25 de noviembre de 2019
25.11.2019
La Nueva España

José Alberto sobrevive a la crisis y estará ante el Mirandés

El entrenador del Sporting mantiene el cargo tras fracasar las primeras opciones para su relevo - Los rojiblancos terminan la jornada fuera de los puestos de descenso y a ocho puntos de la promoción

25.11.2019 | 00:55

José Alberto tendrá una nueva oportunidad después de que el Sporting no cayera ayer a puestos de descenso. El club rojiblanco mantiene en el cargo a su entrenador, que dirigirá al equipo la próxima jornada, en la que los rojiblancos visitarán el sábado Anduva para medirse al Mirandés (16.00 horas). El club, después de tantear relevos, con Muñiz como primera opción para el cambio en el banquillo, ha optado por dar continuidad al técnico tras fracasar la intención de llevar a buen puerto las alternativas para su relevo. El ovetense ha encontrado en la situación un nuevo balón de oxígeno tras un mes sin conseguir la victoria. Sólo los resultados del resto de la jornada han evitado caer ayer a los puestos de descenso. El panorama, pese a la racha negativa de resultados, también arroja otra realidad: el equipo está a ocho puntos de la zona de promoción.

José Alberto sobrevive al gabinete de crisis abierto en la noche del viernes, tras la derrota ante el Tenerife. La primera reunión, en el mismo Molinón, tuvo a Javier Fernández, presidente; Fernando Losada, consejero, y Miguel Torrecilla, director deportivo, hasta la una de la madrugada debatiendo sobre la situación del equipo. El técnico había llegado a esta jornada con el crédito bajo mínimos y si se producía otra derrota parte del consejo de administración abogaba ya por un cambio inmediato en el banquillo como primera solución. Javier Fernández, como ya sucedió en anteriores situaciones, se aferró a la norma de tomar las decisiones en frío, dejar pasar las horas para analizar a fondo el contexto y las alternativas. El sábado abrió un nuevo capítulo.

El Sporting analizó las opciones del mercado en busca de un perfil que se ajustara a la idea de trabajo desarrollada en la presente temporada. El club daba prioridad a candidatos con pasado en la casa, conocedores de lo que se iban a encontrar y también de la plantilla y el entorno en el que iban a trabajar. Muñiz se presentaba como el entrenador ideal. A una gran trayectoria profesional y un perfecto conocimiento de la categoría le unía su vínculo al Sporting.

El primer tanteo al exrojiblanco ya mostró la dificultad de la operación. El gijonés, con cartel entre clubes de Primera y el extranjero, necesitaría de una serie de garantías que el Sporting, por el momento, no parece en situación de ofrecer como para virar su intención de aguardar a alguna oferta de la máxima categoría. Abelardo, el otro gran nombre, tampoco se ve, actualmente, de vuelta. El almeriense Francisco, ex del Huesca, fue otro de los "tocados". La respuesta encontrada es que su interés pasa por un equipo de Primera División. Tras el estudio de otros perfiles y la llegada de ofrecimientos, el club llegó al día de ayer sin el convencimiento de abordar la destitución de José Alberto. Y más después de que se tuvo la seguridad de que esta jornada el Sporting no entraría en descenso.

El escenario actual también tiene otra variable, el tope salarial que maneja el Sporting. La Liga da facilidades a los clubes en el caso de producirse un cambio de entrenador, permitiendo incluir en el año siguiente parte de ese gasto "inesperado" en base a un porcentaje sobre el tope actual junto a las jornadas que restan de competición. El club, en todo caso, debe ajustarse a unos baremos económicos que, de momento, no parece querer apurar a falta de semanas para que se abra el mercado invernal.

El equipo rojiblanco atraviesa el peor momento de la temporada justo en la semana en la que el consejo de administración rendirá cuentas ante sus accionistas. El club celebrará la junta este jueves, en el recinto ferial Luis Adaro, donde presentará números verdes, 5.554 euros de beneficio, después de haber presupuestado pérdidas. La recuperada salud financiera no ha calado en el verde, donde el equipo, por segunda campaña consecutiva, sigue sin encontrar la regularidad que le permita pelear por el ascenso a Primera.

Miguel Torrecilla atraviesa, a su vez, el momento más delicado desde su llegada a Gijón, nada más consumarse el descenso a Segunda. El director deportivo está a un paso de ver naufragar su tercer proyecto para hacer que el Sporting regrese a Primera División, así como el tercer técnico que ha pasado por el banquillo desde que él está al frente de la parcela deportiva. "Este proyecto hay que llevarlo con más calma porque hay muchos elementos que acaban de llegar al fútbol profesional", subrayó el salmantino en octubre, durante la entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA. No han sido días de calma los que han seguido a la derrota ante el Tenerife, pero sí han derivado en una nueva oportunidad para José Alberto.

Las dudas han brindado a José Alberto una nueva oportunidad de reivindicarse y demostrar que está a tiempo de reconducir la situación. Anduva será el escenario de un nuevo examen decisivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook