Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra reconstrucción del Sporting

El club gijonés trabaja para anunciar esta semana el sustituto de Djukic, mientras que Eibar y Almería siguen a Aitor García | El cambio de modelo de los rojiblancos fracasa en la Liga y también en la Copa, eliminado por un rival de Tercera División

Djukic, junto a la plantilla, en la pausa para la hidratación el pasado viernes en el Francisco de la Hera.

Djukic, junto a la plantilla, en la pausa para la hidratación el pasado viernes en el Francisco de la Hera. LOF

La crónica de una muerta anunciada llegó al filo de las once de la noche el pasado viernes en Extremadura. Era una misión realmente complicada. Pero las matemáticas, esas a las que se aferraba el Sporting para no dar carpetazo a otro proyecto fallido, le dieron la espalda al

El inicio de curso fue un espejismo. El Sporting empató ante Girona y Rayo Vallecano, dos recién descendidos, dejando una buena imagen. En la tercera jornada un triunfo ante el Albacete permita dejar algún atisbo para la ilusión. Pero septiembre acabó con el Sporting y sus esperanzas. A partir de ahí nunca el equipo entró en puestos de play-off y apenas se acercó. Octubre y noviembre pusieron a prueba la continuidad de José Alberto, cuya destitución se llegó a analizar tras caer frente al Alcorcón y el Tenerife. Pero la puntilla al técnico llegó en un diciembre desastroso, en el que el Sporting cayó eliminado ante un equipo de Tercera en Copa del Rey (el Zamora) y despidió 2019 perdiendo en casa frente al Extremadura, en zona de descenso. Con Djukic el Sporting le faltó dar un paso más, pese a que los números fueron buenos, para enganchar con la zona alta. Pero el parón por el covid-19 frenó la línea ascendente de un equipo que retomó sus viejas penurias en este mes frenético de competición, que se cerró con el varapalo de perder el derbi y caer en Extremadura ante un equipo descendido.

Muy criticado Miguel Torrecilla el curso anterior por su excesiva apuesta por el mercado internacional, el Sporting dio un giro este curso. Solo Damián en verano, y Murilo a mitad de temporada, llegaron de fuera. El Sporting apostó por dar "sentimiento de pertinencia" recuperando a canteranos como Manu García, Javi Fuego y Borja López, y reforzándose en el mercado español. Pero el nuevo diseño no dio el resultado esperado, con muchos jugadores lejos de su rendimiento esperado y mucha irregularidad.

En su segundo año Djuka empeoró las cifras del primer curso, en el que tardó en explotar su gol. El serbio, que le costó más de dos millones de euros al Sporting, apenas ha logrado seis tantos -a la espera del partido de mañana-. Y Álvaro Vázquez, fichaje este curso, con experiencia en Primera y Segunda, ha estado también lejos del rendimiento que se esperaba, con cinco tantos. Al Sporting le ha faltado un "nueve". Y sin goles, el buen rendimiento defensivo no ha servido de nada, y el equipo se ha estancado en la zona media.

Será el quinto en cuatro años para intentar el ascenso. El Sporting se ha convertido en una trituradora de entrenadores los últimos años. El último que tuvo cierta continuidad fue el Pitu Abelardo, que cogió al equipo en mayo de 2014 y aguantó hasta enero de 2017. Desde ahí, en tres años y medios, el balance es -contando al sustituto de Djukic- de siete entrenadores: Abelardo, Rubi, Paco Herrera, Baraja, José Alberto, Djukic y el nuevo técnico. Javi Rico ha llevado con sigilo toda la semana los movimientos para el nuevo inquilino. Iraola, el preferido, cuenta con otras propuestas. Y a la terna por acceder al banquillo rojiblanco se han vinculado a Julio Velázquez, Ramis o Rubén de la Barrera. El perfil que busca el Sporting es el de un entrenador joven, que apueste por la cantera, conecte con el vestuario e ilusione entre una afición tocada y desanimada.

El Sporting, si quiere volver a contar con un margen económico para reforzarse, deberá vender. Por Mariño el club escuchará ofertas. Djuka, por el que se pagó más de dos millones, entraría en los planes también para recuperar la inversión. Y otra pieza, con buena posición en el mercado, es Aitor García. Al interés del Mallorca se le une el del Eibar y el Almería, dos clubes que ya se interesaron por el extremo andaluz, y que vuelven a estar muy pendientes. Molinero y Damián no renovarán, y algún jugador con contrato podría salir. Al igual que Murilo, que acaba su cesión. A partir del martes, con el final de la temporada, comienza otra reconstrucción en el Sporting, de nuevo con el mismo objetivo: pelear por subir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats