Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abusos sexuales

Un detenido en Alicante por abusos a un menor es sorprendido masturbándose en los calabozos

Fue arrestado en una urbanización de El Campello después de que un joven menor le denunciara por haberle hecho tocamientos cuando regresaba a su casa de madrugada

Cuartel de Sant Joan.

Cuartel de Sant Joan.

Agentes de la Guardia Civil han sorprendido masturbándose en los calabozos del acuartelamiento de Sant Joan a un hombre al que acababan de detener por abusos sexuales a un menor de edad, según han confirmado a este diario fuentes cercanas al caso. Los hechos ocurrieron sobre las nueve de la mañana del pasado 19 de julio pocas horas después de que el hombre hubiera sido arrestado en una urbanización de El Campello después de que un joven menor de edad le denunciara por haberle hecho tocamientos cuando regresaba a su casa de madrugada.

Ante la denuncia presentada por el menor y por su hermano, así como por las manifestaciones del vigilante del recinto privado, los agentes procedieron al arresto del sospechoso, de 50 años de edad, y le dejaron encerrado en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Sant Joan a la espera de pasar a disposición del juzgado de guardia de Alicante.

Hacia las nueve de la mañana, para sorpresa de la agente de la Guardia Civil que se encontraba realizando el servicio del control de la entrada del acuartelamiento, la funcionaria observó por los monitores de las cámaras de seguridad que el hombre se estaba masturbando en la celda. Dada la naturaleza de los hechos por los que el sospechoso había sido detenido, la Benemérita ha dejado constancia expresa del incidente en el atestado que se entregó en el juzgado. La diligencia dice expresamente que el hombre se encontraba "practicando onanismo" en el interior de la celda. También se hace constar que el acto quedó interrumpido porque la agente irrumpió en los calabozos para recriminarle su actitud.

Una vez en el juzgado, el sospechoso se acogió a su derecho a no declarar, aunque a preguntas de su letrado, dejó constancia de que los hechos que se le imputaban eran falsos, declarándose inocente de los abusos. El detenido, que estuvo asistido por el abogado Francisco González, quedó en libertad tras su puesta a disposición judicial.

Los supuestos abusos ocurrieron sobre las 5.15 horas de la madrugada cuando el joven menor de edad subía a su casa en el ascensor. El joven denunció que le había estado siguiendo desde que entró en la urbanización y que, una vez en el ascensor se le abalanzó para hacerle tocamientos en sus partes íntimas. La víctima aseguró que trató de zafarse de él, llegando a romperse el pantalón y que corrió hacia su casa tras propinar dos puñetazos al presunto agresor. Una vez en casa, pidió ayuda a su hermano y fueron a alertar al vigilante de la urbanización, que procedió a retenerle hasta que se personó la Guardia Civil, que se lo llevó detenido al cuartel de Sant Joan.

Compartir el artículo

stats