27 de mayo de 2018
27.05.2018
Por libre

Entre dos aguas

El Sporting tiene ante sí la remota posibilidad de poder llegar a la última jornada peleando por el ascenso directo y por otra, la de asegurar definitivamente el playoff

27.05.2018 | 04:31

Cuando se le preguntaba al ´Pipo´ Baraja en la última rueda de prensa previa al partido de este domingo ante el Granada, acerca de la situación en la que se encuentra inmerso actualmente el Sporting, éste no dudaba en admitir que el equipo a día de hoy se encuentra entre dos aguas.
Por un lado tiene ante sí la remota posibilidad de poder llegar a la última jornada peleando por el ascenso directo y por otra, la de asegurar definitivamente el playoff (que aún no lo está) y de paso, quién sabe si certificar la tercera plaza.

"Entre dos aguas" fue sin lugar a dudas la pieza mundialmente más conocida del gran Paco de Lucía. Lo que quizás muy pocas personas conozcan es que siendo el maestro gaditano meticuloso y detallista al máximo con cada obra que componía, precisamente "Entre dos aguas" fue la única que surgió de una improvisación a la que se vio obligado a recurrir, cuando su casa discográfica le comunicó que era necesaria una pista más para completar el vinilo que había de publicar. Sin tiempo para componerla como él hubiese deseado, tiró de aquí y de allá, y salió lo que salió: ni más ni menos que una obra de arte.

Si algo ha caracterizado al Sporting de Baraja y que tan buenos resultados le ha dado hasta las últimas tres jornadas, ha sido el ser un equipo muy bien trabajado y que apenas ha dejado lugar a la improvisación, salvo en esos detalles espontáneos de calidad de jugadores como Rubén García, Jony, Carmona o el mismo Santos.

Quizás ahora que las fuerzas no estén al mismo nivel que cuando el equipo hacía gala de una solidez prácticamente inquebrantable, haya llegado el momento de que los ´maestros del balón´ que tiene esta plantilla, se echen la responsabilidad sobre sus espaldas e "improvisen" sin miedo a desafinar.

Porque además, siendo cierto que el Sporting de las últimas tres jornadas no estuvo demasiado acertado, la realidad es que en los tres encuentros se cayó por la mínima y en todos ellos hubo opciones para haber sumado como mínimo un punto, sino más. La lección que cabe extraer es que en esta Segunda quien golpea primero casi siempre golpea dos veces. En el caso del Sporting las estadísticas están ahí: sólo ha logrado empatar un partido de los doce en los que comenzó perdiendo. En los otros once se fue de vacío. Cero remontadas. Así que la consigna está clara: marcar primero y después, no dormirse en los laureles.

Marcar además antes de que el Rayo pudiera hacerlo, no dejaría de llevar cierta intranquilidad a las gradas del estadio madrileño, donde a buen seguro tendrán un ojo puesto en lo que esté ocurriendo en nuestro El Molinón Enrique Castro ´Quini´. Y no digamos ya si encima el Lugo volviera a demostrar ser un club ´Caballero´.

Con todos los jugadores disponibles convocados, la alineación inicial no debería arrojar grandes sorpresas y salvo que de verdad se quiera reservar a algún jugador, no diferirá mucho de la que saltó al césped del Heliodoro Rodríguez.
Una vez más toca ganar y esperar. Y a eso de las diez y media de la noche, se podrán seguir haciendo cábalas. Quizás aún entre dos aguas. ¿Quién no lo firmaría?

Post Scriptum: a la inauguración oficial en nuestro estadio de la puerta número 1, dedicada a Jesús Castro y la elevación a los altares del Brujo en la capilla de La Providencia, no puede seguirle otro homenaje que no sea el del ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine