Nueva jornada ajetreada para los rescatadores del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) y la Guardia Civil, que en solo dos días han tenido que realizar ocho operaciones de rescate. Ayer fue una jornada marcada por las altas temperaturas, lo que provocó que el helicóptero tuviera que salir tres veces a evacuar a senderistas que sufrieron golpes de calor.

Una mujer de 55 años fue atendida en el Collado de Andrín (Parres) por el médico rescatador del SEPA y posteriormente evacuada a la aeronave, en camilla, acompañada del facultativo, mediante una operación de grúa. La mujer fue trasladada, monitorizada, para más pruebas y con pronóstico reservado, al Hospital de Arriondas. El Centro de Coordinación de Emergencias del 11 Asturias recibió el aviso a las 13.37 horas. La llamada la realizaron unas médicas que estaban haciendo una ruta y se habían encontrado a la mujer: creían que estaba sufriendo un golpe de calor. Estaba sola ya que las personas que la acompañaban habían seguido adelante con la ruta.

Otro hombre, de 70 años, fue atendido en la canal de Fresnedal (Sotres) por el médico-rescatador que, entre otras medidas, le suministró suero. A continuación, subió por su propio pie al helicóptero y se le trasladó al mismo hospital que a la mujer, en Arriondas. El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió este aviso a las 16.52 horas. En la llamada, realizada por sus compañeros, indicaban que el afectado había comenzado a sentirse mal y creían que estaba sufriendo un golpe de calor. El resto del grupo no tenía ningún problema para continuar la ruta. Habían dejado sus vehículos en Aballe y habían subido por el valle de Laspru para continuar por la sierra. A las 17.48 horas, el médico-rescatador ya estaba atendiendo al excursionista, para poco después llevarlo al hospital de Arriondas.

Pero no fueron los únicos golpes de calor del día. Más tarde, el equipo de rescate tuvo que intervenir en la canal de Trea (Onís) tras recibir un aviso a las 19.16 horas a través de una aplicación móvil del guarda del refugio de Vega de Ario. Este explicó que estaba con una persona que sufría un golpe de calor y que subió al collado de Las Cruces para poder hablar con el refugio y enviar el aviso. El afectado, un varón de unos 30 años, fue atendido en el lugar por el médico-rescatador que, entre otras medidas, le puso una vía para suministrarle suero e hidratarlo. Posteriormente lo evacuaron mediante una operación de grúa con el helicóptero en la que se desplegaron 30 metros de cable. Fue trasladado al hospital de Arriondas.

Asimismo, la Guardia Civil rescató, a última hora de la tarde del miércoles, a dos montañeros que hacían una ruta por la canal de Dobresengos, en el macizo central de Picos de Europa. Sobre las 20.25 horas se activó al equipo de rescate del Instituto Armado tras recibirse una comunicación del 112 en la que se informaba de que dos personas, que habían salido del refugio de Cabrones (Asturias) con la intención de bajar Dobresengos, se habían desorientado y perdido. Posteriormente, el helicóptero de la Unidad Aérea de León recogió a dos componentes del GREIM de Sabero y se dirigieron al lugar del incidente. Pudieron localizar a los montañeros en una zona de cortados en dicha canal, extraviados y fatigados. Fueron evacuados por vía aérea hasta la localidad de Caín (Posada de Valdeón), sin necesitar asistencia sanitaria.

VÍDEO: Así fue el complicado rescate de dos montañeros en los Picos de Europa

Estos cuatro rescates, sumados a otros cuatro de los que se informó el miércoles, se añaden a una extensa lista de incidentes ocurridos en las montañas asturianas en el transcurso de este verano. Algo que se debe a la gran afluencia turística que el Principado está teniendo este verano y, en especial, en zonas de naturaleza y montaña.