Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucas, el Zalazar de Mareo

El centrocampista del juvenil del Sporting repite ante el Deportivo el gol desde 55 metros que marcó en cadetes ante el Lealtad

Lucas, el Zalazar de Mareo

Lucas, el Zalazar de Mareo

Aún faltaban nueve años para que naciese Lucas Suárez (Pola de Siero, 2001) cuando Zalazar, integrante del "Queso Mecánico" del Albacete, le hizo un gol desde el centro del campo al Atlético. Corría el año 1992. Después llegaron otros tantos lejanos sonados, como el de Xabi Alonso con el Liverpool al Newcastle; el de Íñigo Martínez con la Real Sociedad ante el Betis; o incluso el que sufrió el Sporting de parte del meta del Lugo Juan Carlos. Goles para recordar, como el que consiguió el pasado sábado Lucas con el juvenil del Sporting ante el Deportivo desde 55 metros. Pero no fue el único, ya que tres años antes, en cadetes, le hizo otro similar al Lealtad.

Ante el Deportivo recibió un balón cerca de su área, lo orientó y con un toque se plantó cerca del centro del campo, vio al portero adelantado y no dudo en probar fortuna con decisión. Porque ante el Lealtad su primera idea era abrir a la banda, tras recibir un pase del delantero de su equipo hacia atrás, pero cambió su idea y marcó desde algo más de 55 metros.

Lucas juega de centrocampista. Llegó a Mareo hace siete años, en su primer año de infantiles, procedente del Romanón. Al fútbol empezó a jugar con solo cuatro. Y aunque en campo empezó de lateral derecho, pronto pasó a jugar en el centro del campo, primero de pivote, y después algo más adelantado. Ahí el Sporting estuvo hábil para pescarle, ya que también lo intentó el Oviedo. Pero a Lucas le apetecía probar fortuna en Mareo, a pesar de tener que afrontar una decisión muy complicada: abandonar el tenis.

En su último año de benjamines y en el primero de alevines, Lucas fue campeón de Asturias de tenis, un deporte que practicaba y le gustaba, y que compatibilizaba con el fútbol. Pero al fichar por el Sporting tuvo que dejarlo para cumplir su sueño de llegar a jugar algún día con el primer equipo. Y ahí tiene como referencia a Nacho Méndez y Pedro Díaz, con los que comparte demarcación, y en los que se fijaba mientras estaba en infantiles y ellos en el División de Honor.

Apasionado de Messi, en su demarcación tiene como referencia al jugador del Barça De Jong y al del Manchester City De Bruyne. Estudiante en la Universidad de Oviedo de Administración y Dirección de Empresas, en bilingüe, sus dos únicos tantos de esta temporada los recordará siempre, el del Dépor por su dificultad, y el del Calasanz, por ser en la última jugada, con un tiro desde fuera del área que sirvió a los rojiblancos para vencer.

Compartir el artículo

stats