirma que hoy va a pedir un informe a la Fitie para aclarar lo sucedido e instruir, si corresponde, un expediente de sanción.

Morrás critica que haya taxistas que rechacen servicios porque no les interesa cubrirlos, pero destaca que es "más sangrante todavía que lo hagan taxis adaptados".

Además de Vila, el Ayuntamiento de Sant Josep también ha abierto este verano dos expedientes de infracción a taxistas de su municipio. En un caso por afectar a la imagen del colectivo por una mala actuación, aunque el Consistorio no dio más detalles, y por un enfrentamiento entre dos taxistas. Este asunto se ha judicializado. Aparte, hay otros nueve casos de irregularidades cometidas por taxistas de otros municipios que se han trasladado al Consell. El resto de ayuntamientos no ha abierto ningún expediente a sus taxistas.

Compartir el artículo

stats