Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Villa Exjugador del Real Sporting

David Villa, exfutbolista: "Hacía tiempo que la afición del Sporting buscaba un cambio de aires"

El exdelantero rojiblanco cubre de elogios a la Mareona: "Pese a todos los baches, llena El Molinón y recorre toda España"

David Villa posa con una bici en la tienda Gregario de Gijón. | Ángel González

Campeón del mundo, máximo goleador histórico de la selección española, leyenda en todos los clubes en los que ha militado y un asturiano de lo más internacional. David Villa no requiere de extensa presentación, pues los hitos del Guaje son historia del deporte español al que contribuyó a situar en la cima a base de goles. El canterano del Sporting, que acudió a un evento ciclista junto a la marca DMT y la tienda Gregario de Gijón, atiende a LA NUEVA ESPAÑA para repasar la nueva situación que vive el club con el que debutó en el fútbol profesional, su relación con el presidente ejecutivo del Sporting y sus proyectos fuera de los terrenos de juego. Esta última faceta es la que ha centrado sus esfuerzos en los últimos dos años, desde que colgara las botas en el Vissel Kobe japonés. Su empresa, "DV7 Group" está íntimamente ligada a los negocios en la industria del deporte, y además es propietario del club Queensboro FC de la ciudad de Nueva York. Su próximo proyecto será la apertura de una academia "DV7" permanente en Madrid, con la misión de mejorar el fútbol de los chicos y chicas que acoja, siguiendo la metodología que el futbolista adquirió durante sus años en activo. En la charla, el Guaje muestra se muestra tranquilo, haciendo gala de un carácter afable y mostrando su faceta de aficionado al deporte, además de seguidor del equipo gijonés.

–¿Su nueva afición es la bici?

–Desde que me retiré estoy disfrutando de otros deportes, entre ellos el ciclismo. Una actividad diferente a la que yo practicaba, en la que también hay que aprender muchas técnicas, no solo es coger la bici y salir. La bicicleta me gusta más que correr, aunque necesitas algo más de tiempo, hay que echarle más horas. Con los distintos proyectos en los que estamos trabajando salgo más a correr que con la bicicleta, aunque me guste menos. Hago deporte para divertirme y encontrarme bien. La bici es algo que me gusta. Asturias es un paraíso ciclista, cada vez hay más bicicletas en la carretera, es un deporte bonito, sano y con una gran afición. Hay que cuidar la relación entre el ciclista y el conductor.

–¿Cómo valora la nueva etapa que comienza en el Sporting?

–La gente está muy contenta. Hay que esperar a que ruede el balón, eso es lo que marcará todo. Hacía tiempo que la afición del Sporting buscaba un cambio de aires, una alegría, ver que hay otra gente trabajando. Hasta ahora todos los pasos que se han dado están generando una esperanza enorme. Ojalá todo lo que están haciendo se pueda refrendar en el campo con victorias y buen juego.

–¿Cómo vivió la noticia de la compra del club?

–Lo viví como todo el mundo, siguiéndolo a través de la prensa, no tenía ninguna información sobre el proceso.

–¿Cree que existe una ilusión renovada entre la afición?

–La del Sporting es una afición que, pese a todos los baches, pese a la desconfianza en los anteriores dueños, siempre renovaba su carné, llenaban El Molinón y la Mareona volvía a recorrer toda España. Pese a que eso nunca faltó, ahora se siente un ambiente renovado, ganas de ver lo nuevo y si por fin el Sporting se puede relanzar y subir a primera, que es donde merece estar siempre. Esperamos como aficionados que todo este aire positivo continúe cuando ruede el balón y ojalá lograr el ascenso cuanto antes.

–¿Cómo es su relación con David Guerra, el nuevo presidente ejecutivo del Sporting?

–David trabajó con nosotros en Nueva York. Es un amigo personal y familiar, su mujer es amiga de mi mujer, estuvo con nosotros muchos años y luego salió para trabajar con Grupo Orlegi, donde le ha ido genial. Es un gran chaval y un gran amigo. Me alegro que le vayan bien las cosas y le deseo suerte en este proyecto. Es un gran trabajador, buena persona, humilde, va a hacer todo lo posible para ayudar a que el Sporting siga creciendo.

–¿Cómo se conocieron?

–Lo conocí porque él estaba trabajando allí, en los proyectos en Estados Unidos de La Liga, y yo era Embajador de La Liga en aquel momento, mientras seguía jugando. Después empezó a trabajar en mi empresa y tenemos una magnífica relación. Su mujer, que es profesora, incluso dio clases a mis hijas.

–¿Qué cree que puede aportar David Guerra al Sporting desde su cargo?

–Sobre todo, trabajo. Es un hombre muy trabajador y un experto en fútbol. Creo que va a darlo todo, como siempre hace.

–¿Está usted al día sobre la actualidad del club?

–Sí, me mantengo muy pendiente siempre del Sporting, no con información directa pero sí a través de la prensa, pendiente de lo que pasa. Le deseo al Sporting y a todos los clubes en los que he estado que les vaya lo mejor posible.

–¿Qué le parece el nuevo proyecto del Sporting?

–Hay que confiar, ha habido buenos fichajes, sobre todo jugadores como Jony o Cote que renuevan la ilusión del sportinguismo. Son jugadores de la casa y que conocen el club. Creo que hay un buen equipo para pelear por estar en primera división.

–La gran noticia de esta semana en clave Sporting es la renovación de Uros Djurdjevic...

–Es una buena noticia. Es el hombre gol del equipo. Creo que es quien ha desatascado la situación muchas veces en los últimos años, cuando al equipo le costaba más en el partido. En el fútbol, el gol es por lo que todos los clubes suspiran. El Sporting lo tiene con Djuka y con esta renovación lo tendrá durante varios años. Creo que es una gran noticia para el sportinguismo.

–¿Cree que la ilusión y la confianza en la nueva propiedad pueden perderse con una mala temporada?

–El fútbol es fútbol y al final tiene que entrar la pelota para que las cosas vayan bien. Soy una persona positiva, me gusta ver el lado bueno siempre. La competición aún no ha empezado, así que es mejor no pensar en si salen mal las cosas.

–¿Existe la posibilidad de que David Villa y el Sporting vuelvan a cruzar sus caminos en un futuro?

–Quién sabe… Nunca se puede decir que no a nada. A día de hoy no quiero atarme a nada, tampoco a ningún club. Siempre, en todos los sitios que voy, me preguntan por esa posibilidad, pero estoy centrado en mis cosas, disfrutando del tiempo libre. A día de hoy no quiero cogerme a nada a largo plazo, sino vivir el día a día y disfrutar de la familia, que por el fútbol he estado alejado de ellos.

–¿En qué proyectos trabaja actualmente?

–Tenemos las academias de fútbol que vamos a abrir ahora en Madrid. Es una de las cosas a las que más tiempo le dedico dentro de todo lo que desarrollamos en la empresa, tenemos personal trabajando en todos los proyectos, pero yo trabajo mucho en este de las academias. Estoy poniendo todo mi esfuerzo.

–¿Algún proyecto que se pueda desarrollar en Asturias próximamente?

-De momento no, vengo principalmente a pasar las vacaciones y a estar con la familia, disfrutar de mis amigos. Mis visitas a Asturias suelen ser para disfrutar de mis seres queridos, a los que echo de menos estando tanto tiempo fuera. 

–¿Hubo un interés por su parte en la compra del Burgos Club de Fútbol?

–Es cierto que tengo una empresa que trabaja en la industria del fútbol, pero yo me dedico a mis cosas, a estar con mi familia. Es la empresa la que lleva esos asuntos de negocios. 

–Usted conoce el mundo de los negocios también en Estados Unidos, ¿cuál es la imagen de Orlegi Sports allí?

–No los conozco en profundidad más allá de David Guerra, pero toda la estructura y los proyectos que tiene el Grupo Orlegi hablan por sí solos.

–Su nueva faceta es la de comentarista de La Liga para la plataforma DAZN.

–Voy a estar relacionado con el mundo del fútbol toda mi vida. Ahora será fuera del campo, pero me siguen llegando propuestas y ofrecimientos. Quiero disfrutar de todas las oportunidades que pueda, vamos a probar. No sé qué tal se me dará, espero que bien. Otra experiencia diferente pero dentro del mundo del fútbol. Para ellos es una apuesta a ciegas porque no me han visto trabajar, pero para mí es una alegría.

Compartir el artículo

stats