Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El manifiesto por la cocina regional nace con Manzano y Campoviejo como padrinos

Impulsores de un decálogo hostelero reclaman el uso de términos asturianos en las cartas

Por la izquierda, José Antonio Campoviejo, David Montes, David Remartínez, David Castañón y Borja Alcázar, ayer, en el Muséu del Pueblu d’Asturies. | Juan Plaza

Un manifiesto que no sea un brindis al sol y que involucre a todos los elementos de la cadena alimentaria asturiana. No solo a los cocineros que lo patrocinan, sino también a camareros, hosteleros, ganaderos o distribuidores. Esa es la intención de los seis chefs que han dado a conocer el "Manifiesto por la cocina asturiana", que incluye una docena de principios gastronómicos y un decálogo de buenas prácticas hosteleras. José Antonio Campoviejo y Nacho Manzano son los padrinos que ponen en marcha esta iniciativa, que tiene también a David Montes, Borja Alcázar, David Castañón y David Remartínez como impulsores originales. "La gatronomía asturiana tiene que volver a ser un pilar autonómico, tanto por tradición como por historia y cultura", recalcó Remartínez durante la lectura inaugural delmanifiesto, que tuvo lugar ayer en Gijón en el Muséu del Pueblu d’Asturies.

"Está abierto a todo el mundo, lo que queremos es el máximo rigor y honestidad", destacó Campoviejo, en una firma en la que no pudo acudir el cocinero Nacho Manzano. "La intención es que sea algo vivo, que no se quede en algo que enmarquemos", añadió Montes.

El decálogo hostelero recomienda, por ejemplo, que las cartas incluyan los términos asturianos de los productos, que se incluya la procedencia de los mismos o que se remarque la cultura sidrera, especificando en la carta las marcas y tipos disponibles y los llagares y zonas geográficas en donde se produce. También añaden la importancia de que los locales que apuesten por el producto autóctono para sus elaboraciones tengan el eslogan "Equí cocínase asturianu".

En cuanto a los principios, Remartínez explicó que parten con la intención de "recuperar la alimentación de la época de los abuelos para el momento actual, con el fin de ayudar al sector primario que está en recesión, porque la alimentación se ha convertido en un problema global, cada vez comemos más comida industrial, por eso se nos ocurrió impulsar lo asturiano". Y ahí destacan la importancia de recuperar tradiciones y recetas que están en desuso, que se permita por medio de una ley a los productores de la zona rural vender directamente a particulares y tiendas. O promover un turismo más sostenible y respetuoso. "Ya hay otros manifiestos en otras zonas, necesitábamos unos puntos de partida para el despegue de la gastronomía asturiana", concluyó Borja Alcázar.

Compartir el artículo

stats