12 de julio de 2020
12.07.2020
La Nueva España

Investigan la muerte de un hombre que cayó de un cuarto

El suceso ocurrió al filo de las ocho de la tarde en la céntrica avenida de Portugal - Tenía 40 años y un hijo de corta edad

12.07.2020 | 10:23
Investigan la muerte de un hombre que cayó de un cuarto

Expertos de la comandancia de la Guardia Civil y de la Policía Local investigan las causas de la muerte de un vecino de O Grove, Alberto I.R, de 40 años de edad, que se precipitó a la avenida de Portugal desde su domicilio situado en el cuarto piso del edificio número 4.

Fue poco antes de las ocho de la tarde cuando los propios vecinos dieron aviso a emergencias y a las fuerzas de seguridad tras observar la gravedad de lo ocurrido. Hasta el lugar se desplazó la ambulancia del 061 con un médico que solo pudo certificar el óbito dadas las graves lesiones que sufrió al caer de una altura que ronda los 15 metros.

Casi a la par llegaron al lugar del accidente varias patrullas de las fuerzas de seguridad y también de Protección Civil, los primeros para llevar a cabo la investigación sobre el siniestro. "De momento no está nada claro, tenemos que investigar lo ocurrido", afirmaba un agente de servicio que se encontraba en el operativo. Y es que todavía nadie tiene claro si fue un accidente o un acto voluntario, como se subrayaba en los corrillos que se formaron en el lugar del siniestro.

Lo que si quedó de manifiesto es el apoyo de los numerosos vecinos que enseguida arroparon a la mujer y al hijo del fallecido de corta edad cuando llegaron al domicilio y se encontraron con la grave situación.

Alberto I.R. era muy conocido en la pequeña localidad pues desde muy joven trabajó como marinero en barcos de la localidad, además de residir en el centro del pueblo del que es natural, al igual que su joven pareja, con la que convivía en familia.

Los vecinos subrayaban que lo ocurrido es un "verdadero drama" porque no solo se trataba de un vecino muy apreciado en O Grove sino que deja una viuda muy joven y a un niño muy pequeño, al parecer su único hijo.

El suceso corrió como la pólvora por toda la localidad pues la muerte se registró en una de las calles más concurridas del centro urbano y muy próxima a la capilla de O Grove, sin olvidar la inmediatez de las redes sociales.

El cadáver permaneció durante casi una hora cubierto con sábanas en la calle antes de ser trasladado al Instituto de Medicina Legal (IMELGA) de Pontevedra donde se le practicará la autopsia, que revelará detalles sobre lo que pudo haber sucedido. Se desconoce la fecha del entierro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído