Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Sporting joven y mejor: los de Gallego bajan la media de edad de Djukic

Gallego ha formado un equipo competitivo con un once con una media de edad tres años más baja que el de Djukic

José Gragera.

José Gragera. RSG

Aunque haya sido a la fuerza, por el límite salarial impuesto a la primera plantilla, el tratamiento rejuvenecedor del Sporting vuelve a dar resultados. Con la temporada justo en su ecuador, David Gallego ha situado al equipo entre los mejores de Segunda División con un once que tiene casi

Inevitablemente, el sportinguismo ha mirado hacia el equipo dirigido por Abelardo que acabó logrando el ascenso en la temporada 2014-15 con la misma fórmula: una plantilla con muchos jugadores jóvenes de casa, apoyados por veteranos comprometidos con la causa.

En realidad, esta reconversión del Sporting ya empezó la pasada temporada con José Alberto y Djukic, lo que permitió la consolidación como titulares de Manu García y Pedro Díaz, además de abrir la puerta del primer equipo a Bogdan, Gaspar Campos o Gragera.

La apuesta de Javi Rico por David Gallego, un entrenador que se hizo un nombre en las categorías inferiores del Espanyol, ya anunciaba el cambio de tendencia que se ha confirmado durante esta exitosa primera vuelta.

Gallego pasó de las palabras a los hechos, cuando anunció en su presentación que no le temblaría el pulso para dar cancha a los jugadores que venían del filial.

Descartada por motivos económicos la continuidad de Molinero, no dudó en iniciar la Liga con Bogdan (22 años) en el lateral derecho, hasta que le dio la alternativa a Guille Rosas (20), que ya lleva 1.094 minutos con el primer equipo.

Algo parecido ha ocurrido en la izquierda de la defensa, ya que, hasta la llegada de Saúl, Gallego apostó sin dudar por Pablo García (20), que ha sumado 513 minutos, todos de titular.

Una de las irrupciones más espectaculares en el Sporting la ha protagonizado José Gragera (20) que, tras cuatro presencias esporádicas en el primer equipo la pasada temporada, se ha convertido en indiscutible para Gallego. Hasta el parón por el covid-19, Gragera acumulaba 1.252 minutos.

Su consolidación como acompañante de Javi Fuego en el doble pivote supuso, además, un reajuste en la línea de tres mediapuntas, que afectó a dos de los jóvenes ya habituales de la pasada temporada: Pedro Díaz (22) se mueve ahora por detrás de Djuka y Manu García (23) arranca desde la derecha con tendencia a acabar por el centro.

A estos, inamovibles del once de Gallego salvo causa de fuerza mayor, se suman otros que llaman a la puerta, como el citado Pablo García, Gaspar Campos (20) y, en menor medida, Pelayo Suárez (22) y, últimamente, Christian Joel (21). Importante ha sido, sobre todo, la aportación de Gaspar, que en sus 748 minutos (con ocho titularidades) incluye los dos goles que dieron la victoria al Sporting frente al Sabadell.

La reconversión rojiblanca

Pelayo Suárez sólo ha jugado 218 minutos, pero con buen rendimiento tanto como sustituto de Babin en su posición de siempre, central, como de Guille Rosas en el lateral derecho. La baja de Mariño ha permitido reivindicarse a Christian Joel con 180 minutos en Liga, además de los que Gallego ya tenía previstos en la Copa del Rey.

El resto de los jóvenes que son habituales en los entrenamientos del primer equipo lo tienen más difícil por la normativa que obliga a contar con siete jugadores profesionales siempre en el campo. A los Zalaya (11 convocatorias) y Berto (10), se han unido Trabanco, Mateo Arellano y César García, pero todavía sin minutos en Liga. Otra de las grandes promesas rojiblancas, Pelayo Morilla, ha visto frenada su progresión por una grave lesión de rodilla después de entrar en cinco convocatorias.

El buen momento del Sporting tampoco se entendería sin la aportación de veteranos que ponen el contrapunto a tanta juventud, como Javi Fuego (37 años), Babin (34) y Mariño (30). El guardameta solo se ha perdido los dos últimos partidos, el centrocampista sierense lleva 1.382 minutos, más los 121 de las dos eliminatorias de Copa, mientras que Babin (1.762 minutos) solo se perdió el tramo final del derbi contra el Oviedo y el siguiente ante el Tenerife, por lesión, e incluso tuvo que jugar los últimos minutos de partido de Amorebieta.

Completan el puzzle de Gallego tres jugadores con la misma edad, 26 años, y que a su manera también aportan en la consolidación del bloque rojiblanco: Saúl García (1.382 minutos) se ha ganado a pulso la titularidad en el lateral izquierdo, Aitor García (1.560) le da al equipo velocidad y desborde, mientras que Djuka se ha convertido en el punto y final de la obra de David Gallego.

Sus 12 goles en 1.829 minutos han supuesto, junto a una solidez defensiva incontestable, 22 puntos para el Sporting. Sólo su doblete en Las Palmas (3-2) no tuvo reflejo en la tabla de clasificación. Los números cantan: en los 21 partidos de Djukic al frente del Sporting sumó 29 puntos (8 victorias, 5 empates y 8 derrotas), mientras que Gallego puede presumir de sus 36, gracias a diez victorias, seis empates y cinco derrotas. Un Sporting más joven y mejor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats